Escapada a las Médulas, Villafranca del Bierzo y Ponferrada

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Hoy dejo un poquito de lado el relato del viaje a New York y os traigo el diario de mi último viaje a la zona leonesa de El Bierzo. No os perdáis detalle que comenzamos!

Salimos de Madrid por temas laborales sobre las 10.30. Nos despistamos un poco y casi nos dan las 11 de la noche hasta que cogemos la A6.

Llegamos a las Médulas aproximadamente a las 3 de la mañana. Nos alojamos en el Hotel Medulio, en pleno paraje de Las Médulas.
Nos recibe casi un sonámbulo recepcionista, al cual creo que despertamos del mejor sueño.
Nos vamos directos a la habitación, y nada más entrar alucinamos con lo grande que es la habitación, y que hay cuatro camas seguidas y aún así nos sobra espacio.
Nos vamos directos a la cama que mañana madrugamos y estamos reventados.
A las 9 suena el despertador, nos duchamos y bajamos a desayunar.
El desayuno no es gran cosa, pero suficiente para coger fuerzas, café, zumo y tostada gigante con mermelada.
En el hotel tenemos incluida una visita guiada a las Médulas. Aunque no somos muy partidarios de las visitas guiadas, ésta la vamos a hacer porque ya la tenemos incluida.
Nos dicen que la visita no es hasta las 4.15 de la tarde, lo que nos descoloca los planes del día, ya que yo había leído que las visitas eran a las 11 dela mañana, calculando toda la tarde para ver otras zonas y poder llegar a Ponferrada por la noche.

VILLAFRANCA DEL BIERZO, LEÓN
Sin darle muchas vueltas modificamos planes y ponemos rumbo a Villafranca del Bierzo. Tardamos en llegar como unos 30 minutos.
Aparcamos muy cerquita del centro, en zona azul. Y nos aseguramos que hoy no hay que pagar, que no queremos multas!
Hemos aparcado en la Avenida Diez Olivar, prácticamente al lado de la oficina de turismo.
Nada más aparcar, vemos que tenemos la Iglesia de San Nicolás el Real al lado, así que es lo primero que vamos a ver antes de buscar la Oficina de Turismo.

Iglesia de San Nicoás el Real

Iglesia de San Nicolás el Real

Una vez vista la Iglesia, todo sea dicho, muy bonita por fuera pero muy sobria por dentro (entrada gratuita) vamos a buscar la oficina de turismo.

Ayuntamiento de Billafranca del Bierzo con paneles informativos de toda la comarca

Ayuntamiento de Billafranca del Bierzo con paneles informativos de toda la comarca

Pero andamos despistados y no la vemos y el gps nos indica que está más adelante, lo que resulta ser el Parador de Turismo, justo al otro lado del pueblo. Aquí nos dan un plano y nos indican que la oficina de turismo está al lado de donde hemos aparcado, así que desistimos de volver y como nos han dado un pequeño plano empezamos la visita.

Recorriendo Villafranca del Bierzo

Recorriendo Villafranca del Bierzo

Llegamos al Castillo y aquí hay un pequeño punto de información turístico donde un amable señor nos da un plano en condiciones y nos indica un poco lo que tenemos que ver.

Castillo de Villafranca del Bierzo

Castillo de Villafranca del Bierzo

Castillo de Villafranca del Bierzo

Castillo de Villafranca del Bierzo

Villafranca del Bierzo se encuentra en el Camino de Santiago y comprobamos como los Peregrinos más madrugadores comienzan a llegar, y también observamos las numerosas flechas que indican el Camino a Santiago.
El Castillo se encuentra cerrado, creemos que no es posible su visita.

Paseando por Villafranca del Bierzo

Paseando por Villafranca del Bierzo

Continuamos por la Calle Salinas hasta llegar a la Iglesia de Santiago. Esta Iglesia se caracteriza por poseer la Puerta del Perdón, siendo ésta la única puerta del Camino de Santiago, junto con la de la misma Catedral en la que se pueden obtener las gracias jubilares, siempre y cuando se cumplan las prebendas necesarias: Recorrer la distancia mínima necesaria, confesarse, asistir a la eucaristía y rezar por las intenciones de la Iglesia.

Iglesia de Santiago en Villafranca del Bierzo

Iglesia de Santiago en Villafranca del Bierzo

Parte trasera de la Iglesia de Santiago en Villafranca del Bierzo

Parte trasera de la Iglesia de Santiago en Villafranca del Bierzo

Vemos que vienen muchos Peregrinos por el camino de arena, así que decidimos seguir un tramo y según nos alejamos del pueblo tenemos unas bonitas vistas del mismo, aunque desde aquí no divisamos el Castillo.

Las vistas que tenemos si nos alejamos un poquito del pueblo por donde pasa El Camino de Santiago

Las vistas que tenemos si nos alejamos un poquito del pueblo por donde pasa El Camino de Santiago, en Villafranca del Bierzo

Vistas que se encuentran los Peregrinos según llegan a Villafranca del Bierzo

Vistas que se encuentran los Peregrinos según llegan a Villafranca del Bierzo

Deshacemos nuestros pasos y comenzamos a recorrer la Calle del Agua, la más antigua de este bonito pueblo Berciano.

Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

En algún momento nos desviamos entre el entramado de calles y aparecemos nuevamente en la calle que nos lleva a la Calle Mayor. Así que decidimos continuar hasta el Jardín de la Alameda, cerca de donde hemos aparcado. Un bonito jardín que da un respiro y aporta un poquito de color a las calles de piedra que estamos recorriendo. Justo al lado encontramos la Colegiata de Santa María, damos una vuelta y la encontramos también cerrada. Hoy se ve que no es día de visitas.

_MG_0404Colegiata de Santa María en Villafranca del Bierzo

Colegiata de Santa María en Villafranca del Bierzo

Pero horror!! Justo al lado encontramos un puestecillo ambulante donde sirven un Pulpo espectacular. No tenemos hambre, pero al final pecamos y decidimos hacer un alto en el camino y reponer fuerzas. El pulpo está espectacular, pero es bastante caro. Eso nos pasa por hacer caso a nuestros ojos y no preguntar antes. 25€ la bandeja grande con dos cervezas.

Pulpo espectacular que nos zampamos en Villafranca del Bierzo

Pulpo espectacular que nos zampamos en Villafranca del Bierzo

Eso si, aunque es pronto, la comida de hoy nos la ahorramos, si es que se puede decir así. Ya merendaremos luego pronto. Tras el capricho del pulpo, nos dejamos guiar un poco por nuestros pies, a ver donde deciden llevarnos. Y la verdad que aciertan, porque poco a poco nos va alejando del pueblo y seguimos unas indicaciones que nos indican “playa”. Así que como hace mucho calor decidimos investigar a qué llaman playa aquí. Casi en las afueras del pueblo, han hecho una pequeña presa en el río, donde más caudal lleva, aunque en esta época es algo escaso, y han habilitado hasta unas escaleras para entrar en el río. Todo un lujo, así que descansamos un rato los pies y los metemos en el frío río. Hay gente bañándose, aunque nosotros no llevamos bañador y nos conformamos con mojarnos los pies que nos dan la vida en este día tan caluroso.

zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Tras hacer unas cuantas fotos, y recuperar los pies, continuamos la ruta que aun nos quedan cosas por ver. Nos encontramos en la Plaza de la Xirula, que es donde han habilitado la playa. Así que vamos bordeando el río por la Calle de la Granja e intentamos buscar alguna sombra, que no es fácil encontrar a estas horas.

Vista del otro lado de la zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Vista del otro lado de la zona de la Playas en Villafranca del Bierzo

Según nos vamos acercando al Barrio de los Tejedores, observamos el Puente Medieval de piedra, y muy buen conservado donde hay una bonita foto de la Ribera del río.

Vistas del Puente Romano desde el barrio de los Tejedores

Vistas del Puente Romano desde el barrio de los Tejedores

Vistas de la Colegiata de Santa María desde el barrio de los Tejedores

Vistas de la Colegiata de Santa María desde el barrio de los Tejedores

Seguimos caminando y entramos en un bar a tomar un helado, y resulta tener una terraza que da directamente al puente Medieval, así que aprovechamos a hacer alguna foto más.

Vistas desde nuestro mirador de Villafranca del Bierzo

Vistas desde nuestro mirador de Villafranca del Bierzo

Continuamos un poquito más hasta acercarnos al Convento de la Concepción, pero vemos que no merece mucho la pena y retrocedemos sobre nuestros pasos. Ya decidimos cruzar el puente y ya sí continuamos por la Calle del Agua.

Paseando por la Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

Paseando por la Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

Bonita calle antigua que conserva el trazado original, así como las casas.

Paseando por la Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

Paseando por la Calle del Agua en Villafranca del Bierzo

MONASTERIO DE SANTA MARIA DE CARRACEDO

Y ya las horas que son, decidimos poner rumbo al coche puesto que este bonito pueblo nos ha sorprendido gratamente, pero ya está todo visto. Llegamos al coche asfixiados por el calor y descubrimos que en este momento el coche ha decidido que el aire acondicionado no funciona! Bien!
Ponemos rumbo a Monasterio de Carracedo, situado a unos 16 km, y tardamos 20 minutos en llegar. Aquí queremos visitar el Monasterio de Santa Maria de Carracedo.

Vistas desde la carretera del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Vistas desde la carretera del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

El Monasterio de Santa María de Carracedo es una antigua abadía, ya exclaustrada, fundada en el siglo X y perteneciente a las órdenes benedictina y, posteriormente, cisterciense. Ya desde el coche vemos que está en ruinas. Aparcamos cerca y vamos caminando.

Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Campanario aún en funcionamiento del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Campanario aún en funcionamiento del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Queremos visitarlo por dentro, pero a estas horas esta cerrado, y en verano no hay visitas hasta las 5 de la tarde. Son las 2, así que damos una vuelta a ver si conseguimos ver algo del interior, y hacemos alguna foto.

Esto es lo que conseguimos ver desde una grieta de una puerta del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Esto es lo que conseguimos ver desde una grieta de una puerta del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Como aquí no hay mucho más que ver, ponemos rumbo hasta nuestra base de operaciones en las Médulas, y así tomamos algo antes de que empiece la visita guiada que tenemos a las 16.15

Nos despedimos del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

Nos despedimos del Monasterio de Santa Maria de Carracedo

LAS MÉDULAS, LEÓN

Llegamos sobre las 15.30, así que nos sentamos en la terracita del hotel a tomar unas bebidas frías, y aunque hace calor, se está a gusto y las bebidas frías nos dan las fuerzas que nos hacen falta.
A las 16:15 estamos puntuales en el Aula Arqueológico de las Médulas, que está pegado al hotel y es donde comienza nuestra visita. Aquí nos encontramos con varias maquetas y fotografías de la época romana, y los antiguos ocupantes antes de que llegaran a los romanos. Nos explican como obtenían el oro unos y otros, y lo que supuso la explotación por parte de los romanos. En la parte de abajo tenemos una producción de como serían Las Médulas, antes de la explotación de los romanos. Y la verdad que impresiona bastante, comparado con lo que nos van a explicar posteriormente. Tras las explicaciones que nos dan aquí, tenemos que dirigirnos al centro de Interpretación, donde nos está esperando nuestra guía. La visita es muy lenta, aunque nos explican un montón de cosas sobre cómo extraían el oro de la mina y lo que supuso dicha explotación para los romanos. Y aquí vamos comprobando en situ, y con las explicaciones de la guía, lo que hemos aprendido en el Aula Arqueológica.

Entrando a Las Médulas

Entrando a Las Médulas

Normalmente no soy mucho de visitas guiadas, pero en este caso, yo ya conocía Las Médulas de dos visitas anteriores, pero esta tercera vez, junto con las explicaciones de la guía me ha gustado mucho más porque he aprendido mucho sobre todo, cosa que no tuve oportunidad en las veces anteriores ni entendía nada de lo que estaba viendo.

Picatus (que no Picachus) que servían de referencia para medir la profundidad de la excavación en Las Médulas

Picatus (que no Picachus) que servían de referencia para medir la profundidad de la excavación en Las Médulas

Os lo recomiendo encarecidamente que hagáis la visita guiada, ya que son únicamente 3€ lo que cuesta, y aunque es un poco lenta, merece la pena por la cantidad de explicaciones que nos da la guía, porque de otra manera no veréis más que un paisaje espectacular, pero carente de sentido.

Antigua mina de Oro de Las Médulas, en la comarca de El Bierzo

Antigua mina de Oro de Las Médulas, en la comarca de El Bierzo

Antigua mina de Oro de Las Médulas, en la comarca de El Bierzo

Antigua mina de Oro de Las Médulas, en la comarca de El Bierzo

Una de las galerías al fondo, en Las Médulas

Una de las galerías al fondo, en Las Médulas

No os voy a contar todo lo que aprendimos, que así os dejo algo de misterio para vuestra visita 😉
Una vez que termina la visita en la parte de la Cuevona, una de las antiguas cuevas que se puede visitar, la guía da por finaliza la ruta y deshace sus pasos junto con algunas personas.

Entrada a La Cuevona, una de las galerías subterráneas que quedan en Las Médulas

Entrada a La Cuevona, una de las galerías subterráneas que quedan en Las Médulas

Nosotros decidimos seguir explorando, y yo recordaba un mirador desde el que se accede haciendo un poco el cabra, pero no tenía muy claro, desde donde era.

Iniciando el ascenso a un Mirador donde no llegan los Turistas, en Las Médulas

Iniciando el ascenso a un Mirador donde no llegan los Turistas, en Las Médulas

Ya investigando, descubro el hueco por el que nos colamos hace años ya, e iniciamos la dura subida, cual cabras montesas. Cuando llegamos arriba, las vistas merecen la pena, y más sabiendo que es un mirador casi privilegiado al que no llegan los turistas, ya que está un poco escondido.

Castaños milenarios completamente huecos en Las Médulas

Castaños milenarios completamente huecos en Las Médulas

Un Mirador único donde no llegan los Turistas, en Las Médulas

Un Mirador único donde no llegan los Turistas, en Las Médulas

Vistas desde nuestro Mirador secreto en Las Médulas

Vistas desde nuestro Mirador secreto en Las Médulas

Tras recobrar un poco el aire y hacer las fotos de rigor, iniciamos el descenso, ya que el cielo se ha ido nublando y hay unas nubes que amenazan tormenta, y no tenemos ganas que nos pille aquí arriba.

Vistas desde nuestro Mirador secreto en Las Médulas

Vistas desde nuestro Mirador secreto en Las Médulas

Iniciamos el descenso con pies y manos, y a veces tenemos que descender con el culo, ya que el terreno está muy resbaladizo y es bastante empinado. En mi anterior visita hace 7 u 8 años, estaba en mejores condiciones. Supongo que con el tiempo, este mirador natural terminará por desaparecer por su complicado acceso. Si subís, cuidado, pues es algo peligroso.
Una vez abajo y llenos de tierra rojiza, ponemos rumbo al hotel para meternos de cabeza a la ducha. Pero el barro no nos detiene, y cuando nos acercamos al hotel, descubrimos una indicación hacía un lago, así que ponemos rumbo hacía allí. Es el Lago Somiedo, pero cuando llegamos allí parece más una charca que un lago, supongo que por la época en la que nos encontramos está bastante saco y por eso tiene ese aspecto de charca. Lo bueno son las vistas que tenemos desde Las Médulas. Otra perspectiva también muy bonita.

Las Médulas desde el Lago Somiedo

Las Médulas desde el Lago Somiedo

Ya si que sí regresamos al hotel después de los kilómetros que llevamos encima y casi está anocheciendo. Así que después de una necesitada ducha, ya nuestros estómagos empiezan a rugir, ya que no hemos comido nada desde el pulpo de esta mañana, que por cierto fue muy temprano.
Buscamos algo donde cenar, pero en Las Médulas, cuando cae la noche los pocos bares que hay cierran la cocina y no sirven más que un refresco. Tras atravesar todo el pueblo, que no es nada grande todo sea dicho, poco más que una calle, que lo atraviesa de punta a punta, encontramos el único restaurante que nos da de cenar. Aunque no acertamos mucho con la comida que elegimos, cenamos que era nuestra intención y a tomar algo a la terracita del hotel hasta que nos entre sueño. En la terraza se está que da gusto, ya que por esta zona refresca bastante, así que no queremos irnos a dormir. Y hacemos una amiga muy simpática.

Nuestra nueva amiga

Nuestra nueva amiga

Finalmente el sueño nos puede y subimos a la habitación a descansar que mañana seguimos con las ruta.
Es domingo y nuestro fin de semana se acaba, pero antes de poner rumbo a Madrid tenemos cosas pendientes que ver.

Camino de montaña donde vamos atravesando bonitos pueblos de El Bierzo

Camino de montaña donde vamos atravesando bonitos pueblos de El Bierzo

El paisaje va cambiando según ascendemos al Mirador de Orellán

El paisaje va cambiando según ascendemos al Mirador de Orellán

Ayer al final no pudimos subir al mirador de Orellán, que es desde donde se ven Las Médulas desde arriba y es la foto que aparece en todas las postales. Llegamos al mirador, y una vez más las vistas no defraudan.

Como he comentado antes, esta es mi tercera visita a las Médulas, pero cada vez que subo a este mirador me quedo sin aliento de las vistas tan impresionantes que ofrece. Al mirador se accede en coche, y se encuentra como a unos 3 km desde el pueblo de Las Médulas. Recientemente han habilitado un parking gratuito a 600 metros del mirador. En mi primera visita recuerdo subir con el coche, hasta el propio mirador, pero supongo que será para proteger el entorno.
Así que iniciamos el acceso por una bonita carretera de montaña y poco a poco vamos ganando altura y las vistas cada vez son más bonitas. Llegamos al mirador, y como no, no defrauda.

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán y galería que visitaremos ahora

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán y galería que visitaremos ahora

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán. No paramos de hacer fotos!

Vistas de Las Médulas desde el Mirador de Orellán. No paramos de hacer fotos!

Las vistas siguen siendo preciosas y no paro de hacer fotos. Cuando creo que ya tengo suficientes fotos desde todos los ángulos posibles, decidimos descubrir las cuevas que tenemos justo antes del mirador. Son unas galerías que han sobrevivido a la explotación minera de los romanos. Para extraer el oro, y como éste se encontraba a más de 100 metros de profundidad en la montaña, excavaban galerías llegando a todas las entrañas de la montaña. Y una vez que las galerías estaban hechas, las llenaban de agua con una gran presión, y como la montaña es de arcilla, ésta quedaba debilitada por la presión del agua y el aire comprimido que se generaba al rellenar de agua las cavidades, ocasionando el derrumbamiento de toda la montaña. Los obreros que trabajaban en la mina, se tiraban meses sin ver la luz del sol.
Pagamos 3€ por la entrada individual, y nos dan un casco para la cabeza, para no sufrir ningún percance.

Interior de las Galerías de Orellán

Interior de las Galerías de Orellán

Las galerías apenas están iluminadas y hay algún tramo que está completamente a oscuras. Aunque son completamente seguras y están habilitadas y reforzadas para que no haya derrumbamientos.

Interior de las Galerías de Orellán

Interior de las Galerías de Orellán

Tampoco hay riesgo de perderse ya que las galerías que se desvían del “camino” principal, están selladas y no hay manera de poder perderse ni aún queriendo.

Interior de las Galerías de Orellán

Interior de las Galerías de Orellán

Interior de las Galerías de Orellán

Interior de las Galerías de Orellán

Así que sacamos nuestro lado más explorador y tras meternos en todos los recovecos posibles, llegamos a una pequeña abertura al exterior, que hoy es un día mirador y vemos directamente el propio Mirador de Orellan.

Mirador en las Galerías de Orellán

Mirador en las Galerías de Orellán

Aunque las vistas no son tan espectaculares desde el mirador, también son bonitas y ya solo por la experiencia de ver cómo son por dentro las galerías merece la pena entrar.

Explorando las entrañas de la Tierra en Las Médulas

Explorando las entrañas de la Tierra en Las Médulas

Una vez que dejamos nuestra infancia atrás y nos cansamos de hacer fotos, salimos a la superficie.

Ilusionada como una niña explorando las entrañas de la Tierra en Las Médulas

Ilusionada como una niña explorando las entrañas de la Tierra en Las Médulas

Y ahora sí caen un par de cervezas de castaña que nos habían llamado la atención cuando entramos a la galería. Cada cerveza nos cuesta 2,5€ y entre las vistas que tenemos y el calorcito que hace nos sientan estupendamente.

Cervezas de Castaña a la salida de las Galerías de Orellán

Cervezas de Castaña a la salida de las Galerías de Orellán

PONFERRADA

Retomamos el camino, y ponemos rumbo a Ponferrada, a la que tardamos unos escasos 30 minutos. Aparcamos bastante cerquita del centro y vamos paseando tranquilamente.
Lo primero que nos encontramos es el Castillo del Temple de Ponferrada, el cual perteneció a la Orden del Temple en el sigo XII, y tras muchas disputas y cambios de dueño, con numerosas reformas, ampliaciones, y posterior deterioro en 1850, donde el Ayuntamiento vende los muros, utiliza sus piedras para construir cuadras públicas y un mercado adosado a las murallas, y arrienda el interior como zona de pastos e incluso permite su explanación para ubicar un campo de fútbol. Por fín en 1924 se le reconoce como Monumento Nacional con lo que se frena su deterioro. Pero esto explica su desangelado aspecto interior.

Castillo de Ponferrada

Castillo de Ponferrada

Castillo Templario de Ponferrada

Castillo Templario de Ponferrada

En esta no ocasión no lo vistamos. La entrada cuesta 7€, y casi son las 2 de la tarde por lo que no tardan en cerrar. Yo lo conozco de una visita anterior, y no merece la pena entrar.En su acceso encontramos una gran explanada (Ahora entiendo lo del campo del fútbol) y el antiguo castillo bastante deteriorado que hoy en día nos muestra diferentes libros y documentos de la época de los Templarios. Pero realmente no merece la pena pagar los 7€ que cuesta la entrada, así que por este motivo decidimos no entrar.

Entrada principal al Castillo Del Temple de Ponferrada

Entrada principal al Castillo Del Temple de Ponferrada

Entrada principal al Castillo Del Temple de Ponferrada

Entrada principal al Castillo Del Temple de Ponferrada

Seguimos caminando hacía el centro, y nos llama la atención una terracita que nos encontramos que está llena de gente y paramos a cargar las pilas. Bueno la excusa fue ir al baño, jeje. Pero la tentación nos pudo y pedimos una botella de sida para los dos. Qué rica estaba y qué fresquita. Ademas nos pusieron como tapa un plato bastante majo con patatas fritas y bacon, que a éstas horas….pues que voy a decir. Casi no me dio tiempo a hacer la foto!

A la rica sidrita en Ponferrada!

A la rica sidrita en Ponferrada!

El sitio se llama 4Bocas y está muy bien recomendado en Trip Advisor, aunque nosotros nos sentamos de casualidad. La sidra nos cuesta 3.60€. este pequeño parón nos abre un poco el apetito, y recordemos que son más de las 2 de la tarde, así que paramos en otra terracita a tomarnos un corto. Aquí a nuestras cañas les llaman cortos 😉 Nos sentamos en una pizzeria donde te ponen un trozo de pizza con la bebida. Aunque nada más sentarnos nos tratan de guiris y nos ponen la mesa preparada para comer y nos dan la carta del menú. Esto no nos gusta mucho, porque vemos que todo el mundo que se sienta les atienden antes que a nosotros. Aún así cuando viene el camarero pedimos 2 cortos y nos trae la correspondientes porciones de pizza, y por cierto bastante pequeñas aún para ser tapa. Así que pagamos los 3.4€ que cuestan los cortos y nos vamos a otro sitio.
Vamos buscando otro que tiene buena opinión en Tripadvisor, El Bodegón, pero lo encontramos cerrado, y yo en la puerta recuerdo que estuve la vez anterior. Un sitio recomendable y barato para tomar algún corto.
Nos acercamos por la calle central y llegamos hasta la Torre del Reloj. Se encuentra ubicada sobre una de las puertas de la muralla Medieval y es la única que se conserva. Pasamos por debajo y llegamos a la Plaza del Ayuntamiento donde encontramos la Casa consistorial de Ponferrada.

Casa Consistorial y Ponferrada vestida para las fiestas Templarias

Casa Consistorial y Ponferrada vestida para las fiestas Templarias

Aquí vemos que hay gran ambiente festivo y hay puestos Medievales. Casualmente ayer hubo nuevos nombramientos en la Orden del Temple, junto con fuegos artificiales y actos varios. Una lástima que no nos enteráramos porque podíamos haber venido por la noche. Pero bueno, como seguimos hambrientos, damos una vuelta por los puestos para ver si hay algo, pero no vemos más que dulces, y con el sol que les ésta dando de lleno no son muy apetecibles.
Damos otro vistazo a Trip Advisor y vemos un sitio que no tiene mala pinta, y que nos queda de camino al coche. Así que como no queremos llegar muy tarde a Madrid, vamos deshaciendo nuestros pasos para dirigirnos al bar. Pero justo a la altura del Castillo, en la terraza con vistas al propio Castillo nos llama la atención una hamburguesa que justo sacaban en ese momento y se la sirven a un comensal. Así que cambio de planes y a pedir una hamburguesa!

Hamburguesa Bomba con Vistas en Ponferrada

Hamburguesa Bomba con Vistas en Ponferrada

La verdad que el sitio es un acierto. Se llama Restaurante Casa las Bombas, y la hamburguesa que nos pedimos lleva el mismo nombre que el local, La Bomba. Y resulta ser la Bomba, ya que es enorme, con huevo frito y todo y un plato enorme de patatas fritas, que ni las patatas fritas ni la hamburguesa somos capaces de acabarnos, aunque está buenísima. Pagamos 24€ por 2 hamburguesas,1 botella de agua, cerveza y tarta de queso (Yo tenía antojo de Tarta de queso, y también muy rica, pedimos una para compartir y nos supo a poco)

MEDINA DEL CAMPO, VALLADOLID
Y con unos 2 kilos más en nuestros cuerpos, ponemos rumbo al coche y ruta hacia Madrid que tenemos un caminito.
A medio camino decidimos parar para estirar un poco las piernas y ver el Castillo de la Mota en Medina del Campo.

Castillo de la Mota en Medina del Campo

Castillo de la Mota en Medina del Campo

Aunque nos han dicho que este castillo merece la pena por dentro, cuando llegamos nos lo encontramos cerrado.

Torre del homenaje en el Castillo de la Mota en Medina del Campo

Torre del homenaje en el Castillo de la Mota en Medina del Campo

Hoy es Domingo y solo abre de 10 a 14. Así que nos tenemos que conformar con verlo solo por fuera. Aunque hemos visto su interior en la pequeña maqueta que encontramos en el Parque de las Miniaturas de Olmedo.
Las fotos de rigor, y son las 6 de la tarde, así continuamos con nuestro viaje que aún nos queda un rato para llegar a casa.
Aquí se acaba nuestro fin de semana. Cortito pero intenso. Esperamos poder escapar pronto de la rutina de nuevo.
¿Conocías la zona? ¿Qué otros sitios nos recomendáis visitar tanto en León como en Valladolid? Podéis dejar vuestras sugerencias en los comentarios y nos vemos Saltando por mi Mundo y el vuestro también!

_MG_1591

Despedida final para un fin de semana genial, en el Castillo de la Mota en Medina del Campo

Anuncios

3 comentarios en “Escapada a las Médulas, Villafranca del Bierzo y Ponferrada

  1. Pingback: Resumen Viajero de un 2015 un poco “parado” | Saltando por mi mundo

  2. Pingback: Resumen Viajero de un 2015 un poco “parado” | Saltando por mi mundo

  3. Pingback: Resumen Viajero de un 2015 un poco “parado” | Saltando por mi mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s