Día 1 San Sebastian – O cómo sobrevivir al Diluvio Universal

Día 1 San Sebastián – O cómo sobrevivir al Diluvio Universal

dscn6734

Tras nuestra llegada de ayer estamos descansados dispuestos a recorrer esta ciudad.

Ya sabéis que somos de madrugar así que en este destino no va a ser menos. A una hora temprana nos levantamos y tras desayunar en un bar cualquiera, sin pena ni gloria fuimos paseando hasta la playa de la Concha.

2016-02-27 09.06.55.jpg

Desayuno energético para sobrevivir al Diluvio en San Sebastián.

 

El tiempo de momento estaba aguantando, aunque hacía muchísimo aire y frío.

A duras penas conseguimos hacernos alguna foto decente.

A diferencia de los viajes anteriores donde hemos tenido un tiempo estupendo: Palencia, Sevilla, Colonia, Cantabria. en este viaje nos hará el peor tiempo que recordemos de éstos y todos los anteriores.

2016-02-27-10-24-21

Paseando por la Playa de la Concha en  San Sebastián.

Aprovechando que aún no llueve, aunque según está el cielo de negro no tardará mucho.  Nos dirigimos hacia el teleférico para subir al monte Igueldo.

Con el frío que hace hay un valiente en el mar. Aunque sólo de verle nos da escalofríos. Olé por él!

dsc_0603

Monte Urgul desde la Playa de la Concha en San Sebastián.

El paseo de la Concha es un paseo muy agradable, en condiciones de sol, que tiene un recorrido aproximadamente de 3 kilómetros desde el ayuntamiento de San Sebastián hasta el Peine de los Vientos.

En este viaje nada sale como lo planeamos, así que la primera en la frente el Peine de los Vientos está cerrado por obras. ¡Qué pena!

Nosotros continuamos con nuestro paseo, aunque el tiempo no acompaña mucho. Y las nubes son de un color negro bastante amenazante.

dscn6734

Paseando por la Playa de la Concha en san Sebastián

Llegamos a la entrada del funicular cuando empieza a chispear.

El billete cuesta 3.15€ ida y vuelta. Por lo que no es excusa para no subir.

Eso sí, si preferís subir andando, porque la verdad es que las vistas son fantásticas, no penséis que os vais a librar de pasar por taquilla, porque hay una barrera arriba del todo. Cosa que me parece muy mal, porque ya que subes andando, que es un paseíto, encima te toca pagar para llegar al mirador.

Bueno a lo que íbamos, este año íbamos a subir en funicular, porque tampoco estaba el día para muchos paseos. Así que tras pagar nuestras respectivas entradas y esperar un poco a que se llenara, en seguida arranca y empezamos a tomar altura.

dsc_0613

Esperando en el funicular de San Sebastián

Poco a poco vamos subiendo, aunque no coge mucha velocidad. Y en unos minutos llegamos arriba del todo.

Nosotros aprovechamos, para variar, a hacer algunas fotos.

dsc_0618

Subiendo al Monte Igueldo en el funicular de San Sebastián.

dsc_0663

Subiendo al Monte Igueldo en el funicular de San Sebastián.

Tras apenas unos minutos llegamos arriba. Y ahora sí, tras muchas visitas es la primera vez que subo hasta este mirador. Y tengo que decir que las vistas, son las mejores de todo San Sebastián. De eso no hay duda.

 

Aunque las vistas desde el Monte Urgul son muy bonitas también, sin duda éstas se llevan la palma. Así que ya sea andando o en funicular hay que subir.

dsc_0641

Vistas desde San Sebastián en el monte Igueldo

Claro que según llegamos arriba empieza una lluvia intensa, que añadida al viento que hace y el frío hace que estemos menos tiempo del que nos hubiera gustado.

Pero no es excusa para no llevarnos un buen album de fotos de esta panorámica.

img_5316

Admirando las vistas desde el Monte Igueldo en San Sebastián.

dscn6761

Admirando las vistas desde el Monte Igueldo en San Sebastián.

En el monte Igueldo encontramos el Parque de Atracciones, donde se encuentra la montaña rusa con una antigüedad desde 1928, año en el que fue inaugurada.

En nuestra visita, como no podía ser de otra manera y aunque el tiempo no acompaña en absoluto, lo encontramos cerrado por reformas. Pero este hecho nos hace apuntarlo en nuestra agenda de pendientes para una próxima visita a esta maravillosa ciudad, porque desde el mirador vemos las vistas que se tienen, y queremos vivir la experiencia de bajar los 9754 metros de altura que tiene la montaña rusa con las espectaculares vistas de toda la bahía de San Sebastián.

Así que sin más tomamos el funicular de vuelta, cuando la lluvia empieza a ser muy intensa.

dsc_0664

Funicular del Monte Igueldo en san Sebastián.

Según bajamos los chicos van a los coches, y nosotras nos quedamos tomando un café calentito. Qué majos son!

Cuando vuelven ponemos rumbo a Pasaia o pasajes en español. Un pueblecito de la costa vasca que tenemos muchas ganas de ver.

Pero como en este viaje nada sale según lo planeado: El gps nos la lía, nos confundimos de carreteras, damos mil vueltas para aparcar y ya desesperados decidimos irnos a otra zona para probar suerte. Vale llegamos a la zona bonita de Pasaia y aparcamos tras unas vueltas de reconocimiento. Pero nos bajamos del coche y la lluvia se hace tan intensa que no podemos ni resguardarnos en los paraguas. Así que vuelta al coche, calles de única dirección, varias vueltas hasta que conseguimos llegar de nuevo a San Sebastián.

Aquí igual, no conseguimos aparcar y nos tiramos cerca de una hora dando vueltas.

En fin. Ya aparcados, y desesperados intentamos hacer un poco de visita turística por la ciudad para que nuestros amigos puedan conocer un poco la ciudad.

Recorremos primero el Teatro Victoria Eugenia, es uno de los edificios más representativos de la ciudad de San Sebastián, y junto con el Hotel Maria Cristina forman un conjunto público de la ciudad.

dsc_0668

Teatro Victoria Eugenia en San Sebastián.

dsc_0669

Río Urumea a unto de desbordarse en San Sebastián.

dsc_0672

Teatro Victoria Eugenia y Hotel María Cristina, donde me alojaré alguna vez, en San Sebastián.

A ratos para un poco la lluvia, y podemos sacar la cámara, aunque por poco tiempo porque enseguida vuelve a llover con fuerza.

Las rachas de viento son constantes y el frío es invernal total. Pero no nos rendimos y seguimos redescubriendo la ciudad que nos ha robado el corazón.

En San Sebastián hay mil y un rincones que descubrir.

Como la Iglesia de San Vicente, un bonito edificio gótico del siglo XVI. Aunque ya sabéis que no somos mucho de iglesias, si nos gusta admirar sus construcciones exteriores.

dsc_0676

Iglesia de San Vicente en San Sebastián.

dsc_0677

Rincones con encanto por el casco antiguo de San Sebastián.

Mi recomendación para visitar esta ciudad es que la recorráis sin mapa, perdiéndoos por su casco antiguo y descubriendo poco a poco lo que tiene que mostrarnos.

dsc_0681

No nos olvidemos de encontrar el amor en esta ciudad que enamora, san Sebastián

No podéis perderos una visita a su Catedral, mientras callejeáis por sus bonitas calles

dsc_0688

Catedral del Buen Pastor de San Sebastián.

Ni tampoco su ayuntamiento, uno de los edificios más bonitos de San Sebastián, si tuviéramos que elegir uno.

dsc_0696

Callejeando por el casco antiguo de San Sebastián.

dsc_0692

Ayuntamiento de San Sebastian.

Tampoco podemos olvidarnos de Basílica de Santa María del Coro, con una fachada barroca impresionante.

dsc_0687

Basílica de Santa María del Coro en San Sebastián.

Hace rato que estamos bajo una lluvia intensa y estamos prácticamente calados. Así que creemos que aunque nos faltan cosas por ver en San Sebastián, como la zona del puerto donde se encuentra el acuario, ha llegado la hora de refugiarnos en alguno de los muchos bares donde sirven unos pintxos fantásticos.

No creáis que exagero, pues además de estar calados hasta los huesos nuestros paraguas acabaron de esta manera:

2016-02-27-15-44-16

Lo que una vez un paraguas no sobrevivió al diluvio de San Sebastián.

Y si, a estas alturas estamos viviendo lo que fue un diluvio en toda regla. Así que ya que íbamos calados por fuera, íbamos a mojarnos también por dentro, y a intentar entrar en calor.

Comenzamos con unas sidras para ir cogiendo fondo para esta noche.

img_5275

Sidra vasca en San Sebastián

Y la sidra llevó a los pintxos. Era inevitable en una ciudad como San Sebastián no sucumbir a la maravilla gastronómica de la que con orgullo presumen y es que no es para menos, sus pintxos.

Lo que nos encanta de San Sebastián es ir probando diferentes sitios. Pero en esta ocasión el salir de un bar para entrar en el siguiente en menos de 100 metros suponía sacar los remos y coger la barca para cruzar de un lado al otro. Así que lo intentamos un par de ocasiones y ya decidimos no tentar más a la suerte y nos establecimos en uno cuya barra de pintxos era inmensa. Claro que esto no es difícil porque así son todos los sitios de San Sebastián.

Tras estar unas horas en el bar, salimos a la calle y el Diluvio seguía mostrándonos toda su fuerza, así que nos fuimos a una crepería cercana donde enlazamos la comida con la merienda, para ver si así dejaba un poco de llover.

Y este fue el resultado….

Tras la comida-merienda, decidimos ir un rato al hotel a cambiarnos de ropa, descansar un rato para volver a salir después de camino a las famosas sidrerías de la Astigarraga, donde teníamos reserva para esta noche.

Ésta fue una de las imágenes más vistas durante el fin de semana:

img_5381

Destrozos del temporal que nos encontramos en San Sebastián.

De nuestros paraguas no hubo supervivientes….

Tras descansar un rato y entrar en calor, volvimos a salir de nuestro hostal para ir a cenar a una de las sidrerías de San Sebastián.

En la zona de Astigarraga es muy común en temporada de Febrero a Abril ir a cenar a estas sidrerías donde abren las barricas, aquí llamadas kupelas y cada uno se escarcia la sidra en el propio vaso.

Fuera de esta temporada siguen funcionando igual con la diferencia que ya no es directamente de las kupelas donde se bebe la sidra, sino en botella. Por lo que ya pierde un poco la gracia.

Es algo muy curioso de ver y de beber. Eso si, puedes beber toda la sidra que quieras, por lo que hay que tener cuidado que sube mucho.

Podemos ver un montón de despedidas de solteros que eligen esta forma para celebrar la fiesta así como cumpleaños y eventos varios. Por ello en plena temporada es conveniente reservar con antelación.

Nosotros lo hicimos con poco tiempo y nos costó mucho encontrar una con disponibilidad.

Nosotros estuvimos en Gurutzeta Sagardotegia, que aunque no es de las mejores es en la única que encontramos disponibilidad para esta fecha. No quiero decir que no sea buena ni mucho menos. En todas las sidrerías funciona de la misma manera, y el menú suele ser cerrado y en todas son de precios similares.  Simplemente en esta, la zona en la que estuvimos es donde se encuentran todas las kupelas, y tengo que decir que se pasa frío y por ello es de las que menos me gusta.

Pero he estado diferentes años, en diferentes sidrerías y son todas muy parecidas.

img_5356

Sidrería Gurutzeta en Astigarraga

El menú es entorno a 28-30€ y lo que incluye además de la barra libre de sidra es: chorizos a la sidra de aperitivo, bacalao frito con pimiento y cebolla confitada, tortilla de bacalao y chuletón  a la brasa. De postre, queso idiazabal con membrillo y nueces. Se me hace la boca agua sólo de recordarlo….

Si te quedas con hambre, siempre puedes pedir un nuevo chuletón que aunque te lo cobrarán al peso, tu cartera no se verá muy resentida.

img_5358

Sidrería Gurutzeta en Astigarraga

Recomiendo ir temprano porque el tiempo se pasa rápido y no suelen cerrar muy tarde. En torno a las 11 de la noche suelen cerrar las sidrerías.

Es una experiencia que recomiendo totalmente probar alguna vez. De hecho intento volver cada año.

2016-02-27-23-01-15

Escarciando sidra directamente de la kupela.

A lo largo de la noche se van abriendo las diferentes kupelas, con diferentes sidras.

¡Y es que no es fácil resistirse al grito de  Txotx cuando el sidrero abre la espita y todos los comensales se dirigen a llenar sus vasos!

Tras una estupenda noche y todos más que contentos con las sidras que llevamos encima, nos disponemos volver a San Sebastián en bus, para salir de fiesta.

El recorrido normal es de unos 30 minutos desde san Sebastián a Astigarraga….. pero recordad que en este viaje todo salia mal… y nosotros tardaremos cerca de dos horas en volver….

El bus tarda más de una hora en llegar, cuando llega os dicen que ese no va a san Sebastián, cogemos otro que no nos avisa y nos deja en otro pueblo. En ese pueblo tenemos que esperar otra hora al que nos lleva a San Sebastián, y resulta que nos encontramos a la simpática mujer del primer autobús que si que iba a San Sebastián. Así que el cabreo que tenemos es monumental, tras discutir un rato con la señora, y de muy mala noche aceptamos que no nos queda otra, y llegamos unas horas más tarde de lo previsto a Donosti, y ya decidimos que es hora de irse a dormir.

Menos mal que al menos el diluvio cayó por al noche,  y ahora no cae ni una gota……

Así que a pesar de las anécdotas del día, que son muchas, nos vamos a dormir para mañana segur con la aventura…..

San Sebastian o cómo sobrevivir al Diluvio Universal

Día 1 San Sebastián – O cómo sobrevivir al Diluvio Universal

Día 2 San Sebastián – Hondarribia – Madrid.

Anuncios

8 comentarios en “Día 1 San Sebastian – O cómo sobrevivir al Diluvio Universal

  1. Pingback: San Sebastian o cómo sobrevivir al Diluvio Universal | Saltando por mi mundo

  2. Me dio frió debo decir! Las fotos que denotaban un viento fuerte bruuu!!!
    Pero por otro lado me re gustó la idea de un día de lluvia por la ciudad. A juzgar por las fotos esas calles “vacías” por la lluvia son de lo mejor para quien quiere disfrutarlas como suyas!
    Lo de la sidra, qué rico, siempre que veo o leo algo de ella me imagino lo diferente que ha de ser de la sidra que conocemos aquí en Argentina! Probarla está en mi lista para cuando me toque andar por allí!
    Abrazos y que sigan los buenos rumbos!!

    Me gusta

    • La ciudad gana mucho con sol. Merece la pena hacer una visita cuando brilla el sol. Es cierto que con lluvia hay poca gente por las calles, pero ese dia no acompañaba en absoluto.
      La sidra es muy buena, pero no tengo referencia para compararla con la Argentina, la cual estoy deseando probar y espero que pronto.
      Gracias por tus palabras.

      Me gusta

  3. Una pena lo de la lluvia …
    Cuando a nosotros nos pasa esto en los viajes siento que ese lugar nos dice que debemos volver para conocerlo con sol.
    Lo del funicular en el monte Igueldo me ha encantado y se ve fabuloso. Y el barrio antiguo de San Sebastian pintoresco, me hace acordar a zonas de Estocolmo, puede ser?
    Pero lo bueno de todo esto es que como buena “viajera” seguiste dando batalla a la situación. Nada te impidió seguir disfrutando.
    Siempre hay que pensar que cada vez que llovió paró y si en el medio hay sidra mejor.
    Saludos viajeros desde Argentina.

    Me gusta

    • No conozco Estocolmo, tengo muchas ganas. Pero San Sebastian merece mucho la pena. Es muy pintoresco, aunque con sol luce mucho mas. Por suerte es una ciudad que conozco mucho. Pero tienes raxon, cuando llueve en una ciudad es porque hay que regresae.
      Muchas gracías por pasarte por mi blog

      Me gusta

  4. Pingback: Día 2 San Sebastián – Hondarribia – Madrid. | Saltando por mi mundo

  5. Pingback: Día 1 Navarra – Madrid – Pamplona | Saltando por mi mundo

  6. Pingback: Resumen viajero del 2016 | Saltando por mi mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s