El Parque Natural de los Arribes del Duero es una zona que comprende el recorrido del Río Duero haciendo de frontera natural entre Portugal con su frontera española entre Salamanca y Zamora. El Río Duero se encajona formando los cañones más profundos y extensos -casi un centenar de kilómetros- de toda la Península Ibérica

Hoy vamos a descubrir los miradores más bonitos de los Arribes del Duero.

Qué ver en los Arribes del Duero

La zona de los Arribes del Duero es una extensa zona que va desde Salamanca y Zamora hasta llegar a la zona de  Portugal de Miranda do Douro.

Aunque hay múltiples opciones para recorrer los arribes del Duero, la más recomendable es en coche pues podemos ir eligiendo dónde parar a nuestro ritmo y según nuestros gustos y necesidades.

Otras de las mejores opciones es coger alguno de los barcos que nos llevan por el interior del cañón que forma el Río Duero, haciendo de frontera natural con el país luso.

Hay dos barcos que hacen un pequeño recorrido y son en la parte portuguesa, en Miranda do Douro (que ya hicimos hace unos años) o en la parte española, en Aldeadávila de la Ribera, en Salamanca. Es a esta última a la que nos dirigiremos, ya que yo por mi parte ya conozco la zona de Miranda do Douro, y aunque lo visitaremos en este viaje más adelante, el barco lo vamos a coger en la zona de Salamanca.

En barco recorriendo los Arribes del Duero

Aldeadávila de la Ribera

Aldeadávila de la Ribera es un pueblo que se sitúa a unos 100 km de Salamanca.

Miguel de Unamuno lo llamó “El corazón de las Arribes” y así se le conoce desde entonces. En Aldeadávila hay un montón de actividades para hacer, pero la que más destaca es el crucero fluvial Corazón de Los Arribes. 

Lo primero que hacemos al llegar a Aldeadávila de la Ribera, nos vamos a la oficina de información turística, donde nos indican que tenemos que ir al embarcadero, que se encuentra en la Playa del Rostro. Una playa fluvial que han habilitado para poder disfrutar del Parque Natural de los Arribes del Duero.

Paseo en Barco por los Arribes del Duero

*A día de hoy veo que hay más opciones de barcos, con diferentes duraciones según el barco que elijas, por lo que te recomendamos reservar alguno de estos tours*

En nuestro caso, sacamos los tickets para el barco y esperamos a que saliera en apenas unos minutos.

Nuestro recorrido era de una hora aproximadamente y el recorrido va desde el embarcadero de la playa del rostro hasta más o menos la presa de Aldeadávila de la Ribera, donde el barco da la vuelta y vuelve al embarcadero.

Durante todo el recorrido hay un guía que nos va explicando todo lo que vemos, el tipo de fauna y flora que hay en los diferentes lados del río, que aunque nos parezca increíble es completamente diferente.

La visita en el barco se hace un poco agobiante porque va todo el mundo sentado y apenas puedes hacer fotos, pero el entorno es maravilloso.

Os recomendamos que cojáis alguno de los barcos, porque es totalmente imprescindible.

También se puede alquilar un kayak. nosotros no lo hicimos, pero la experiencia tiene que ser increíble al recorrer estos cañones en canoa.

Cascada Pozo de los Humos

Una de las visitas que teníamos apuntadas en esta zona de los Arribes del Duero, era realizar una pequeña ruta de senderismo y visitar la Cascada del Pozo de los Humos. Pero en la oficina de turismo nos han dicho que al ser época estival, no lleva apenas agua y está completamente seca, por lo que no merece la pena acercarse hasta ella.

Una lástima, pero lo apuntamos como pendiente para volver.

Si tienes oportunidad y viajas en otra época que no sea verano, no te la pierdas porque merece mucho la pena.

Visita en barco por los Arribes del Duero

Una vez en el barco el guía nos va explicando que el Río Duero hace de frontera natural entre los dos países pero mucho más de ello hay más diferencias.

Nos habla que independientemente de nacionalidades, ya que la naturaleza no entiendo de eso, el Duero hace barrera geografía con diferente flora y fauna según sea un lado o el otro del río.

En una zona da más el solo que en la otra por lo que existe una gran diversidad de plantas y animales entre una zona y otra. Todo esto se ve favorecido por la orografía especial del terreno que provoca que se tenga un clima muy singular.

Hay algunas especies de plantas, que sólo crecen en esta zona. La zona es de especial protección para las aves, zona especial de conservación y reserva de la biosfera.

La diversidad de la zona fue lo que llevó al parque ser declarado parque natural. Encontramos gran variedad de animales, como la cigüeña negra, el buitre leonado, el buitre común, el águila real o el águila perdicera. Así como también nutrias, zorros, lobos….

En el recorrido el guía nos va indicando donde encontrar unos y otros animales. En un momento dado nos muestra un nido de buitres, y con el zoom de la cámara podemos distinguirlos. Lástima que las fotos no salieron como nos gustaría. Pero es toda una experiencia, ver como los buitres van sobrevolando sobre nuestras cabezas y cómo van consiguiendo alimento para sus crías.

Nos cuentan como curiosidad, que como buenos depredadores, en la época de cría suelen tener dos crías, pero siempre dejan morir a la más débil, la que menos posibilidades tiene de sobrevivir. Éste es uno de los motivos que sea una especie en peligro de extinción y que dentro del Parque Natural de los Arribes del Duero, están intentando controlar, intentado recuperar esas crías antes de su final fatal.

El paseo en barco es muy agradable y además aprendemos un montón sobre toda la zona de los Arribes del Duero. Y aunque estemos en los meses más cálidos del año, como Julio y Agosto, la sensación en el barco es agradable ya que corre una ligera brisa durante todo el trayecto y no se pasa calor en ningún momento. Eso si, gorras y protección solar son inevitables ya que el techo es de cristal.

Tras la visita con el barco por el río, decidimos ver los arribes desde su parte más alta. Ahora si, vamos a visitar los mejores miradores de los Arribes del Duero.

Los mejores miradores de los Arribes del Duero

No visitamos todos los miradores, ni muchos menos, pero si visitamos los que nos quedaban más o menos cerca de la ruta que llevábamos pensada y que creemos que son los mejores miradores de los Arribes del Duero.

Aquí te dejo una fotografía con algunos de los miradores accesibles, de los cuales, algunos los visitaremos en los próximos días:

Te contamos los miradores que visitamos nosotros:

Mirador del Fraile

El primer mirador que visitamos es el mirador del Fraile. Se encuentra en Aldeadávila de la Rivera y tenemos que recorrer unos 2km por una estrecha senda (que también se une con alguna ruta de senderismo), de unos 2 km aproximadamente hasta el mirador.

No sabemos si es porque es el primer mirador que visitamos en los Arribes del Duero, pero nos impresiona tanto que desde el minuto cero se ha convertido para nosotros en uno de los mejores miradores de los Arribes del Duero.

Los cañones se abren hasta casi una altura de 400 metros desde el nivel del agua a la parte más alta, por un lado y por el otro, vemos el agua embalsamada en la presa.

Todo un espectáculo de la naturaleza sin paragón y donde no podemos parar de hacer fotos, a un lado y al otro.

Mirador del Picón de Felipe

Para llegar al Mirador del Picón de Felipe hay que recorrer un pequeño sendero y al final llegamos a una roca enorme. Desde aquí tenemos unas vistas espectaculares.

Pero si continuamos un poco, llegamos al mirador propiamente dicho, y aquí si que son las mejores vistas de los Arribes del Duero.

La verdad que es un poco complicado elegir el mejor mirador, porque cada uno que visitamos tiene unas vistas igual de impresionantes que el anterior.

El mirador del Picón de Felipe es el mirador más famoso de Aldeadávila de la Rivera y os aseguramos que también es uno de los miradores más bonitos de los Arribes del Duero.

Recibe este nombre, porque según cuenta la leyenda, un pastor del pueblo, llamado Felipe, estaba enamorado de una joven, que veía en el lado portugués Bruço. Desesperado por la situación, empezó a picar la piedra, con sus propias manos con la intención que se derrumbara y así poder de crear un puente para poder llegar al otro lado del río.

Leyendas aparte, el mirador es impresionante debido a la altura a la que se encuentra y hay una espectacular panorámica de la presa de Aldeadávila de la Rivera.

En este mirador a diferencia del Mirador del Fraile, está más en vertical respecto a la presa y la vemos de mejor forma, que desde el otro que la veíamos de forma lateral.

Aún así, las vistas son impresionantes desde ambos miradores.

Mirador de la Presa de Aldeadávila de la Ribera

Una pareja con la que hemos coincido en uno de los miradores, nos han dicho que vienen del mirador de la Presa. Mirador que no teníamos apuntado y que nos recomiendan que subamos. Así que nosotros, que hacemos caso de todo lo que nos dicen, les hacemos caso y para allá que nos vamos.

El recorrido es sinuoso, por una carretera que aunque asfaltada, nos hace ver los reveses que hay que recorrer hasta llegar hasta arriba.

Pero que no os asuste, porque mientras el coche tire, no hay problema y es carretera asfaltada en todo momento, aunque las curvas son muy cerradas y dudamos mucho que quepan dos vehículos en doble sentido. Pero creednos que merecen muchísimo la pena las vistas desde arriba.

Llegamos a lo que es la Central hidroeléctrica de Aldedávila de la Ribera I y II, donde un montón de ruido de las  máquinas de alta tensión, rompen el silencio del lugar.

Pero no podemos evitar asomarnos. Aunque el mirador todavía no está aquí, sino que tenemos que coger el coche y todavía seguir subiendo un poco más por una carretera, mucho más sinuosa.

Pero hacernos caso, seguid subiendo.

Llegareis literalmente a estar “sobre” la presa, en perpendicular. Y es que no todos los días se tiene la oportunidad de ver un espectáculo así.

Con esto damos una breve pincelada a una zona que se merece mucho más que un día, así que lo dejamos pendiente para venir en un futuro y con mucho más tiempo para descubrir otros de los mejores miradores de los Arribes del Duero.

Presa de la Almendra y mirador de la Presa de la Almendra

Continuamos con la ruta y llegamos a lo que llaman el Mar de Castilla. Nos referimos a la presa de la Almendra.

La Presa de la Almendra es una impresionante presa, también conocida como salto de Villarino.

Constituye la presa más alta​ y el tercer embalse por capacidad de España, siendo uno de los más extensos.

La presa de la Almendra es la más alta de España con una altura de 202 metros y una longitud de 567 metros.

En la parte más alta de la presa hay una pequeña zona donde poder dejar el coche y así poder caminar sobre la presa y ver la magnitud del proyecto.

Vemos el agua estancada, como si efectivamente, fuese un mar inmenso. Por eso lo llaman el mar de Castilla, cuyo apodo estamos completamente de acuerdo.

Vemos cómo cae con fuerza el agua por una pequeña abertura en uno de los laterales. Ojalá abrieran la presa en este momento. Debería ser increíble verlo en su pleno esplendor. Pero nos tenemos que conformar con ver el “chorrillo”

Una vez que nos cansamos de admirar el Mar de Castilla, ponemos rumbo al último destino del día, donde haremos noche, Fermoselle, ya en la provincia de Zamora.

Mapa con los mejores miradores de los Arribes del Duero

Ruta de 13 días en coche, saliendo desde Madrid y recorriendo Salamanca, Galicia y una breve pincelada de Portugal.

 

*Recuerda*
Este blog siempre será gratuito. en ocasiones habrá enlaces patrocinados. A ti no te cuesta nada reservar a través de ellos y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog. ¡Muchas gracias!
Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.