Uno año más llega Diciembre y con él, el cambio de año y ya más por costumbre que por otra cosa, traigo el resumen del año, como ya hice en años anteriores (2017, 2018, 2019) Posiblemente no leas esto, como cada año, pero no me importa. Este post principalmente lo escribo para mi y seguramente lo vuelva a leer dentro de un tiempo. Si has llegado hasta aquí y te interesa lo que escribo, ¡Bienvenido!

Como bien sabéis el año 2020, ese en el que tantas expectativas teníamos y tantos sueños e ilusiones puestas en este año, este año bisiesto, que tan bonito nos parecía  y que nada más comenzar el año nos dio la vuelta a nuestro mundo conocido para ponerlo todo patas arriba.  Este año, se podría decir que respecto a los viajes, ha sido el más parado de la historia de cualquier viajero. No obstante y a pesar de todo lo que ha pasado en este año, me siento agradecida, porque tengo salud y tengo trabajo y estoy rodeada de las mejores personas que pudiera tener, y eso, es lo más importante.

Resumen viajero en un año pandémico

Este año, aunque no haya habido grandes viajes, hemos aprendido mucho. Hemos aprendido a permanecer en casa fines de semana, puentes y vacaciones, a vencer el aburrimiento y nos hemos vuelto más creativos. Hemos aprendido a hacer deporte de manera diaria y a comer mejor, pero sobre todo hemos aprendido a valorar muchísimo todo lo que tenemos a nivel familiar, personal, laboral y a valorar muchísimos más lo que tenemos al lado de casa.

Un año duro, sin duda alguna, quizá el más duro que nos haya tocado vivir nunca en nuestras vidas, y quizá por la dureza de lo que hemos vivido hemos aprendido muchísimo.  No se si era necesario este golpe tan duro, pero es el año que nos ha tocado.

Con todas estas reflexiones quiero hacer un resumen de lo que ha sido este año en cuanto a viajes. No ha habido muchos ni muy lejos, pero si pocos e intensos y sobre todo muchas escapadas cercanas «al lado de casa».

Enero

Empezábamos con muchas ganas el año, con la idea de viajar a Japón este año. Como acabábamos de pasar unos días en Hamburgo, hemos decidido quedarnos en casa. Así que en enero, toca guardar dinero y por ello no nos vamos de viaje (pobres ilusos…).

Castillo de Guadamur

Hace tiempo que en nuestra lista de sitios pendientes cerca de Madrid, teníamos visitar el Castillo de Guadamur y ese lugar sacado de otro planeta que ha protagonizado muchos anuncios, nos referimos a las barrancas de Burujón.

Aquí podéis leer la visita al castillo y las barrancas de Burujón

Unos días más tarde y de casualidad descubrimos una antigua finca que era lugar de residencia de la nobleza en el siglo XVII y XVIII, que utilizaba algunos aristócratas para retirarse a las afueras de Madrid.

Así que pusimos rumbo a descubrirla. A pesar del abandono en el que se encuentra, nos sorprendió mucho y nos prometimos volver en primavera para verlo en plena explosión de color.

Jardines de la Quinta del Duque de Arco

Visita a la quinta del Duque de Arco

Febrero

En Febrero no hacemos mucho, aunque unos días antes de que se desatara todo, fuimos a Arganda del Rey a ver la recreación de la batalla del Jarama. Una recreación que hacen cada año sobre esta cruel batalla que tuvo lugar en uno de los muchos episodios de la guerra civil española.

Búnker de la Guerra Civil en Arganda del Rey
Trincheras de la Guerra Civil en Arganda del Rey

Nos cuentan cómo fue la batalla, cómo se desarrolló, la convivencia entre ambos bandos en los periodos de contienda.

También pudimos visitar uno de los búnkeres que hay en Arganda del Rey así cómo las trincheras y la cueva de los carabineros. Una cueva que se conserva en perfecto estado.

Aún no hemos hablado de esta entrada en el blog, pero hemos visitado otros búnkers (Búnker Blockhaus 13 y Búnker del Parque del Capricho)

Marzo, Abril, Mayo

Confinamiento. Creo que con esta palabra todos sabemos lo que nos pasó.

En Mayo, nos dejan salir por primera vez en tres meses y nos volvemos locos a hacer fotos a nuestros paseos, a las flores que antes no prestábamos atención, a los atardeceres. Pero no podemos alejarnos más de 1 kilómetros de nuestros domicilios.

Junio

Las restricciones de movilidad se van relajando y podemos movernos un poco más.

Vuelven los reencuentros con familiares y amigos.

Ya podemos acercarnos al centro de nuevo.

Aprovecharemos a visitar el centro de la capital muchas veces, y a visitar nuestra propia ciudad como si fuéramos turistas.

Visitamos el Museo de historia de Madrid, ese gran edificio barroco que siempre nos ha llamado la atención cuando hemos pasado por delante.

Julio

En Julio hacemos la primera escapada post-confinamiento y vamos a conocer Guadalajara.

Una excursión de un día desde Madrid, que nos deja muy buen sabor de boca, sobre todo con el interior del Palacio del Infantado, un palacio de estilo gótico isabelino del siglo XV, cuyo Patio de los Leones nos fascina.

Agosto

Aprovechamos a ver algunas exposiciones en Madrid. Si algo bueno tiene esta pandemia, es que museos y exposiciones están vacíos, por lo que podemos salir sin aglomeraciones y disfrutar de nuestras salidas.

Vamos a visitar la Exposición de flores Gigantes del Parque del Retiro.

También visitamos nuevos museos. En esta ocasión vamos a ver la Exposición del Reencuentro en el Museo del Prado.

Cómo visitar el Museo del Prado en tiempos del Covid 19

Ya avisamos que vimos nuestra ciudad como auténticos turistas.

Septiembre

Septiembre llega y tenemos un poco más de movilidad. Decidimos salir de Madrid unos días, para desconectar y como la gran mayoría de los españoles, elegimos el norte para pasar nuestras vacaciones.

Volvemos a Cantabria donde descubrimos lugares nuevos y regresamos a otros en los que ya habíamos estado, para verlos de una manera diferente y siempre detrás de una mascarilla.

En el viaje de ida, decidimos aprovechar el viaje y paramos en Aguilar de Campoo para conocer el Museo del románico situado en el interior del Monasterio de Santa María la Real, aunque lo que realmente nos ha llevado hasta aquí es su precioso claustro.

Aunque tenemos que confesar que Aguilar de Campoo nos ha gustado mucho más de lo que hubiésemos imaginado.

Continuamos ruta y hacemos alguna parada más por el camino, para llegar finalmente a nuestro alojamiento en Cabezón de la Sal.

Nos da tiempo a regresar y hacer una ruta por el Parque Nacional de las Sequoias de Cabezón de la Sal.

Sequoias en el Parque Natural de Cabezón de la Sal, Cantabria

El siguiente día hacemos la conocida Ruta del Faro del Caballo de Santoña.

La ruta se nos complica y terminamos haciendo muchos kilómetros, pero eso os lo contaré en la entrada correspondiente a ese día.

El tercer día de ruta subimos a los Picos de Europa, al mirador de Fuente Dé y hacemos una ruta desde el teleférico por la montaña.

Después vamos a Potes, uno de los pueblos más bonitos de Cantabria.

El cuarto día del viaje vamos a conocer un panteón que es iglesia, como si nos hubiésemos trasladado a Grecia,  conocido como la Iglesia de San Jorge.

Por la tarde visitamos Liérganes, otro de los pueblos más bonitos de Cantabria.

Y finalizamos la tarde en la playa y viendo atardecer en el Faro de Ajo. El faro que se ha puesto de moda en Cantabria porque lo ha pintado, con su característico diseño el grafitero Okuda (Aquí visitamos otra de sus obras en Madrid)

El quinto día de viaje, visitamos el Laberinto de Villapresente, un laberinto en el que nos perdimos durante 2 horas.

Volvimos a Santillana de Mar, para verla prácticamente vacía y pudimos visitar la Colegiata. Una autentica maravilla, que nunca habíamos tenido oportunidad de visitar.

Después de comer, vamos a conocer Suances, por la espinita que se nos quedó la primera vez  y nos quitamos el mal sabor de boca conociendo la Playa de los Locos, aunque desde las alturas por encontrarse al límite de aforo.

Visitamos Cobreces, que no nos llama mucho la atención y decidimos finalizar el día en San Vicente de la Barquera. Volver a pasear por sus calles siempre es un placer.

Para el sexto día en Cantabria, decidimos hacer turismo de interior, y nunca mejor dicho, vamos a visitar las cuevas de La Moneda y del Castillo. Yacimientos arqueológicos de gran valor histórico, y también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ya que estamos en Puente Viesgo, no podemos dejar de visitar este pequeño pueblo. Aunque no tiene gran cosa salvo sus balnearios, a los que no conseguimos entrar, por encontrarse el aforo completo.

Por la tarde regresamos a Santander, aunque esta vez no nos sale nada bien y perdemos la tarde buscando algo que no existe.

Para quitarnos el mal sabor de boca, conseguimos llegar a ver el atardecer al Faro de Cabo Mayor.

El penúltimo día del viaje, visitamos otro de los pueblos más bonitos de Cantabria, Bárcena Mayor.

Somos tan madrugadores que apenas encontramos a nadie por el pueblo.

Después visitamos otros dos pueblos preciosos que nunca antes habíamos hablar de ellos. Riocorvo y Cartes.

Eso si son tan pequeños, que enseguida los hemos visto.

Finalizamos el día en Comillas, donde curiosamente, vuelven a darnos con la puerta en las narices al intentar visitar en la Universidad de Comillas (La primera vez fue ésta)

El último día en Cantabria vamos deshaciendo el camino de vuelta a casa y como hicimos el primer día, iremos añadiendo puntos en el mapa.

La primera parada es Reinosa, para ver el Oso de Okuda. Una obra de este artista que tanto nos gusta.

Continuamos hacia Fontibre, para ver el Nacimiento del Río Ebro. Nos sorprende como un río con ese caudal y esa importancia que atraviesa prácticamente España de lado a lado, puede nacer en este lugar tan tranquilo.

Después visitamos uno de los pocos castillos que quedan en pie en Cantabria, el Castillo de Argüeso, aunque vamos muy justos de tiempo y no lo visitamos por dentro.

Después ponemos rumbo a la ciudad romana de Juliobriga. Juliobriga fue la ciudad romana más importante de las 9 fundadas en Cantabria.

Como broche final a este viaje, paramos en Burgos a comer, como ya hemos hecho otras veces.

Aquí finalizamos el viaje y de este año que ha servido para despejarnos un poco de la situación y hacernos cargar pilas para los meses que nos quedan.

Aunque parece que hemos estado mucho tiempo fuera, sólo ha sido una semana, por lo que aún nos quedan días de vacaciones.

Y nos hemos propuesto no parar en casa mucho, porque dentro de pocos nos van a volver a encerrar, así que tenemos que aprovechar hasta el último día. Eso si, siempre manteniendo las medidas de seguridad, manteniendo las distancias, con mascarilla siempre y usando gel.

Visitamos el museo Thyssen, prácticamente solos.

Otro día volvemos al palacio de Aranjuez que visitamos hace tiempo ya y podemos visitarlo casi en soledad.

Los jardines igual. Apenas nos encontramos con gente. Lo único bueno que está teniendo esto del Covid, es que los lugares que visitamos están prácticamente vacíos.

Si hemos dicho que aprovechamos a visitar museos, es porque nos lo hemos tomado en serio y tenemos que aprovechar que estamos de vacaciones para poder hacer todas estas visitas que no podemos hacer entresemana, así que reservamos una visita guiada a la casa Museo de Lope de Vega.

Y como nos hemos quedado con ganas de más, también visitamos la que denominan la Capilla Sixtina en Madrid, la Iglesia de San Antonio de los Alemanes. Una autentica obra de arte, donde cada centímetro de la Iglesia está pintando con frescos  en un ejemplo de ilusionismo barroco.

Visitar la Iglesia de San Antonio de los Alemanes, la Capilla Sixtina en Madrid
Visitar la Iglesia de San Antonio de los Alemanes, la Capilla Sixtina en Madrid

Como se nos van a acabar pronto las vacaciones, otro día visitamos Toledo, ya que hacía varios años que no veníamos, aunque descubrimos una Toledo que nunca antes habíamos visitado, como el claustro del Monasterio de San Juan de los Reyes.

Una autentica obra de arte que nos dejó sin palabras.

Octubre

Octubre llegó y como era inevitable, nos cancelaron el viaje que tenía planeado como regalo de Aniversario a la Alsacia. Aunque no tenía ninguna esperanza de poder realizarlo.

Pero ya nos hemos hecho este año a las cancelaciones de viajes y lo asumimos con resignación, porque no queda otra.

Como seguimos siendo turistas en nuestra ciudad, aprovechamos a visitar el altar de los Muertos en la Casa de México de Madrid. en conmemoracion del día de Todos los Santos en España, día de los muertos en México.

Cualquier excusa es buena para salir a conocer Madrid. 😉

Noviembre

Pasó Octubre y llegó Noviembre y con ello, los viajes ya los damos por perdidos a estas alturas del año, así que decidimos ir a ver el color del Otoño a uno de los Parques más conocidos y bonitos de Madrid, el Parque del Retiro.

Diciembre

Como era de esperar llegó Diciembre y sin grandes expectativas tuvimos que cancelar el viaje del puente de diciembre, porque volvíamos a estar encerrados sin poder salir de nuestra comunidad , sin poder viajar, ni siquiera a comunidades próximas como Segovia, Toledo, Avila…. No se cuántos viajes hemos cancelado este año, pero ya, qué mas da, no?

Sin poder hacer mucho e intentado evitar aglomeraciones, hemos ido a ver la iluminación navideña, que este año está más bonita que nunca en un día entre semana.

Otro día hemos vuelto a Chinchón, considerado como uno de los pueblos más bonitos de Madrid.

Y para finalizar este año tan raro, otro día hemos ido al Escorial, aprovechando también que hacía años que no volvíamos.

Un año donde no han destacado los grandes viajes, pero si el turismo nacional. donde hemos aprendido a viajar de otra manera y a valorar todo lo que tenemos en España. Un año en el que hemos aprendido a estar en casa más que nunca pero también a disfrutar de esos pequeños momentos en los que nos hemos podido escapar.

Un año que para todos ha marcado un antes y un después.

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena por leer todo esto.

Este año que entra no pedimos viajes. Pedimos salud, porque sin salud no tenemos nada. Ojalá el 2021 sea mejor que el 2020, aunque estamos seguros que así va a ser.

Dejamos atrás un año que va a ser difícil de olvidar.

¡Feliz 2021!

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *