Viaje al Valle del Loira en Navidad. Dia 2. Angers – Chateau de Brissac – Chateau de Saumur – Chateau de Breze – Abaye Royale de Fontevraud – Tours

Viaje al Valle del Loira en Navidad. Día 2. Angers – Chateau de Brissac – Chateau de Saumur – Chateau de Breze – Abaye Royale de Fontevraud – Tours

Comenzamos nuestro primer día de viaje por el Valle del Loira en Navidad.

Hemos pasado mala noche porque la habitación es como de papel, así que hemos escuchado cada ruido de las habitaciones contiguas y cada avión que ha pasado por encima de nuestras cabezas.

Pero vamos a ver si con un buen desayuno conseguimos olvidarnos de la mala noche.

Nos dirigimos a la sala de desayunos y ya vemos que todo es un caos y el desayuno pésimo no, lo siguiente.

Pero cuando estamos cogiendo la bandeja, la recepcionista de muy malas maneras nos pregunta si tenemos incluido el desayuno. Le decimos que si y mientras intentamos buscar la reserva en el móvil. La mujer empieza a chillarnos de muy malas maneras, aunque la decimos que estamos buscando la reserva sigue increpándonos y nosotros que no conseguimos encontrarla.

Finalmente la simpatía de la agradable mujer puede con nuestra paciencia y desistimos de buscar la reserva, porque además el wifi va fatal. Así que con toda nuestra educación y el cabreo que nos hemos pillado la dejamos las bandejas con nuestro desayuno delante y nos largamos.

Menudas maneras de tratar a la gente.

Muy cabreados, recogemos las maletas y le dejamos las llaves en sus narices, porque ya habíamos pagado la noche anterior y por suerte no tenemos que dedicarle ni un minuto más a tan agradable señora.

Como veis lo único bueno del hotel es la cercanía al aeropuerto, porque otra cosa no tiene.

En diez minutos hemos llegado a la terminal del aeropuerto donde vamos a recoger el coche de alquiler.

Lo recogemos sin problemas, un Fiat 500 bastante nuevo.

Hemos cogido seguro a todo riesgo, aunque por si acaso revisamos todos los arañazos que tiene el coche, aunque no es necesario.

2016-12-08 08.32.58

Amanece sobre Nantes, Francia.

Una vez que estamos buscando nuestro coche en el aparcamiento, tenemos el primer regalo del día en forma de amanecer.

Sigue leyendo

Anuncios