Miranda do Douro

Tras nuestra visita por los Arribes del Duero llegamos a Miranda do Douro, puerta de entrada a Los Arribes do Douro, ya en la zona portuguesa.

Pues nosotros llegamos a Miranda do Douro con todas nuestras ilusiones puestas en disfrutar de la ciudad. Pero nuestro gozo en un pozo. Ahora os cuento…

Yo ya he estado en Miranda un par de veces y vi una pequeña parte de los Arribes con el barco que sale desde esta misma localidad. Concretamente éste, que es muy recomendable. Pero como os comenté en los preparativos me apetecía conocer otra zona y por eso cogimos el barco en la zona de Zamora.

Sea el barco el que cojáis, es algo imprescindible si queréis entender un poquito más sobre esta zona.

Miranda do Douro, o el día que perdimos las llaves y la paciencia

Pues llegamos a Miranda a una hora no muy tardía, con la idea de ver un poco la ciudad y comer en uno de sus famosos restaurantes el mítico bacalao dorado.

Pero los planes están para que los boicoteen. El caso es que aparcamos muy cerca de hotel, a unos 5 0 10 minutos caminando. Llegamos al hotel e hicimos el chech-in, y vimos que la calidad del hotel era menos de lo que esperábamos. Pero bueno al fin y al cabo era solo una noche y estaba decente.

El caso es que tenía una terraza que comunicaba con el resto de habitaciones. Y yo le dije a Rafa, que me daba un poco de cosa, que nos podían entrar desde otras habitaciones. Tampoco es que nos puedan robar mucho, porque no llevamos grandes cosas, y lo más valioso que tengo suele ser la cámara de fotos y la suelo llevar conmigo.

El caso es que Rafa guardó las llaves del coche. Y hasta ahí todo correcto.

Tuvimos que volver al coche a por algo y aquí ya empezó nuestra odisea y es que las llaves no aparecían por ningún sitio.

Revisamos las maletas, subimos a la habitación, revolvimos Roma con Santiago y que las llaves no aparecían por ninguna parte. Pensábamos que se nos habrían caído al sacar las maletas. Hicimos el recorrido al coche y de vuelta al hotel varias veces, mirando con lupa, incluso debajo de los demás coches por si se nos hubieran caído.

Decidimos visitar los lugares próximos por si alguien las localizaba y las dejaban por allí. Visitamos los bomberos, las tiendas cercanas, la oficina de turismo e incluso fuimos a la Guardia civil para avisar que las habíamos extraviado y por si alguien las encontraba.

Llamamos al seguro del coche y la única opción que nos daban era ponernos un taxi a Madrid para recoger alguna copia de las llaves. Descartamos esta opción porque las personas que justo tenían nuestras llaves, estaban de vacaciones y tuvimos que movilizar a otros familiares que fueran a su casa para buscarlas. Las llaves no aparecieron, de hecho han aparecido años después de lo bien guardadas que estaban.

Nosotros ya locos porque no sabíamos donde mirar y dónde buscar y desesperados porque eso suponía el fin del viaje.

Nos dieron las 5 o las 6 de la tarde y ya desesperados fuimos a comer algo, porque no habíamos comido con todo el lío.

Tras la comida, y algo más relajados volvimos a la habitación y volvimos a hacer otra revisión. ¡Y por fin aparecieron las llaves! resulta que Rafa al decirle yo que nos podían entrar por la ventana “escondió” las llaves en un bolsillo oculto en la maleta. Hecho que borró inmediatamente de su mente y no recordaba haberlas guardado!!! Si, es para matarle. Ahora nos reímos, pero vaya rato más malo pasamos.

Así que tras el pequeño gran susto, intentamos recuperar un poco el día, aunque ya estaba perdido. Pero intentamos visitar Miranda do Douro en lo que nos quedaba de día, que era más bien poco.

Qué ver en Miranda do Douro en un día

Miranda do Douro es Naturaleza y esto es así porque se encuentra en un espacio protegido, en el Parque Natural do Douro Internacional y a pocos metros el Parque Natural de Arribes del Duero, que aunque debería ser un único parque natural, por temas administrativos no es así.

Por ello nuestra primera visita es observar este precioso entorno desde uno de sus miradores.

Mirador de la Catedral

Es un bonito mirador desde donde tenemos unas vistas espectaculares, una vez más, de Los arribes do Douro.

Mirador de la Catedral
Vistas del río Duero separando España y Portugal desde Miranda do Douro

Restos de la muralla

Podemos caminas por su antigua muralla.

Se trata de una  muralla pre-románica, la cual contenía un antiguo castillo gótico.

Hoy podemos disfrutar de un tramo y recorrer gran parte de la ciudad.

Un imprescindible si visitas Miranda do Douro, ya que desde aquí tenemos buenas vistas de algunos de sus puntos más importantes.

Caminando por la muralla de Miranda do Douro
Restos de la muralla de Miranda do Douro, Portugal

Catedral de Miranda do Douro

A pesar del pequeño tamaño de esta localidad portuguesa, Miranda do Douro tiene catedral. Y es que fue durante dos siglos sede episcopal, aunque en el siglo XVIII se trasladó a Bragança.

Catedral de Miranda do Douro

La catedral es de estilo manierista, suele estar abierta y su acceso es gratuito. Construida en el siglo XVI, es el templo más grande la región de Tras-os-Montes y Monumento Nacional de Portugal desde 1910.

En el suelo destaca la lápida del obispo Aleixo de Miranda Henriques, lugar indicado para que todo el mundo la pise, por el hecho de haber abandonado la ciudad llevándose la sede episcopal a Braganza. Su lápida hoy sigue siendo el resultado de la venganza mirandesa.

Aunque nosotros continuamos recorriendo la zona de la muralla y vimos cómo se ponía el sol. De todas formas y las horas que eran, la Catedral se encontraba cerrada, por lo que nos queda pendiente para una próxima visita a la zona.

Catedral de Miranda do Douro
Catedral de Miranda do Douro
Catedral de Miranda do Douro desde la muralla
Muralla de Miranda de Douro. Es posible recorrer un tramo de la misma

Iglesia de los Padres Trinos

La iglesia de los padres Trinos, corresponde a una edificación barroca de los frailes descalzos de la Santísima Trinidad. Tiene una bella fachada barroca y actualmente es un edificio dedicado a la actividad cultural.

Iglesia de los Padres Trinos, Miranda do Douro
Iglesia de los padres Trinos, Miranda do Douro, Portugal

Ruinas del Palacio Episcopal

Cerca de la Catedral encontramos lo que son las ruinas del Palacio Episcopal. Hoy se encuentra incorporado a un agradable espacio lo que nos permite pasear por lo que fue el claustro y el resto de instalaciones del palacio.

Puerta de Nossa Senhora do Amparo

En Miranda do Duero existían 4 puertas de acceso a la ciudad. Una de las mejores conservadas se trata de la puerta de Nossa Senhora do Amparo.

Una de las puertas de acceso a la ciudad, Puerta de Nossa Senhora do Amparo en Miranda do Douro
Puerta de Nossa Senhora do Amparo, Miranda do Douro
Calles de Miranda do Douro

Iglesia de la Misericordia

Esta iglesia tiene una portada sencilla y un interior en el que destacan varios altares barrocos. Es obra de los siglos XVI y XVII

Iglesia de la Misericordia

Ruinas del Castillo y Alcazaba de Miranda do Duero

A lo largo de los siglos el Castillo de Miranda do Douro ha sido testigo de los numerosos ataques y desencuentros entre España y Portugal, sufriendo diversos asedios y ataques y finalmente acabó sucumbiendo a una explosión en 1762.

Restos del castillo y Alcazaba de Miranda do Douro, Portugal

Fue mandado construir por el Rey Diniz, convirtiéndola en una villa amurallada presidida por un robusto castillo en su extremo noroeste.

Torre del Homenaje parcialmente derruida del castillo de Miranda do Douro

La renovada villa se convertía a finales del siglo XIII en la principal representación territorial de esta zona periférica.

Lo que queda del Castillo de Miranda do Douro en Portugal

Miranda viviría su peor ocasión cuando, en nuevo asedio durante la Guerra de los Siete Años o Guerra Fantástica, el pañol de armas del castillo explotó dejando una ciudad inerme ante el ataque de los españoles. Ya definitivamente destruido, el castillo de Miranda aún jugaría su papel durante las Guerras Peninsulares o de Independencia contra los invasores franceses, ya entrado el siglo XIX.

Restos del Castillo de Miranda do Douro, Portugal

Actualmente se conserva la torre del homenaje parcialmente derruida, así como parte de los lienzos de la muralla y el pozo en el centro del patio de armas.

Museu da Terra de Miranda

El edificio en el que se encuentra el museo es del s. XVII, y era la antigua Domus Municipalis de Miranda do Douro, que también sirvió de cárcel.

Es un museo arqueológico que abarca diferentes periodos históricos. También alberga una gran colección etnográfica de la región transmontana, donde lo más destacado es la zona dedicada a Miranda.

Monumento a los Mirandeses

Esta bonita escultura se encuentra en la plaza João III, justo enfrente de la Cámara Municipal. Se trata de dos estatuas realizadas en de bronce, cuya representación es un hombre y una mujer de tierras mirandesas ataviados con los trajes típicos regionales de la zona rural.

Lo más característico del traje es la llamada “capa de honras”, compuesta por tres piezas: La capa, una especie de toquilla sobre los hombros y un gran capuchón; es el elemento etnográfico más característico de la meseta mirandesa.

La escultura fue realizada en el año 2006 por José Antonio Nobre.
Calles de Miranda do Douro
Hasta aquí los que creemos que son los monumentos más imprescindibles que hay que ver en Miranda do Douro en un día, pero también te recomendamos que te pierdas, literalmente por sus calles.
Como siempre contamos, perderse por un lugar es la mejor manera de descubrirlo.
En los restos del castillo de Miranda do Douro
Vistas desde el mirador de la Catedral en Miranda do Douro, Portugal
Recorriendo las murallas de Miranda do Douro

Otro de los imprescindibles que no te puedes perder en Miranda do Douro es hacer el crucero ambiental por los Arribes.

Nosotros no lo hicimos, porque yo ya lo he hecho en una ocasión anterior y en este viaje realizamos el de Aldeadávila de la Ribera. Elijas el que el elijas, es imprescindible hacer al menos uno.

Te recomendamos hacer este tour en la zona de Portugal

Miranda do Douro de noche

Si tenemos oportunidad, merece la pena pasear por Miranda cuando cae la noche y la ciudad se ilumina.

Estatua que podemos ver en el centro de la localidad y que representa a dos mirandeses con la indumentaria tradicional de la región, en la que destaca la “capa de honras mirandesa”.

Los visitantes posiblemente hayan abandonado el lugar, y eso le confiere una paz y una tranquilad a las calles de Miranda, que no se consiguen en cualquier otro momento del día.

Nosotros recorremos sus calles y volvemos a los lugares por los que ya hemos pasado, para verlos iluminado de noche.

 

Y tanto paseo nos ha abierto el apetito.

Bueno la realidad es que no tenemos mucho hambre porque terminamos de comer a las 6 de la tarde. Pero no podemos dejar de probar el Bacalao dorado típico de la zona.

¿Nos vamos a probarlo? Claro que sí.

Dónde probar el Bacalao dorado y otros platos típicos de Miranda do Douro

O Mirandés

En Miranda hay varios restaurantes donde posiblemente sea todos igual de buenos, pero os voy a recomendar en el que estuvimos nosotros y que a su vez nos habían recomendado.

El restaurante se llama O Mirandés, fuera del casco histórico, pero muy cerquita. Miranda es pequeñito y se recorre fácilmente en pocos minutos.

¿Dónde comer en Miranda do Douro? Restaurante O Mirandés
Bacalao dorado en el restaurante O Mirandés. Muy recomendable
La cuenta y lo que nos sobró del restaurante O Mirandés

Os puedo asegurar que con este plato coméis. Nosotros somos de buen comer. Y aunque en la foto parece más pequeño de lo que es, nosotros terminamos a reventar y como veis en la última foto, pedimos para llevar lo que nos sobró. Eso fue nuestra comida el día siguiente.

Tras el intenso día y no precisamente de turismo, nos fuimos a dormir. Eso si la barriga llena está un rato….

Mañana continuamos ruta por Portugal.

Mapa con los lugares qué ver en Miranda do Douro en un día

Ruta de 13 días en coche, saliendo desde Madrid y recorriendo Salamanca, Galicia y una breve pincelada de Portugal.

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.