Se encuentra situada en la Baja Sajonia, muy cerca de Hamburgo, Luneburgo es una de las ciudades más bonitas del norte de Alemania porque, al contrario que la mayoría de las grandes urbes del país, logró salir indemne de los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial. Eso le permite conservar su centro histórico original en todo su esplendor. Hoy viajamos hasta Lüneburg o Luneburgo, la ciudad de la sal, para conocer todo lo que hay que ver en un día.

Historia de Lüneburg

Lüneburgo perteneció también a la liga hanseática, a pesar de no poseer un puerto marítimo. Pero su río, Ilmenau, desemboca en el Elba y la eficiente red de canales de la región acercaron el comercio del Báltico y del mar del Norte a sus puertas.

Lüneburg fue conocida por su explotación de las minas de sal y gran productora de cerveza. De hecho, paseando por sus calles nos encontramos un desequilibrado campanario, edificios inclinados y casas cuyas fachadas tienen una prominente barriga cervecera, como si a la encantadora Lüneburg se le hubiera ido la mano con la cerveza Pilsner.

Pero tanto ángulo torcido y tanta acera desigual tiene una explicación, y es que debido a la continua extracción de sal durante siglos, terminó afectando a la parte subterránea de la ciudad, provocando movimientos y hundimientos del terreno terminaron inclinando los edificios.

Cómo llegar a Lüneburg

La mejor manera de llegar a Lüneburg es en tren, como hicimos nosotros en este viaje por el Norte de Alemania, donde decidimos ir a lo cómodo y olvidarnos de coche. Aunque si es tu caso, y dispones de coche, Lüneburgo se encuentra a 56 km de Hamburgo y unos 45 minutos habrás llegado sin problema.

En tren se tardan 30 minutos y el trayecto es directo desde la estación de trenes de Hamburgo central, por lo que no hay ninguna pérdida. En nuestro caso, compramos el billete de 5 personas, para todo el día, 26,50€. es decir 6,62€ por persona.

Mapa con el recorrido qué ver en Lüneburg en un día

Cómo llegar al centro histórico de Lüneburg

El centro histórico se encuentra a apenas 10 minutos caminando, pero además se nos harán bastante cortos, porque nada más bajar del tren, empezaremos a darnos cuenta del encanto que tiene esta ciudad. Incluso los escaparates que nos vamos encontrando por las tiendas son un espectáculo.

Qué ver en Lüneburg en un día

A la hora de preparar el viaje, estuvimos organizando cosas tanto Ángel, mi cuñado, como yo. Por lo que vimos, cada uno decidió descartar esta ciudad por separado, porque no nos pareció lo suficientemente interesante. Casualidades de la vida, nos sobraba un día en nuestro viaje y no sabíamos qué podíamos añadir para completar este medio día. La amiga suya que nos hizo el recorrido por Hamburgo, nos recomendó que visitáramos esta bonita localidad por su preciosidad. Decidimos darle una oportunidad, pero con las expectativas muy bajas porque, como he indicado, ambos la habíamos descartado de la ruta….. ¡Pero qué gran error! Nos dimos cuenta de ello en cuando bajamos del tren y simplemente «supimos» que Lüneburg nos iba a encantar y empezamos a recorrer todo lo que hay que ver en  Lüneburg en un día.

Río Ilmenau y puerto histórico viejo

Para llegar al centro histórico de Lüneburg, tenemos que cruzar el río Llmenau. En seguida que salimos de la estación de trenes llegamos a dicho río, y aquí la imagen es preciosa. Las casas que rodean la zona son antiguas casas tradicionales de pescadores con el famoso entramado de madera.

Antigua grúa del puerto

Como ya vimos en Stade, aquí se conserva todavía la antigua grúa del puerto, que servía para descargar los barcos de pescadores cuando llegaban cargados.

El lugar es muy pintoresco y sin duda en verano, con el buen tiempo, tiene que ser un lugar ideal para sentarse a tomar algo en una terraza.

Continuamos con el paseo y nos vamos sorprendiendo por lo bonito que parece que va a ser este pequeño pueblo.

Vamos admirando las fachadas de las casas que nos alucinan. ¡Quién pudiera comprarse una casa de estas! Todas con su fachada de ladrillo rojo tan característico.

Iglesia de Sant Nikolas

Continuamos por la calle y llegamos a la Iglesia de Sant Nikolas, un templo protestante. Es una de las tres iglesias principales de la ciudad, todas construidas en ladrillo de estilo gótico, en ladrillo rojo.

Pero lo que nos hace gracia es el juego de palabras que han creado este bar, que no me digáis por qué, pero el dueño es español, seguro 😉

Pasamos por detrás de la Iglesia de St. Nikolas y llegamos a una pequeña placita con mucho encanto. (Ni siquiera tiene nombre en google maps). Y donde tampoco os importaría comprarnos una de estas casitas.

En nuestro paseo, vimos un edificio gubernamental que resultó ser la oficina de inmigración de Lüneburg, donde aprovechamos a entrar para dar alivio a nuestras vejigas. (Truqui viajero, si quieres ir al baño gratis)

Es un pequeño parque que nos encontramos al lado de la parte técnica, pero que se eleva sobre una colina, por lo que llega un momento que ves la ciudad desde cierta altura.

Desde aquí tenemos unas bonitas vistas de la Iglesia de San Nicolás.

Recomendamos tomar el camino de la izquierda del parque, que es por donde nos metimos nosotros, ya que encontrarás alguna zona con altura y con bonitas vistas.

Iglesia de St Michaels

Primero fue una iglesia abacial del antiguo monasterio de los benedictinos, construida en 1376 en ladrillo de estilo gótico. Se convirtió en luterano durante la Reforma.

St. Michaelis

Llegamos a la Iglesia de St. Michaelis. Es una de las principales iglesias de Lüneburg. La iglesia del monasterio del antiguo monasterio benedictino de San Miguel data del siglo XIV y también se conoce como la «Iglesia de Bach de St. Michaelis» debido a la graduación de Johann Sebastián Bach de la Escuela Michaelis allí.

Visitamos su interior ya que encontramos el templo abierto y si está abierto, tenemos la obligación de entrar 😉

Su interior es muy sobrio, típico de las iglesias luteranas. En el interior también encontramos una placa en homenaje a Johann Sebastián Bach.

Bordeamos la iglesia de St. Michaelis y nos maravilla cualquier callejón. En esta ciudad, hasta el más mínimo callejón tiene un encanto especial. Y una tranquilidad, que apenas nos encontramos con nadie en todo el trayecto.

Johann-Sebastian-Bach-Platz

Según salimos de la iglesia, tenemos de frente la Plaza de Johann-Sebastian-Bach-Platz. Plaza que da nombre al gran compositor que residió en Lüneburg durante muchos años.

Calles de Luneburg y detalles

Muy cerca de donde estamos se encuentra el Mercadillo Tradicional de Navidad de Lüneburg, pero nosotros, de momento no nos dirigimos hacia allí.

Queremos callejear sin rumbo y dejándonos llenar todos los sentidos con estas calles. Ahora nos damos cuenta del error que hubiéramos cometido en no venir a esta ciudad. Así que no hagáis como nosotros y no las descartéis de vuestro itinerario, porque es un lugar que realmente merece mucho la pena.

Aunque muchas cosas que visitar en Lüneburg, el mayor encanto que tiene es recorrer sus calles y dejarte llevar. Eso en lo que nosotros somos expertos y son nuestros pies los que en muchas ocasiones deciden el camino que vamos a seguir y que normalmente aciertan de pleno.

Plaza Am Sande

La Plaza de Am Sande es una de las plazas más bonitas que hemos visto en mucho tiempo.

A la plaza, la cruza la calle del mismo nombre. Ambas son adoquinadas y ligeramente inclinadas, están llenas de edificios de ladrillo rojo con los típicos hastiales escalonados hanseáticos (es decir, la parte de arriba de la fachada).

El edifico más característico es es de la Cámara de Comercio e Industria, que data de 1548. Es el edifico negro y blanco.

Aquí y como no podía ser de otra manera, hacemos la parada técnica del día para tomar nuestra dosis diaria de vino caliente. Y ya que estamos, vemos que hay una pastelería justo enfrente, por lo que nos vamos a tomar un dulce típico para que no caiga el alcohol sobre vacío (jijiji…)

Aunque me digáis que los unicornios no existen, yo se que sí…que ya me los he encontrado en varias ciudades del mundo, como esta vez en Oporto…… ¿Si no por qué les iban a dedicar esculturas en la calle? 😉

Cuentos de Navidad por las calles de Luneburg

En Lüneburg también se vuelcan con los cuentos de navidad como en Buxtehude o Lübeck y en esta plaza encontramos varias representaciones de cuentos, siempre de los hermanos Grimm.

St. Johanniskirche y Mercadillo Navideño (Weihnachtsmarkt Sankt Johannis)

Tras la parada técnica de repostaje, continuamos descubriendo esta preciosa ciudad y llegamos a la iglesia de St. Johanniskirche.

Se trata de la Iglesia que se ve al fondo en la plaza Am Sande.

El capitel, de 108 metros de altura está inclinada 2,2 metros respecto a su eje central.

En este lugar se encuentra otro de los Mercadillos Navideños de Lüneburg (Weihnachtsmarkt Sankt Johannis), aunque a estas horas está completamente vacío. Veremos en un ratillo cómo se pone.

Kalandahaus

Encontramos muchos edificios preciosos, este en concreto es la Kalandahaus,  y todos con el característico hastiales escalonados hanseáticos, que comentábamos antes.

Torre del agua (Lüneburg water tower observation deck)

Otro de las cosas que tienes que ver en Lüneburg es la torre del agua (Lüneburg water tower observation deck). Un icono de la ciudad que puedas ver desde casi cualquier lugar de Lüneburg.

Fue construida entre 1905 y 1907 construida por Franz Krüger.

La torre de agua tiene 55 metros de altura y es el edificio más alto del casco antiguo de Lüneburg.

La torre consta de una base cuadrada de 18 metros y una parte redonda amurallada alrededor de un gran tanque de agua de 500 metros cúbicos. La parte superior está sostenida por 16 columnas macizas.

Se puede visitar y en lo alto, hay una terraza con unas preciosas vistas de la ciudad.

Como bien sabréis, si sois lectores del blog, nosotros somos de subir a todo aquello que sean miradores, terrazas o lo que sea que esté en altura, no así nuestros compañeros de viajes. Así que en esta ocasión nos separamos, y mientras que ellos se iban a ver el interior de la Iglesia de St. Johanniskirche, nosotros aprovechamos a subir a la torre.

Aunque las vistas desde la torre son impresionantes, nos llevamos una pequeña decepción, porque a ser navidades, estaba todo lleno de neones y luces que nos quitaban un poco la vista de la ciudad. Aún así, repetiríamos la experiencia.

En el interior del deposito de agua, han puesto varias fotografías y te van explicando de forma amena el funcionamiento de la torre y del depósito de agua. Es curioso encontrarse dentro de uno, ya que normalmente no tenemos la oportunidad de ver un depósito de agua desde el interior.

El precio de la entrada de los dos fueron 7€. Si te gustan las alturas, como a nosotros es muy recomendable.

Tras la visita a la torre del agua, nos reunimos con nuestros compañeros de viaje y buscamos un lugar dónde comer.

Volvemos a la Plaza de Am Sande, que es tan bonita que no podemos evitar seguir haciéndola mil y una fotos.

Aquí le hemos echado un ojo a un restaurante turco, con muy buena pinta.

Dónde comer en Lüneburg

Dónde comer en Lüneburg

Decidimos comer en un restaurante turco que se encuentra en la Plaza Am Sande.

Pedimos una ensalada para compartir y cada uno un plato. Estaba todo riquísimo, y fue muchísima cantidad.

Un sitio más que recomendable y donde se come genial. Pagamos 62,30€ por los cuatro (15,6€ por persona), con cervezas, agua y 5 platos. Y sobró mucha comida.

Tras la panzada a comer, seguimos visitando Lüneburgo, y es que aun nos quedan cosas por ver en esta ciudad que tanto nos está sorprendiendo.

Fachadas inclinadas, casas de entramado de madera, pequeños patios escondidos tras puertas abiertas, pasajes ocultos….. En fin, un sin fin de lugares que recomiendo descubrir en la ciudad de Lüneburg.

También vemos un escaparate de una tienda de café con unos ancianitos entrañables tomando el propio café. Dan ganas de entrar solo por el escaparate tan bonito.

Marktplatz

Paseando por la calle principal, con unos edificios preciosos, a cada cual más bonito, llegamos a la plaza central, Markplatz.

Conocida como la plaza del Mercado. En navidades acoge unos de los Mercadillos Navideños más bonitos, ya que está todo decorado con duendes y elfos, que hacen el deleite de los más pequeños.

El edifico mas representativo es el ayuntamiento, Un edificio medieval cuya fachada es espectacular y fue añadida en 1720, decorada con escudos de armas y tres hileras de estatuas.

La torre está coronada con 41 campanas de porcelana de Meissen y fueron colocadas en el aniversario 1000 de la ciudad.

En nuestra visita, cuando llegamos estaban dando un concierto de música clásica, desde uno de los balcones, aunque llegamos casi al final, fue una delicia escuchar aquella melodía con el entorno que nos rodeaba.

De camino al ayuntamiento nos llamó la atención una tetería, así que ahora regresamos para tomarnos un café o té bien calentito.

Dónde probar los típicas pastas scones

Johnson’s Coffee Tea & Scones Fine British Goods Cafè

Nos ha llamado la atención está cafetería-tetería, que además tiene tienda. Nos dejamos llevar y decidimos entrar. Cuando volvemos ya no hay sitios, aunque nos dicen que arriba tienen el salón que hay mesas disponibles.

Lo cierto es que damos una vuelta y están todas las mesas completas y mientras hacemos tiempo, decidimos pasar el baño.

Como ya sabéis que tenemos una flor en el culo para estas cosas, cuando nos vamos a ir, un grupo que estaba sentado en una mesa, nos dicen que ya se van a ir, que nos dejan la mesa libre. ¡Qué majos!

Y también como sabéis, somos unos envidiosos y vemos en otras mesas unas pastas típicas inglesas y decidimos pedirlas únicamente por hacer uso del bonito soporte donde lo traen. La vajilla tampoco se queda atrás y queremos llevárnosla a casa.

Las pastas típicas, son unos dulces ingleses denominados scones. son como un estilo a panecillos de mantequilla y muy suaves crujientes.

Nos gustan mucho. Pagamos 25€ por 3 cafés, un té y dos raciones de scones.

Tras el café calentito que nos ha entonado el cuerpo, seguimos paseando por Lüneburgo, con el mapa ya guardado y dejándonos sorprender.

Llegamos de nuevo a la Iglesia de St. Nikoai y esta vez visitamos su interior. Espectacular su interior gótico en ladrillo rojo.

Die Alte Raths-Apotheke

Paseando nos encontramos la Farmacia más antigua que se mantiene en funcionamiento desde 1598.  Aunque es bonita, no nos dice mucho ya que hemos visto otras farmacias más antiguas y más impresionantes. Siempre creemos que cada ciudad hace ostentación de algo, siendo «la más antigua, la más pequeña, la más grande….etc.

Cuentos de Navidad

En nuestro recorrido seguimos encontrándonos numerosos escaparates de cuentos de Navidad clásicos. A cada cual más bonito y con más detalle.

Grapengießerstr

Ya casi liquidando todo el recorrido por esta preciosa ciudad, llegamos a Grapengießerstr. Sin duda la calle más bonito de Lüneburg.

Aquí nos dedicamos a hacer varias fotos, y es que no podemos evitarlo. Se asoma la luna llena entre las nubes y le da un encanto mágico. 

Auf dem Meere

Finalizando nuestro recorrido por Lüneburg, nos damos cuenta que nos hemos saltado la calle donde se encuentra las casas más inclinadas de toda la ciudad.

Ya os contamos más arriba, que debido a la extracción subterránea de sal durante siglos, el suelo subterráneo de la ciudad ha ido decidiendo haciendo que las fachadas de las casa se abomben de forma curiosa. Aunque habíamos visto algunas casas inclinadas, y alguna torre inclinada, no esperábamos que fueran para tanto.

En esta calle, Auf dem Meere, podemos ver el abombamiento de una de las casas, que aunque en las fotos no se aprecia demasiado, os podemos asegurar que era bastante. En la foto de arriba Rafa se está apoyando en la pared marcando el surco de la misma.

German Salt Museum

Una de las cosas que nos faltó visitar fue el Museo de la Sal, pero ya no nos dio tiempo a más.  Queda apuntado para la próxima.

Y así pusimos fin a este maravilloso día recorriendo uno de los lugares más bonitos que hemos visto en mucho tiempo y volvimos a Hamburgo donde todavía nos esperaban más aventuras, pero eso es ya otra historia….

Guía de Hamburgo y Norte de Alemania

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *