Nuevo día en Dinamarca, pero hoy decidimos salir de Copenhague y nos vamos a Helsingor, a conocer el castillo de Hamlet, aunque su nombre real es el Castillo de Kronborg.

Uno de los castillos más bonitos y espectaculares de Dinamarca y de toda Europa.

Con la Copenhague Card, tenemos incluido el transporte y la entrada al Castillo, así que habrá que ir el lugar donde Shakespeare situó a los personajes de Hamlet ¿no?

Como ir al Palacio de Kronborg

Su ubicación exacta es en el límite norte de Dinamarca con Suecia.  Pero antes de convertirse en lo que hoy día se conoce como el castillo de Hamlet, existía una pequeña fortaleza desde 1420.

El Palacio de Kronborg se encuentra en Helsingor, una ciudad al norte de Dinamarca. Se encuentra a 46 km de Copenhague.

Se puede ir en coche y el trayecto es de unos 40 minutos.

También se puede ir en tren. Nosotros al no disponer de coche en Dinamarca, es la manera que elegimos.

Los trenes salen de la estación Central de Copenhague con una frecuencia de 20 minutos y el tiempo de llegada es aproximadamente de una hora, por lo que no tienes excusa para no ir a conocer el Castillo de Hamlet. En dicha obra, el palacio de Kronborg tiene la denominación de «Elsinore».

Desde la estación tocará andar poco más de un kilómetros hasta llegar a la fortaleza que se sitúa en la punta este de Dinamarca.

En nuestra visita llegamos pronto a Elsinor y estaba muy tranquilo. Apenas nos encontramos a nadie en el paseo desde la estación al Castillo y todas las tiendas aún no han abierto.

Un poco de historia

El castillo actual corresponde a la época de Federico II, quien a finales del siglo XVI convirtió el viejo castillo del siglo XIV en otro bello ejemplo del Renacimiento danés.

El castillo ha sido incluido dentro de la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad y motivos no le faltan, porque es uno de los castillos más bonitos que hemos visto en mucho tiempo.

En nuestra visita nos tiramos largo tiempo observando la entrada y la fachada principal admirando el estilo renacentista danés, que para nosotros, es la primera vez que lo escuchamos.

Cuando visitar el Castillo de Kronborg

Cualquier época es buena para visitar el castillo de Kronborg, pero sin duda la mejor opción si quieres ver en directo una representación de la obra de Shakespeare es en el Festival Shakespare. Un festival que tiene lugar en agosto y donde se reúnen las mejores compañías de teatro Escandinavia y del resto de Europa.

Shakespeare festival

El escenario se sitúa justo enfrente del foso de la fortaleza, que queda iluminada por detrás mientras se escenifican algunos de los más famosos dramas de Shakespeare.

En nuestra visita y sin saberlo, tuvimos la suerte de disfrutar de este festival y nos fuimos encontrando diferentes representaciones de la obra en las diferentes estancias que íbamos visitando.

El problema fue que no somos muy duchos en inglés y no nos enteramos de mucho. Pero por lo demás, una experiencia que merece mucho la pena, sobre todo ver a los actores interpretando los papeles principales de la obra.

Por otro lado, vas visitando las diferentes estancias que componen el castillo. Nosotros no cogimos la visita guiada porque no había en español (creo recordar que no había en nuestra hora y la siguiente era por la tarde). Infórmate de los horarios antes de ir. Por lo que íbamos un poco a nuestro aire descubriendo cada sala.

Algunas salas, como esta nos recuerdan a otros castillos que hemos visitado en otros viajes, como el Castillo de las Damas de Chenonceau, en el Valle del Loira.

Como curiosidad justo en frente de donde está el castillo de Elsinor,  se encuentra la ciudad de Hensinborg, ya perteneciente a Suecia, aunque nosotros no lo visitaremos en este viaje por falta de tiempo.

Suecia y Dinamarca separadas por un mar
Mirando con nostalgia a Suecia y sabiendo que aún no ha llegado el momento de conocernos.

Cuando hicimos el free en Copenhague, el guía nos contó que una de las tantas veces en las que han sido conquistados los daneses, fue en un Invierno muy frío, donde los Suecos cruzaron la zona del estrecho ya que estaba congelado y lo cruzaron a pie.  Como les pillaron desprevenidos, conquistaron Herlsingor sin esfuerzo.

Las batallas que tuvieron lugar se conocieron como la Gran Guerra del Norte, que tuvo lugar entre 1700 y 1721.

Antes de irnos, no podemos evitar pasar por la tienda del museo para ver qué cosas venden (puro cotilleo) y no puedo evitar ponerme una corona de princesa.

Una pena que no tenga ninguna princesa cerca a la que regalársela, porque es una monada.

Una vez que visitamos el castillo volvimos a la estación de trenes, pero con calma y descubriendo calles de Helsingor, que a estas horas ya está muy animado.

Es bastante chulo y nos recuerda a otros lugares de Europa como Bremen o Bélgica.

Siempre encontramos algún mural chulo que fotografiar y en este caso no es menos.

Encontramos este precioso mural sobre la llegada de uno de los barcos cargados de objetos preciosos procedentes de tierras lejanas.

Las casitas de Helsingor tienen su encanto, no vamos a negarlo.

Con este paseo ponemos fin a la visita a El Castillo de Hamlet en Elsinor y regresamos a Copenhague para seguir descubriendo esta ciudad, pero eso os lo cuento en las próximas entradas.

Si prefieres realizar una excursión, te recomendamos ésta.

*Recuerda* Este blog siempre será gratuito. En ocasiones tenemos enlaces de afiliados, que a ti no te cuestan nada, pero a nosotros nos ayuda mucho con el mantenimiento de este blog.

Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *