Puente de Alcanzorla, un puente de la época de Al-Andalus en Madrid

Hoy viajamos hasta el Puente de la Alcanzorla. El puente de la Alcanzorla, también llamado de la Alcanzorra, es una obra de ingeniería de origen musulmán, levantada entre los siglos IX y XI. Se alza sobre el río Guadarrama, en la localidad de Galapagar.

Puente de la Alcanzorla en Galapagar
Puente de la Alcanzorla en Galapagar

Historia del Puente de la Alcanzorla

La tradición popular siempre han denominado al puente de origen romano, pero lo cierto es que se construyó durante la dominación musulmana del centro de la península ibérica.

Formaba parte de un camino militar través del cual se unían distintas torres-vigía y ciudadelas. Las fortificaciones más cercanas a su enclave es la Atalaya de Torrelodones.

Este sistema defensivo fue articulado por el poder andalusí para hacer frente a las incursiones de los reinos cristianos en la Marca Media, una zona fronteriza de Al-Andalus con los reinos cristianos del norte de la Península que resultaba de vital importancia para la defensa de Toledo.

Muy cerca de la ubicación de este puente, dicho camino militar unía el valle del Jarama con el Valle del Tiétar.

Las primeras referencias escritas del puente son muy posteriores a su construcción. Estas se sitúan en el año 1236, cuando el rey Fernando III de Castilla pidió ayuda para recuperar Córdoba.

El Arco se encuentra en un estado de semi-ruina y sólo se conserva el arco de medio punto. Aunque ha sido restaurado recientemente, ya que en 2018 sufrió un derrumbe.

El nombre de Alcanzorla es de origen árabe, viene a significar luminaria, fuego para dar señal, de ahí su relación con la cercana Torre de los Lodones.

Cómo llegar al puente de la Alcanzorla

El puente de la Alcanzorla se encuentra en la localidad de Galapagar, en el noroeste de la Sierra de Madrid.

Para llegar hasta el puente tendremos que llegar a la Urbanización Las Minas y aquí llegar hasta el final de la calle Encina. Lugar de fácil aparcamiento, por ser zona residencial.

Tras recorrer unos 100 metros escasos nos encontramos con una puerta de una valla, que normalmente está abierta. Pero si no lo está, la abrimos sin problema ya que es para cortar el paso de animales. A escasos 200 metros tenemos el río Guadarrama con este precioso puente.

Es  muy interesante descubrir este pequeño vestigio musulmán y que de momento, es muy poco conocido.

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *