Llegamos a Milán tras pasar el día en Bérgamo y nos recibe una ciudad iluminada por la Navidad. Así que no podemos evitar recorrerla para sacar lo mejor de esta época. Os enseñamos nuestro recorrido por esta preciosa ciudad que en Navidad se pone más bonita aún.

No hemos conseguido alojamiento en el centro. Nos ha resultado imposible ya que los precios eran desorbitados. Así que nos hemos ido a un barrio cercano, por lo que necesitamos coger un tranvía que nos lleva al centro de Milán.

Decidimos bajarnos al ver el Arco della Pace, ya que ya estamos relativamente cerca del centro de Milán y preferimos ir caminando.

Arco della Pace

Es un Arco del triunfo italiano y símbolo de la historia italiana. Se encuentra en la Piazza Sempione, puerta de entrada al Parque Sempione, uno de los pulmones verdes de Milán, que acoge numerosas atracciones de Milán como el Castillo Sforzesco, entre otros.

Arco della Pace

Decidimos cruzar el Parque Sempione para llegar al Castillo Sforzesco. Caminando durante un rato que se nos hace eterno debido al frío que hace.  También nos damos cuenta que no es el mejor momento para cruzarlo, ya que hay algunas personas un poco sospechosas. Pero tampoco nos ocurre nada y quizá sean sólo prejuicios.

Castelo Sforzesco

Se trata del Castillo de Milán, construido en el Siglo XIV, en 1358, por la familia Visconti. Este castillo era conocido como Castillo de la Porta Giova (o Porta Zubia), por el nombre de una puerta cercana.

Castelo Sforzesco

En 1494 Ludovico Sforza se convirtió en señor de Milán y llamó a numerosos artistas para decorar el castillo. Leonardo da Vinci pintó frescos en varias habitaciones, en colaboración con Bernardino Zenale y Bernardino Butinone. Donato Bramante hizo lo propio en la Sala del Tesoro.

Evidentemente a las horas que llegamos lo encontramos cerrado, aunque se puede cruzar de un lado al otro, pudiendo por la puerta de la torre. Una pena que este viaje sea tan breve y no podamos visitarlo por dentro.

En nuestra visita cuando llegamos estamos poniendo un videomaping sobre la torre del Castillo con motivos navideños.

Estuvimos un rato viéndolo hasta que terminó ya que era una maravilla. Llegan a proyectar un árbol de Navidad sobre la torre y da la sensación que es real.

nos gustó mucho la experiencia ya que creo que era la primera vez que veíamos uno así.

Piazza Castello Fountain

Cuando llegamos a la Fuente de Piazza Castello, vemos que hay un Decathlon abierto y para allá que nos vamos. Parece que no podemos hacer un viaje sin pisar una de estas tiendas. Pero tenemos tanto frio que vamos a comprarnos unos gorros y unos guantes. A decir verdad, yo llevaba un gorro que he perdido en algún momento en Bérgamo. Pero qué le vamos a hacer, nos toca comprar, jejeje.

Piazza Castello Fountain

Catedral de Milán

Y cómo no llegamos a la joya de la corona, la impresionante Catedral de Milán.

Catedral de Milán

Creo que sólo por ver esta maravilla merece la pena cualquier viaje a Milán. No tengo palabras para describirla. Es impresionante.

¿Quién puede resistirse a hacer un millón de fotos? nosotros no, desde luego

Para mi, la Catedral más bonita del Mundo, y mira que llevo una cuantas a mis espaldas. Pero es fascinante. Soberbia, increíble. magnifica, No hay calificativos suficientes para describirla.

Catedral de Milán
Catedral de Milán

Mañana os cuento un poco más sobre esta Catedral que hoy es una primera toma de contacto con la ciudad y el objetivo era verla iluminada.

Desde luego no ha decepcionado y eso que las expectativas eran muy, muy altas. Bueno yo ya la conocía ya que estuve en Milán un verano hace muchos años, pero aún así no deja de sorprender. Da igual cuántas veces la hayas visitado antes, se te va a escapar un ¡Ohhh! cuando la veas por primera ( o décima) vez.

Maravillados en la Catedral de Milán
Catedral de Milán de noche

Puerta Ticinese

Continuamos con el paseo nocturno por Milán y llegamos a la Porta Ticinesae, anteriormente conocida como Porta Cicca.

Es una de las antiguas puertas de la ciudad que se conservan en Milán. Es del siglo XVI, pero la estructura original fue posteriormente demolida y reemplazada a principios del siglo XIX.

Puerta Ticinese

Navigli

Tras quedar Maravillados, nos vamos hasta Navigli, la zona de canales de Milán. Porque aunque Milán no tiene mar ni río navegable, las mentes brillantes del pasado hicieron que se construyera una red de canales más o menos transitables con barco.

Navigli, zona de canales en Milán

Nos hubiera gustado verlo de día, pero en invierno es lo que tienen los días que son muy cortos, y nosotros hemos llegamos muy tarde.

En Navigli hay que ir a tomar “el aperitivi” en Milán. Digamos que es como un aperitivo, pero en algunos sitios te ponen tipo buffet y ya con eso cenas.

Nosotros no hemos tenido mucha suerte con el sitio elegido.

¿Nos recomendáis sitios para tomar el “aperitivi” en Milán para la próxima vez que visitemos la ciudad?

Tomando el “aperitivi” en Milán

Tras la pequeña decepción de la comida de Navigli, nos comemos un Kebab de camino al apartamento, y es que ya no podemos más con nuestros cuerpos.

Mañana será otro día y vamos a recorrer Milán a fondo. ¿Nos acompañas?

Mapa con los lugares qué ver en Milán en un día

*Recuerda* 
Este blog siempre será gratuito pero tenemos algunos enlaces de afiliados. 
Si vas a reservar, a ti no te costará más hacerlo a través de nuestros enlaces y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog. 
¡Gracias!

Escapada Navideña a Milán y Bérgamo en un fin de semana:

 

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.