¿Qué es un Traspantojo? El trampantojo (de «trampa ante el ojo»), ​es una técnica pictórica que intenta engañar a la vista jugando con el entorno.  Los trampantojos suelen ser pinturas murales de acentuado realismo diseñadas con una perspectiva tal, que contempladas desde un determinado punto de vista, hacen creer al espectador que el fondo se proyecta más allá del muro o del techo.

Así que ya sabiendo esto nos vamos a recorrer la ruta de los Traspantojos de Navalcarnero.

Qué ver en Navalcarnero

Navalcarnero es una de las 6 villas de Madrid. Tiene una historia muy interesante que ha dejado muchos monumentos, iglesias, parques, unas increíbles fiestas del Siglo de Oro y hasta un museo del vino que merece la pena visitar.

Vamos a contaros qué hay que ver en Navalcarnero además de la ruta de los trampantojos.

Plaza Segovia

Es el centro neurálgico de Navalcarnero. Algunas de las edificaciones que lo rodean se levantaron durante el siglo XVI. Muchos de los edificios que lo constituían cumplían funciones comunales. Un claro ejemplo es el edifico del ayuntamiento. Junto a éste se encontraban la cárcel y a pocos metros la casa de las carnicerías y la casa de pastelería y bodegón.

La plaza destaca por su planta irregular y abierta con unas bellas estructuras porticadas en tres de sus cuatro lados. Esta asimetría de sus fachadas dotan al conjunto de un atractivo añadido y pintoresco, que la convierten en un ejemplo único dentro de la arquitectura popular castellana. Ya os hablamos hace tiempo de otra plaza castellana, La Plaza de Tembleque. 

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

La iglesia, cuya construcción se inició hacia 1520-1530, es de estilo renacentista. Fue finalizada a comienzos del siglo XVII. La torre del campanario remite al mudéjar y está rematada por un capitel barroco.

Monumento al pintor Jesús Casas.

Hijo predilecto de la ciudad, que  durante la contienda fue movilizado para pintar grandes murales alegóricos de personajes políticos y militares del momento. Frente a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción tenemos este homenaje al pintor.

Justo enfrente de la escultura de Jesús Casas, tenemos la Ermita de La Veracruz.

Ermita de la Veracruz

La ermita ha llegado a nuestros días muy transformada y deteriorada por el paso de los años, por la desidia decimonónica y por las destrucciones de la Guerra Civil. En la actualidad se está restaurando y los resultados no se han hecho esperar.

Ha sido restaurado un ciclo pictórico sobre la Pasión de Cristo que decoraba la cabecera del templo y que servía de complemento iconográfico al retablo de la Soledad. Se compone de una Piedad con el Cristo muerto, un Calvario con Jesús y los ladrones y tres parejas de ángeles que sostienen los símbolos marianos. En los lunetos que recorren la nave quedan restos de unos ángeles sosteniendo los símbolos de la Pasión. El conjunto se completa con llamativas yeserías con motivos vegetales, racimos de uvas y granadas.

Lo que más llama la atención es el techo de un azul eléctrico.

Ruta de los trampantojos de Navalcarnero

Otro de los grandes atractivos de Navalcarnero es hacer la ruta de los trampantojos.

Un trampantojo, que vienen de «trampas para el ojo» son pinturas realistas que normalmente se pintan en fachadas y murales engañando al ojo humano y dando la sensación de ser algo real, cuando no lo es.

En Navalcarnero tenemos diferentes trampantojos de diversas temáticas y se ha organizado un recorrido para conocerlos.

El pintor de estos trampantojos fue Alberto Pirrongelli,

Este vecino de Navalcarnero nació en la población extremeña de Don Benito (Badajoz) en 1942 y la mayor parte de su vida la ha dedicado a diseñar y pintar los grandes carteles de las fachadas de los cines de Madrid en los que se exhibían grandes estrenos cinematográficos. Sus obras, efímeras como esos estrenos, han llevado los éxitos de Hollywood a la Gran Vía madrileña durante muchas décadas.

Cuando ese tipo de grandes ilustraciones empezaron a ser realizadas por máquinas en vez de artistas humanas, Alberto Pirrongeli se dedicó a pintar murales en Navalcarnero.

Comenzamos nuestra ruta de los Trampantojos de Navalcarnero por la Ermita de Santa Águeda.

Ermita de Santa Águeda

Según nos ha indicado la chica de la oficina de turismo, bajamos por la calle indicada, y en seguida vemos una puerta muy estrecha, que si no tienes cuidado te la pasas y llegas a un restaurante.

Efectivamente, aunque íbamos prevenidos llegamos al restaurante unos metros más abajo y es que pasa totalmente desapercibida.

La bóveda de la nave del altar está dedicada a la exaltación de la Cruz y en su base aparecen los Apóstoles.

En las cuatro pechinas de la bóveda están ilustrados los cuatro evangelistas con su simbología: Mateo con el ángel, Lucas con el toro, Marcos con el león y Juan con el águila.

En la pared del fondo se halla una escultura de Santa Águeda. Tras ella, una pintura le representa elevándose al cielo y enlaza con la bóveda dedicada a la exaltación de la Cruz.

La pared de la derecha está dedicada al martirio de la Santa, con la espada. En la de la izquierda figura también el martirio, aunque en este caso, con tenazas.

La bóveda de la primera nave se inicia desde la puerta de la calle con una escena del triunfo del bien sobre el mal, representada por el Arcángel venciendo al Demonio. En la parte central está la coronación de la Virgen, venciendo al Demonio. En la parte central está la coronación de la Virgen, observada por distintos personajes sentados o de pie sobre la cornisa y la balaustrada: mendigos, guerreros, santos, clérigos, labradores, enfermeras y mujeres, ya que Santa Águeda es protectora de las mujeres y patrona de la enfermeras. En este sentido, una de las mujeres, levanta en sus manos la bandera de Castilla, símbolo también de su patronazgo. Por último, antes de llegar al arco, la última escena de la bóveda, representa la entronización de la Santa y está basada en el fresco que hay en la catedral de Santa Águeda en Catania.

Centenario

(Mariano González, 38, esquina a Acueducto, 2)

Tras la visita a la Ermita, que por cierto no se puede entrar, se ve desde una mampara de cristal, llegamos a unos de los murales más impresionantes y en realidad el primero que vemos el ciudad de Navalcarnero, el Centenario.

Representa dos épocas entremezcladas entre si. Una es la época actual que representa a los viandantes como si se encontrasen debajo del cuadro, y la otra época representa una escena medieval, donde está representado la constitución del primer Concejo de Navalcarnero por orden de Los Reyes en 1499.

Plaza del Quinto Centenario

Justo enfrente de este mural, tenemos la Plaza del Quinto Centenario, por lo que no tiene pérdida.

La plaza del Quinto Centenario Tiene una fuente, también e homenaje al primer Concejo de Navalcarnero. El sonido del agua nos relata el origen de la Villa Real, un comienzo histórico que fue posible gracias al esfuerzo de las mujeres y los hombres que impulsaron el nacimiento del municipio.

Frente a la Plaza V Centenario, encontramos el pasaje de Mariano González, que se abre paso para acercarnos a un bello espacio, la Plazuela de Damián Casas, llamada así en homenaje a un vecino del lugar. Es en este lugar donde las pinturas murales toman una especial importancia pues encontramos dos impresionantes trampantojos, obra de Alberto Pirrongelli. Se trata de la obra Casa de Vecinos, y se encuentra en dos fachadas muy cercanas. Tiene tal realismo que algún turista despistado se ha puesto a dar conversación a los vecinos de los balcones.

La verdad que lo mejor del paseo es irse encontrando las diferentes fachadas con escenas cotidianas de la ciudad, como este de Las Casas e Iglesia Parroquial.

Traspantojo Casas e Iglesia parroquial

Pintura Bailes regionales

Pintura homenaje a un insigne profesor de música, Fidel Borrajo, cuyo busto también está en la plaza y que desde 1942 formó parte de un proyecto para rescatar los bailes regionales de la localidad, transmitiendo a las generaciones venideras el amor por la danza y música folklórica

Plazuela del Calvario

Continuamos la ruta de los Trampantojos hacia La Plazuela del Calvario, donde encontramos una bonita rotonda con la representación del Calvario.

Aquí encontramos uno de los Trampantojos más impresionantes de Alberto Piroggelli, denominado como Trampantojo de comercios tradicionales, pero popularmente conocido como el Trampantojo de «Piensos Alonso». Esto es debido a que esta marca de piensos, aparece en el mural.

El trampantojo representa a varios vecinos del pueblo y varios comercios tradicionales.  Para nosotros es el Trampantojo más bonito y realista de todos. Si no fuera porque está cubierto por una mampara de cristal, para protegerlo, pensaríamos que los vecinos que vemos son reales. En parte lo son, ya que son vecinos reales del pueblo.

Museo del vino

Llegamos al Museo del vino.

Un museo muy interesante donde explican de una manera didáctica y sensorial la historia del vino y la importancia asi como su origen en la ciudad de Navalcarnero.

En la entrada al museo del vino, encontramos más trampantojos y el pintos nos ofrece un recorrido por algunos de los episodios mitológicos clásicos relacionados con el vino mediante alegorías pictóricas situadas en el techo y también mediante ilustraciones de las labores del campo basadas en grabados del siglo XIX.

Lamentablemente, y por culpa de la Covid-19, en el momento de nuestra visita, el museo se encuentra cerrado de manera permanente (Abril 2021). Esperamos que pronto puedan volver a abrir, porque no vemos el momento de visitarlo.

Centro de Adultos Gloria Fuertes

Justo entrente del Museo del vino tenemos el centro de adultos Gloria Fuertes, en memoria de la poetisa que no solo se da su nombre al centro si no que está representada en el último piso del edificio junto a personajes que simulan escenas de la vida real en una terraza. Importante mirar hacia arriba porque es fácil que lo pasemos por alto.

Fuente del calle del Concejo

En la calle del Concejo, se encuentra una fuente decorada con piedras y flores pintadas que embellecen los chorros de agua.

La Iglesia de San José

Una de las obras más importantes de Alberto Pirrongelli son las que se encuentran en el interior de la Iglesia de san José.

Aunque en nuestra visita se encontraba cerrada por aquello del dichoso Covid-19.

Replica de la portada de la Casa de La Cadena

Aquí encontramos la réplica de la portada de la Casa de la Cadena en la que el rey Felipe IV y Mariana de Austria recibieron la bendición nupcial y pernoctaron dos noches en ella. Aunque la apariencia la dibuje como auténtica, lo cierto es que se trata de una reproducción exacta, realizada por el escultor Feliciano Hernández a partir de un grabado decimonónico. Las inscripciones conmemorativas se convierten en testigos reales de lo que allí aconteció. En la calle de Felipe IV, antes llamada calle de la Cadena, se conservan las originales inscripciones conmemorativas de las Bodas Reales.

Plaza de la Puerta del Sol

Un histórico cruce de caminos que parece haber sido diseñado el compás del arquitecto, pues de él parten las cuatro grandes arterias del municipio que han servido de referencia a lo largo del tiempo.

En la plaza, la historia se manifiesta en elementos como el monumento a Felipe IV, quien parece irnos relatando desde su pedestal la celebración de las Bodas Reales en el siglo XVII. Para los más observadores el reloj solar, reta a descifrar la hora exacta del día.

Fuente de la Musa

La escultura que preside la Plaza del Teatro, pretende ser un testimonio de que en este rincón de la localidad, de aspecto apacible y solariego, se dan cita el arte y la interpretación. Pues en él encontramos el Teatro Municipal y Centro de Artes Escénicas.

Humilladero de S. Ignacio de Loyola

El humilladero construido en honor a San Ignacio de Loyola, el que fuera fundador de la Compañía de Jesús.

Orden religiosa que jugó un importante papel en la historia de Navalcarnero.

Como punta final y de manera inevitable regresamos a la Plaza Segovia, donde si como nosotros, termináis la ruta a la hora de comer, es el lugar ideal para tomar algo en alguna de las muchas terrazas. Nosotros no pudimos quedarnos, pero prometemos volver….

Si te has quedado con ganas de más, y debido a su importancia vinícola no puede faltar en vuestro recorrido, visitar una bodega.

en Navalcarnero tenemos dos Bodegas Andrés Díaz y Bodegas Muñoz Martín. Nosotros (una vez más) no pudimos visitar ninguna, porque a la hora de comer teníamos que irnos, pero lo que si hicimos fue comprar unos ricos vinos en la Bodega Muñoz Martín, que se encuentran en el centro de la localidad. (También prometemos hacer la visita a la bodega, porque el vino nos encantó)

Mapa con los lugares qué ver en Navalcarnero

Como siempre hacemos en nuestras guías os dejo el mapa de los lugares qué ver en Navalcarnero, para que podías disfrutar al máximo vuestra visita a la ciudad.

Esperamos que os haya gustado nuestro recorrido por Navalcarnero, y aunque nos han quedado cosas pendientes, prometemos volver más pronto que tarde.

 



Booking.com

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *