Fermoselle es uno de los pueblos de Zamora, que hace frontera con Portugal y está rodeado por los ríos Duero y Tormes. También es uno de los pueblos más bonitos de Zamora y puerta de entrada a los Arribes del Duero, ya que desde aquí nacen muchas de las rutas que podemos realizar en esta zona.

Es una buena zona para establecer el campamento base y recorrer toda la zona de los Arribes del Duero, tanto de la zona española, entre las provincias de Zamora y Salamanca, como la parte portuguesa de los Arribes do Douro.

Fermoselle

En nuestro viaje por Galicia, Salamanca y Portugal, llegamos a Fermoselle, que es un bonito pueblo que encontramos en fiestas y saturado hasta la bandera.

Debido a la situación a la que se encuentra en pleno corazón del Parque Natural de Arribes del Duero, se le denomina el Balcón del Duero. Aunque otro sobrenombre que recibe, es el pueblo de las mil bodegas, debido a la cantidad de cuevas subterráneas dónde llevan siglos fermentando el vino.

Qué ver en Fermoselle

En nuestro visita a Fermoselle visitamos algunos de sus imprescindibles, pero la verdad es que nos olvidamos el mapa y nos dedicamos a recorrer el pueblo un poco a nuestro aire, porque ya estábamos algo cansados, de llevar todo el día buscando los mejores miradores de los Arribes del Duero. Y por qué no, si al fin y al cabo estamos de vacaciones.

Con un espectacular casco antiguo declarado Conjunto Histórico, Artístico, Cultural y Arquitectónico, Fermoselle posee un importante patrimonio que incluye desde las ruinas del Castillo de Doña Urraca, como La Iglesia de San Juan o la de Nuestra Señora de la Asunción y varios miradores.

Así que allá vamos a descubrir Fermoselle.

La Casa del Parque Natural de Arribes de Duero

Aquí en Fermoselle se encuentra la Casa del Parque Natural de Arribes de Duero. Se trata de la antigua Iglesia de la Bandera, que ha sido rehabilitado.

Aquí es donde podrás informarte de todo lo que puedes ver en la zona y adentrarte en los Arribes del Duero y eligiendo todos los miradores que tienes, que ya te avisamos que son unos cuantas.

El interior de la villa destaca por sus calles empinadas y estrechas calles. Debido a que el subsuelo, está lleno de bodegas (llegan a tener incluso 5 niveles de altura), y las casas de estilo popular con balcones de rejería y arcos de medio punto, se levantan sobre la roca, que como es casi imposible de excavar, se ha ido incorporando a las mismas construcciones.

Arco Medieval

Es la antigua puerta de entrada a la villa y uno de los pocos restos que sobreviven de la muralla.

Arco Medieval, es uno de los pocos restos de la muralla

La Plaza Mayor

Como ya hemos comentado, en nuestra visita el pueblo se encontraba en fiestas, por lo que la Plaza Mayor, como os podéis imaginar, estaba llena de gradas, donde se realizaban diversos espectáculos, terrazas y decoraciones varis lo que lamentablemente, fotográficamente hablando, no era de los lugares más idílicos.

Plaza Mayor de Fermoselle, el centro neurálgico de la villa

En la Plaza Mayor se encuentra la Oficina de Turismo, el ayuntamiento y la Iglesia de la Asunción.

Aunque no todo es malo. Aquí pudimos disfrutar (mientras nos tomábamos unas ricas copas de vino), de bailes regionales de la zona, con los trajes típicos  que además son diferentes al resto de la provincia, aunque tengan elementos comunes.

Bailes regionales con la indumentaria típica de la zona

Iglesia de la Asunción

Iglesia de la Asunción, Fermoselle

El templo ha sido reformado en diversas ocasiones, pero conserva dos interesantes portadas románicas de arcos apuntados (siglo XIII).

Lo más destacado en su interior es el retablo mayor, la imagen de la Virgen de la Asunción, El Crucifijo de la Agonía y el Cristo y un histórico órgano del Siglo XVIII. Si te interesa, se encuentra también el Museo Parroquial con arte sacro de los siglos XIV y XVI.

Convento de San Francisco

Otro de las cosas que hay que ver en Fermoselle son las ruinas del Convento de San Francisco. Un templo levantado en el Siglo XVIII, sobre otro anterior de finales del siglo XII.

Mirador del Castillo

Aún tenemos fuerzas para subir al Mirador del castillo, otro de los miradores de los Arribes, aunque en esta zona ya se llaman las Arribas del Duero. Van cambiando de nombre según la zona salamanquesa, zamorana o portuguesa.

Subimos al mirador del Castillo, aunque se encuentra cerrado actualmente y nos tuvimos que conformar con estas vistas, desde un poco más abajo del mirador, que tampoco están nada mal, mientras veíamos atardecer.

No fueron pocas las fotos que hicimos y es que no todos los días se tiene la oportunidad de estar frente a uno de los miradores más bonitos de los Arribes del Duero.

Otros miradores que puedes descubrir en tu recorrido por Fermoselle, son el mirador de el Torojón o el mirador de las Peñas. Nosotros no los visitamos, porque como ya os dije al principio, guardamos el mapa y no sabíamos que los podíamos visitar. Así que no hagáis como nosotros e incluirlos en vuestro recorrido por Fermoselle.

Y sobre todo te recomendamos pasear y recorrer este precioso pueblo, que sin duda hará las delicias de los fotógrafos.

Probar el vino de la zona

Si antes os hablábamos de bodegas, no podíamos venir a esta zona y no probarlo. No pudimos visitar ninguna bodega, porque cuando llegamos ya estaban todas cerradas, pero nos queda pendiente para un próximo viaje. Y gustándonos como nos gusta el vino, no podíamos dejar de probarlo, así, que tras la ruta, nos sentamos en la Plaza del pueblo, que estaba a rebosar por ser fiestas ( y tiempos pre-Covid, cuando aún no sabíamos lo que era eso) y pedimos varias copas de vino….. Y mejor no os enseño la foto de ese momento, porque digamos que ya no éramos muy diestros con la cámara……

Así que mejor guardarla y disfrutar del ambiente de este pueblo.

Dónde dormir en Fermoselle

Nosotros nos alojamos en el Antiguo Casino de los Arribes, y no pudimos acertar más con la localización ya que se encuentra en pleno centro.

Es cierto que al ser Agosto y estar en fiestas nos costó encontrar algo decente porque no había muchas opciones libres y que se adaptaran a nuestro presupuesto. Pero acertamos con el Antiguo Casino de los Arribes. La habitación recién reformada y todo muy limpio. Se nos olvidó hacer fotos del interior.  La puntuación de Booking es de un 8,5 de media, así que recomendadísimo!


Booking.com


Dimos una pequeña vuelta por el pueblo, pero preferimos disfrutar del momento y no hicimos mucho turismo en Fermoselle.

Aun así nos pareció que tenía mucho encanto y estamos deseando volver.

Eso si como no llegamos para hacer una de sus famosas visitas a una bodega de la zona, que nos queda pendiente para la próxima, pero si nos fuimos a tomar unos vinos a la plaza del pueblo, que al ser fiestas estaba a reventar.

Un vino, dos vinos, ejem….. Mejor aquí lo dejamos…. 😉

Ruta de 13 días en coche, saliendo desde Madrid y recorriendo Salamanca, Galicia y una breve pincelada de Portugal.

*Recuerda* este blog siempre será gratuito pero tenemos algunos enlaces de afiliados. 
A ti no te costará nada, y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog.
Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.