En pleno barrio de las letras de Madrid se esconde uno de los Palacios barrocos más impresionantes de toda España, el Palacio de Santoña.

Ya os hemos hablado en otras ocasiones lo que esconde este barrio madrileño como la casa Museo de Lope de Vega y algunos tesoros ocultos como la que dicen es la Capilla Sixtina de Madrid.

 

Hoy nos adentramos dentro de un Palacio, tras el que su fachada, aunque barroca, nos enseña un poco de lo que vamos a encontrar en su interior, no es comparable a lo que realmente nos espera dentro, donde podemos ver el lujo de la gran fortuna que amasaron en Cuba los Duques de Santoña. en el interior encontramos un mezcla de estilo barroco, neoclásico, estilos orientales….. vamos muy de la época del Madrid borbónico cortesano. ¡Tenemos que decir que impresiona y mucho!

 

 

 

¿Vienes con nosotros a visitar el Palacio de Santoña?

Hace poco tuvimos la oportunidad de visitar el Palacio de Santoña gracias a una galería de arte, que recientemente ha empezado a exponer diferentes obras en Madrid. Se trata de la galería La Bibi. Una galería de arte con un nuevo concepto de arte, donde las exposiciones se irán estableciendo en lugares itinerantes en diferentes espacios de interés. el primero de ellos ha sido, en el Palacio de Santoña.

Un Palacio que normalmente no está abierto al público y que gracias a esta exposición, hemos podido visitar.

Un poco de historia

Como buen palacio que se precie, ha pasado por diversas manos a lo largo de la historia.

En esta parcela hubo un primer residente, conocido como el «príncipe negro», un príncipe saudí, lo que actualmente es Marruecos, que fue destronado por su familia y bautizado como católico con el nombre de Felipe de África y teniendo como padrino al mismísimo rey Felipe II.

En 1731 el palacio pasó a manos de  Juan Francisco de Goyeneche, si el creador de Nuevo Baztán. Goyeneche realizó una importante reforma del palacio que encargó al arquitecto barroco Pedro de Ribera. Se mantuvo la arquitectura interior del edifico, pero se modificó la fachada y la gran portada barroca de granito de la calle del Príncipe, que es la que ha llegado hasta nuestros días.

Hacía finales del siglo VXIII se realizaron diversas reformas, entres ellas se eliminó la torre angular.

En 1874, Juan Manuel de Manzanero y González, adquirió el Palacio como regalo para su esposa, María del Carmen Hernández Espinosa de los Monteros, como regalo de pedida.

Juan Manuel era marqués de Manzanedo y había amasado toda su fortuna en Cuba. Un año después fue nombrado Duque de Santoña.

Los Duques de Santoña

Los duques de Santoña son los que realizaron la gran reforma del interior del edificio y lo convirtieron en el Palacio decimonónico que es hoy en día.

Abrieron el nuevo portal en la calle Huertas, instalaron la impresionante escalera de mármol de la entrada y los suntuosos salones que podemos contemplar hoy en día. De hecho el palacio se encuentra lleno de escudos Manzanedo y Santoña por todas partes.

Aquí no cesan los cambios de propiedad del palacio y cuando la duquesa quedó viuda, una hija de Juan Manuel, procedente de cuba, reclamó su herencia de su padre. Tras años de pleitos, la duquesa quedó en la ruina y tuvo que malvender el palacio por una cuarta parte de su valor. Se la llegó a llamar la «duquesa mendiga», debido al estado en el que quedó.

El palacio pasó a manos de su abogado, José de Canalejas, quien llegara a ser presidente del Gobierno de España y salió del palacio el día de su asesinato.

La cámara de Comercio

Tras la muerte de José de Canalejas, la propiedad del Palacio pasa a manos de sus herederos, quienes lo venden posteriormente a la Cámara de Comercio de Madrid, actual propietaria del edificio. En una de las salas encontramos diferentes retratos de todos los presidentes de la misma, siendo uno de ellos Casimiro Mahou García, nieto del fundado de la cerveza Mahou.

Visitar el Palacio de Santoña

Visitar el Palacio de Santoña hoy en día es algo complicado ya que no está abierta al público general. Se puede visitar en alguna realización de eventos o si contratas el Palacio para celebrar algún evento. Pero avisamos que nos es barato. También se puede visitar en visitas organizadas para grupos grandes. Aquí te dejamos la información.

También hay ocasiones en los que se puede visitar en las jornadas de puestas abiertas de «Bienvenidos a Palacio» y similares iniciativas.

Nosotros tuvimos la suerte, como ya hemos comentado de poder visitarlo en la muestra de la Galería Bibi y la verdad que no nos lo pensamos dos veces para poder visitar esta maravilla de Palacio.

El interior del Palacio de Santoña

Como ya hemos indicado, la fachada barroca de la calle Huertas no hace imaginar lo que esconde este Palacio de puertas para adentro.

Así pues vamos a entrar y descubrir la opulencia aristocrática del siglo XIX.

Antes de entrar fíjate en la puerta. Es la original diseñada por Ribera.

La Escalera de Gala

Lo primero que nos encontramos es un patio  del siglo XVIII y en nuestra visita empezamos a ver algunas de las obras de la exposición. El autor el artista ucraniano Aljoscha.

Nada más pasar el patio nos encontramos gran escalera imperial de mármol de carrara diseñada por el arquitecto Carlo Nicoli  (el mismo autor de la estatua de Cervantes en Alcalá de Henares)

Ya sólo por entrar hasta aquí ha merecido la pena. A medida que subes no sabrás en qué fijarte: en los leones que custodian la subida (y que nos recuerdan mucho aquél que viéramos en Lucerna y también los del Santuario de Covadonga en Asturias), la escultura del Ángel vigilante, los frescos del techo con la representación de España y sus colonias, en los medallones de los artistas.

Un autentico empache para los ojos.

 

El vestíbulo

El vestíbulo mantiene el suelo original de mármol y un retrato del Duque realizado por Madrazo. Antiguamente también se encontraba un retrato de la duquesa, el cual se encuentra hoy en el Museo del Prado. 

Tras el vestíbulo comienza la verdadera visita y vamos pasando de sala de sala, siendo cada cual más impresionante que la anterior.

Salón Renacentista

Este salón es llamado así porque están representados algunos de los grandes del Renacimiento Italiano, como Miguel Ángel y Rafael.

Los más importante de la sala, son los platos de cerámica de Capodimonte incrustados en la pared, la fábrica más importante de la época de los duques,. El mobiliario es originario de la época.

¡Ah si! también vamos viendo algunas de las obras de la exposición, aunque siendo sinceros, «nos sobran» en esta visita al Palacio de Santoña.

Sala Rotonda

Pasamos a la Sala Rotonda, llamada así por su forma ovalada. Esta forma ovalada se debe a que se encontraba dentro de la torre desaparecida.

Aquí la duquesa  Mariquita Hernández exponía sus joyas en grandes vitrinas y era el lugar de reunión con sus amigas.

La Sala rotonda, debido a su forma, tiene muy buena acústica. Se cuenta que Canalejas se realizaba aquí sus reuniones políticas, y dejaba solos a sus invitados para escuchar desde la planta de arriba lo qué hablaban en su ausencia. Esto era posible gracias a los conductos de aire de la sala.

Salón Oriental

Continuamos por las salas y llegamos al salón Oriental. llamado así por su decoración china y japonesa. ¡Mira que les gustaba en esta época todo lo oriental!

El salón tiene una gran chimenea, esculpida también por Nicoli.

Salón Oriental

Salón Turco

Es el antiguo salón de fumadores del duque, que está inspirado en la Alhambra de Granada y otra pequeña chimenea neomozarabe.

Comedor de Gala

También llamado salón de caza. Es el antiguo comedor de palacio que mantiene el suelo original de madera, con escenas de caza y las curiosas frutas de cerámica adornando el techo.

Salón de Baile. Barroco sobre Barroco

Tras pasar toda la galería con todos los retratos de los presidentes de la cámara de comercio, se llega a la sala mas espectacular de todo el palacio y donde el barroco llega a su máximo esplendor. Se trata del  salón de baile.

 

Los techos miden 9 metros de alto el suelo de mármol de Carrara y lleno de espejos dan una sensación de ser una sala mucho más grande de lo que realmente es.

 

Los marcos de los espejos son tallados en madera y fueron hechos en Paris. Cuentan que se alquiló un ferrocarril solamente para traerlos desde Paris.

 

No podrás levantar la cabeza hacia el techo e inevitablemente se te escapará un ¡Ah! o exclamación similar ante la grandeza que vemos sobre nosotros.

Los frescos del techo representan las diferentes a las regiones de España y la “humilde” ascensión al cielo acompañada de ángeles y de una alegoría de España del marquesado de Manzanedo y del ducado de Santoña. ¡Vamos que no tenían abuelas y ellos mismos se ponían por las nubes!

Salón de Luis XV

Junto al salón de actos se encuentra el salón de Luis XV. Un pequeño salón, pero con gran decoración en pan de oro, maderas doradas y sedas.

Visitar el Palacio de Santoña en Madrid
Salón de Luis XV y lámpara de araña

Aquí se conserva otro de las grandes joyas del mobiliario original. Se trata de una gran lámpara de araña, con más de 5.000 cristales, y procedente de la Granja de San Ildefonso.

Visitar el Palacio de Santoña en Madrid.
Salón de Luis XV y lámpara de araña

Visitando la exposición en el Palacio de Santoña

sería injusto no hablar de la expoosicon que hemos venido a ver, ya que gracias a ella hemos podido visitar este precioso Palacio, es obra del artista ucraniano Aljoscha y establece un diálogo entre tiempos.

 

Bajo el título ‘Vivimos el mejor de los tiempos. Estamos comenzando a construir el Paraíso’, la exposición introduce en los espacios del palacio las piezas del artista, que colonizan sus rincones como si de un organismo vivo que busca su lugar entre las reminiscencias de un pasado glorioso se tratara.

Usando acrílico, plástico y fibra de vidrio, Aljoscha crea grandes objetos transparentes flotando sobre pequeñas sustancias

Una obra bastante impactante, pero creemos que no se le da la importancia que se debería debido a la opulencia del palacio en el que se ha instalado.

La verdad, no somos muy dados a este tipo de exposiciones, porque no entendemos mucho sobre la obra. Pero tenemos que decir que nos ha resultado curiosa, aunque lo que realmente nos ha impresionado ha sido la visita al Palacio de Santoña.

Sea como sea te recomendamos que visites el Palacio de Santoña y conozcas de primera mano la corte borbónica del siglo XIX.

Esperamos que te haya gustado la visita y si te ha gustado la entrada ayúdanos a compartirlo en redes sociales.

Si estás por Madrid, quizá te interese alguna de estas actividades:

*Recuerda* 
Este blog siempre será gratuito pero tenemos algunos enlaces de afiliados. 
A ti no te costará nada, y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog.
Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *