Hamburgo en un día |Practicando el Slow Travel

Hoy amanecemos un día más en Hamburgo y hoy estaremos  practicando lo que denominan Slow Travel. Vamos a recorrer Hamburgo en un día y descubrir lo que tiene para ver, pero con tranquilidad. Esto es debida a que la otra parte integrante del grupo, ha quedado con unos amigos que viven en la ciudad y por ello, llevaremos un ritmo más relajado de lo normal. Nos dejamos guiar por los expertos.

Qué ver en Hamburgo en un día. Practicando el Slow travel

Tras un sencillo desayuno en nuestro apartamento, cogemos el metro y en apenas unos minutos llegamos a la parada de metro Jungfernstieg, que es donde se encuentra el Altstadt, o casco antiguo de Hamburgo.

Ayuntamiento de Hamburgo

Comenzamos el día en el ayuntamiento de Hamburgo. Y qué mejor punto para quedar con nuestros anfitriones que este lugar tan emblemático de la ciudad de Hamburgo.

Fue construido entre 1886 y 1897. Es de estilo renacentista y se construyó en un período de riqueza y prosperidad. El aspecto del nuevo Ayuntamiento de Hamburgo debía expresar esta riqueza y también la independencia del estado de Hamburgo y sus tradición republicana. También se encuentra, en el ala izquierda, el Parlamento y Senado de Hamburgo.

Si ayer alucinábamos de lo bonito que es, junto con el Mercadillo de Navidad histórico, iluminado por la noche, hoy  nos parece más bonito si cabe, de día. Aunque las comparaciones son odiosas. Pero no sabemos cómo nos gusta más, si de día o de noche.

El Rathaus, o ayuntamiento de Hamburgo es de estilo barroco y uno de los más ostentosos de Europa con su espectacular techo abovedado.

Se pueden hacer visitas guiadas cada 30 minutos, y visitar una pequeña parte de las 647 habitaciones que tiene. Aunque en 1971 se descubrió accidentalmente una nueva en la torre, durante la búsqueda tras un archivador,  de un documento que se había caído. Por lo que es probable que haya más habitaciones ocultas de las que hay ahora mismo.

Nosotros no hicimos la visita porque no teníamos tiempo, pero nos quedamos con ganas.

Qué ver en Hamburgo en un día
Interior del Ayuntamiento de Hamburgo

Lo que si hicimos fue entrar a su interior y visitar el espectacular patio interior que tiene.

Lo primero que vimos fue ver el techo abovedado que nos dejó con la boca abierta, además del gran lobby.

No podemos evitar rendirnos ante la decoración navideña tan bonita que tienen aquí. (Como ya nos pasó en el Valle del Loira, a mi dame árboles de Navidad que ya soy feliz)

Decoración navideña en el interior del ayuntamiento de Hamburgo.
Qué ver en Hamburgo en un día
Patio interior del Ayuntamiento de Hamburgo
Qué ver en Hamburgo en un día
Fuente de Higia en el Ayuntamiento de Hamburgo
Fuente de Higia en el Ayuntamiento de Hamburgo

El patio está decorado con una fuente de Higia.

Higia, la diosa de la salud en la mitología griega así como las figuras que la rodean representan el poder y pureza del agua.

Fue construido en recuerdo de la epidemia de cólera de 1892; su antigua función era la refrigeración del aire del ayuntamiento

Higia, lleva un cuenco en su mano y vierte agua fresca, mientras un dragón, que simboliza la enfermedad, se retuerce a sus pies

Qué ver en Hamburgo en un día, Interior del Ayuntamiento
Patio interior del ayuntamiento de Hamburgo

Qué ver en Hamburgo en un día. Interior del Ayuntamiento de Hamburgo

Sobre la entrada principal está grabada la siguiente inscripción en latín: «Que la posteridad se esfuerce para preservar la libertad conseguida por nuestros mayores«.

Una de las estatuas que aparecen en la fachada del Ayuntamiento es del Arcángel Miguel  con su espada en alto y derrotando a Satanás y al mal.

Estatua del Arcángel Miguel derrotando al demonio.

Ya sabéis que siempre que podemos intentamos hacer un Free Tour en la ciudad. En esta ocasión no lo hicimos, porque teníamos a nuestra amiga que nos iba a hacer el tour. Pero es una opción muy interesante. Nosotros te recomendamos éste, que nos han hablado maravillas.

Hamburger Hof (Centro comercial)

Aunque no está dentro de nuestros planes visitar los centros comerciales en nuestros viajes, tenemos que decir que nuestros anfitriones nos llevaron aquí para enseñarnos una vidriera preciosa, que se encuentra en la última planta del centro comercial.

Qué ver en Hamburgo en un día
Vidriera en Hamburger Hof (Centro comercial) Qué ver en Hamburgo en un día

Para llegar allí, fuimos pasando por todas las plantas, viendo la preciosa decoración que tienen en el centro comercial, en este caso de motivos navideños.

Decoración en el centro comercial Hamburger Hof

Los escaparates son preciosos y nos recuerdan mucho a los que vimos en Harrods en Londres, o los diferentes que vimos en New York. 

Aquí hay un restaurante tipo buffet, donde nuestra amiga nos indica que el desayuno es realmente rico. Hay unas vistas del lago y del puerto muy chulas. Mis acompañantes me prometen que vendremos un día a desayunar, promesa que no cumplirán. Esto es lo malo de no viajar solos.

De aquí, nos vamos a otro centro comercial (ya empezamos a arrepentirnos de no habernos ido nosotros dos por nuestra cuenta…) para (re-)desayunar. (Se ve que el ritmo de hoy va a ser muuuuy lento, aunque nunca superaremos al de Rusia….)

Hanse-Viertel

Es otro centro comercial, que esta formado por grandes cristales en su techo, dándole bastante luminosidad. La verdad es que es bastante chulo. Nos recuerda a los pasajes que vimos en Nápoles, Nantes, Milán o Bruselas.

Como hemos venido a re-desayunar y viendo la pinta que tiene todo, no podemos decir que no a un dulce alemán. (En realidad nunca decimos que no a un dulce 😉

Desayunando en Lindner Esskultur
Practicando el slow travel en Hamburgo en un día
Desayunando en Lindner Esskultur

Weihnachtlicher Gänsemarkt

Tras el (segundo) desayuno, empezamos el paseo por Hamburgo y nuestra guía nos va contando cosas interesantes de Hamburgo, como si de un free tour se tratara.

Llegamos al Mercadillo de Gänsemarkt, a estas horas muy vacío.

Hamburgo en un día. Visitar los Mercadillos de Navidad.
Mercadillo de Gänsemarkt
Hamburgo en un día. Visitar los Mercadillos de Navidad.
Hamburgo en un día. Visitar los Mercadillos de Navidad.

Pero nuestra guía se da cuenta que aquí hay un puesto donde hacen «Feuerzangenbowle» una bebida a base de vino tinto caliente especiado (algo parecido a la queimada gallega). Así que pregunta a qué hora lo van a hacer para venir a probarlo. ¡Qué rico! Esto es lo bueno de ir con alguien que habla el idioma y que vive aquí.

Aquí preparan Feuerzangenbowle, un vino con ron, similar a la queimada gallega.

Calle Neuer Wall

Calle Neuer Wall, la calle más exclusiva de Hamburgo

Regresamos paseando por la milla de oro de Hamburgo, la calle Neuer Wall, donde se encuentran todas las tiendas de lujo de Hamburgo, no aptas para nuestros bolsillos.  Neuer Wall es a Hamburgo, lo que la 5ª Av, lo es a new york.

Aquí los escaparates y la decoración de Navidad de la calle son de otro nivel.

Alte Post

Continuamos por la calle y nos encontramos el Alte Post, el edifico de la antigua oficina de correos, donde lo que más destaca es su torre del reloj. A mi me recuerda mucho a la Torre de Brujas. Hoy es una tienda de ropa 🙁 Entramos para ver si se puede visitar la torre, pero con la reforma de la tienda, han cerrado el acceso. Una pena.

Practicando es slow travel en Hamburgo. Hamburgo en un día
Paseando por Neues Wall. Al fondo la torre del reloj de Alte Post

Canales de Hamburgo

Hamburgo es conocida como la ciudad de los puentes y los puentes son debidos a los canales que recorren la ciudad.

Hamburgo tiene más de 2.400 puentes, más de los que suman Ámsterdam y Venecia juntos.

Desde esta calle  nos iremos cruzando con el Kleine Alster, donde hay unas bonitas vistas. El otro canal, es el Beinchenfleet. Ambos canales desembocan en el pequeño lago de Hamburgo, Binnenalter, al lado del Ayuntamiento de Hamburgo, que a su vez desemboca en el lago Alster.

Cruzando el Kleine Alster, uno de los canales de Hamburgo.

Callejón con encanto, Krayenkamp 10

Aquí llegamos, a lo que será la gran sorpresa del día. Nuestra guía nos lleva a un sitio bastante oculto y que no viene en las guías de viaje.

Es un pequeño callejón, por la parte de detrás de la Iglesia de San Miguel. Con mucho, mucho encanto. Las fotos no le hacen justicia.

En este pequeño callejón se encuentran preciosas casas del siglo XVII en las que residían pequeños comerciantes y es además, un buen lugar para recordar el Hamburgo de antes de la Segunda Guerra Mundial. Hay un mural que cuenta un poco de la historia de Hamburgo.

Buscando en google «Krayenkamp 10», podréis encontrar el callejón. También es conocido como Krameramtswohnungen.

Y ya de paso podéis comprar algún recuerdo, ya que hay varias tiendas de souvenir, un restaurante y otra tienda donde venden té.

Té de Hamburgo, llamado «Té para el tiempo de Mierda», Hamburguer Schietwetter

Nuestra amiga nos hace entrar en la tienda del dé y nos regala un paquete de té a cada uno.

Luego nos explica que este té es típico de Hamburgo, -«Hamburguer Schietwetter», y la traducción literal del nombre es «Té para el tiempo de mierda» ( o eso nos dijo). Como buena ciudad del norte de Europa, le tiempo es frío y muy lluvioso, por lo que han inventado un té, que además identifica la ciudad. Qué curioso.

Creo que no hace falta muchas más explicación del nombre del té y por qué es tan habitual que lo tomen los habitantes de Hamburgo.

Iglesia de San Miguel

Fachada de la Iglesia de san Miguel

Continuamos con el paseo y aunque la hemos visto antes de llegar al callejón Krameramtswohnungen, volvemos a la Iglesia de San Miguel. 

Qué ver en Hamburgo en un día, Iglesia de San Miguel
Hauptkirche St. Michaelis Michel

Ésta vez si entramos y es que por dentro es preciosa. la Iglesia de San Miguel ( Hauptkirche St. Michaelis Michel) y cariñosamente llamada por los alemanes «Der Michel», es una de las cinco principales iglesias protestantes (Hauptkirchen) de Hamburgo, y la más famosa de la ciudad, ya que se ha convertido en el símbolo de Hamburgo. Es la iglesia barroca protestante más grande del norte de Alemania.

Estatúa del arcángel San Miguel matando al Demonio.

La iglesia de San Miguel, está dedicada al arcángel Miguel,  en su fachada cuenta con una estatua de bronce que muestra al arcángel matando al diablo.

El interior es también espectacular. Imprescindible escuchar tocar el órgano en alguno de los conciertos que hacen.

En Navidad está decorada con un gran árbol de navidad, que ya quisieran muchos de los Castillos del Valle del Loira.

Interior de la Hauptkirche St. Michaelis Michel

 Se puede subir a la torre. Dicen que sus vistas son de las mejores de Hamburgo. Nosotros, como buenos enamorados de las alturas, quisimos subir, pero como íbamos acompañados no era el momento. La verdad una pena, porque ya no encontramos el momento de subir. Lo malo de no ir solos.

Antiguo Túnel del Elba

También conocido como túnel «St. Pauli Elbe Tunnel». El túnel del Elba es un túnel, cómo su nombre indica, que pasa por debajo del río Elba, concretamente a una altura de 426,5 metros por debajo del nivel del agua. Permite el paso de personas y vehículos.

Entrada al túnel del Elba

 El túnel se inauguró en 1911 y fue todo un furor tecnológico, que ya ha cumplido 110 años.

El puerto de Hamburgo es uno de los más transitados de toda Europa y el mundo. Esto es así desde hace siglos, debido a la situación estratégica que tiene Hamburgo, por algo se la conoce como la «Puerta de entrada a Europa». A un lado, se encuentra el centro de la ciudad y al otro el puerto, así como grandes astilleros navales donde trabajan 25 mil obreros que tienen que cruzar en ferry cada día.

Qué ver en Hamburgo en un día
Estructura para acceder al túnel del Elba. Qué ver en Hamburgo en un día

A principios del siglo XX, surgió la necesidad de conectar ambas orillas del río Elba, pero surgió el problema que si construían un puente, los grandes buques trasatlánticos no iban a poder cruzar, o en ese caso la construcción del puente serían monumental, por lo que los ingenieros decidieron que harían un túnel subterráneo que lo cruzara por debajo del río.

Cruzando el túnel del Elba. Una de las cosas imprescindibles que hacer en Hamburgo.

Esta opción, repleta de dificultades técnicas debido al terreno, se solventó con ideas muy avanzadas para la época.

El diseño final del túnel incluye dos tubos paralelos, cada uno de 4,8 metros de diámetro y en cada extremo del túnel habría don torres, las cuales se elevarían hasta la superficie en forma vertical y por ellas circulaban unos cuatro ascensores, los cuales podrían subir y bajar un carro repleto o un vehículo en unos pocos segundos.

Un túnel sería para los peatones y ciclistas y otro para los vehículos. Éste último , en los años 70s, fue reemplazado por un moderno túnel de 4 carriles a unos 2 kilómetros de donde se sitúa el original. Pero peatones y bicis, pueden seguir cruzando con total libertad.

Cruzar el túnel del Elba, una de las cosas que hacer en Hamburgo en un día.
Cruzar el túnel del Elba, una de las cosas que hacer en Hamburgo en un día.

El túnel tiene un recorrido de 1 km aproximadamente y es muy curioso de ver.

Si tienes oportunidad, recomendamos que hagas la bajada andando, por las escaleras, para ver la construcción de la misma, y ya a la vuelta, que es lo más duro, uses el ascensor.

Cruzando el túnel del Elba

Pero sin ninguna duda cruzar el túnel del Elba es algo que tienes que hacer en Hamburgo si o si independientemente que tu visita a la ciudad sea de un día, de dos o de más.

Panorámica desde la otra orilla del Elba

vistas del puerto cuando cruzas el túnel del Elba.

Una vez que cruzas el Elba, tienes unas bonitas vistas del puerto y de la filarmónica de Hamburgo.

 Eso si, abrígate porque aquí hace bastante aire y el frío es importante, más si vas en Diciembre como nosotros.

Buscamos un sitio para comer por la zona del puerto, pero al sitio que nos quiere llevar nuestra guía esta cerrado. Así que decide llevarnos a un vietnamita, que se encuentra hacia el centro. A un bueno paseo de aquí. Pero no nos importa, porque tenemos que quemar los dos desayunos. (¡Y lo que nos espera!)

Levantehaus Hamburg (Centro comercial)

Para ello vamos caminando hacia el centro y llegamos al tercer centro comercial de la mañana.

Entrada al Levantehaus Hamburg

Hoy es el día de la visita a los centros comerciales (sin comentarios :-))

Aunque la visita al centro comercial tiene su respuesta, y es que aquí vamos a comer en un vietnamita que nos han dicho se come muy bien y está muy bien de precio.

Decoración en el centro comercial Levantehaus Hamburg

Tengo que reconocer que el centro comercial es precioso y decorado de Navidad muchísimo más. (Nos recuerda a las galerías GUM de Moscú por el lujo de detalles).

Nos sorprende ver entre los adornos del árbol, que hay muchas galletas de jengibre a modo de decoración.

Nos indica nuestra guía, que esto en Hamburgo es muy típico y son galletas de verdad, que las ponen para que los niños las cojan y se las puedan comer.  Algo muy curioso, que en España, ni nos planteamos que pudiera existir.

En Hamburgo, los árboles de Navidad están decorados con galletas de navidad, que están puestas para que las cojan los niños y se las puedan comer.

En adelante nos fijaremos en otros árboles de navidad y en muchos veremos que hay galletas de verdad, como en esta ocasión. Yo me quedo con ganas de probarlas, que ya sabéis que soy la más niña de todos, pero no me dejan….

Ngan Tinh Vietnamesisches Restaurant

Ngan Tinh Vietnamesisches Restaurant

Llegamos al Restaurante, y para nuestra suerte, hay sitio, así que para adentro.

Tengo que reconocer que no se muy bien lo que pedimos, porque entre que la carta está en alemán, que eso del inglés más o menos lo dominamos, pero claro si los platos son platos típicos vietnamitas…. El caso es que pedimos un poco a ciegas, y nos dejamos llevar por los consejos de nuestra anfitriona.

Interior del Ngan Tinh Vietnamesisches Restaurant

Pedimos un plato para compartir entre todos y luego cada uno su plato individual.

Yo no tengo mucho hambre y me pido un sopita para entrar en calor y Rafa un plato tipo pollo korma.

Comida típica vietnamita, Ngan Tinh Vietnamesisches Restaurant

Todos los platos están espectaculares y confesamos que salimos rodando (aunque en la foto no se aprecie, eran bastante contundentes). Mi sopa tenía cerca de un litro de caldo y 1 kilo de vegetales, sin exagerar….). Y de precio muy bien. Nos gustó tanto que repetiremos más adelante en el viaje. Pagamos 65€ por 6 personas.

Tengo que reconocer que el centro comercial tiene su encanto. ¿o no?

Interior del centro comercial Levantehaus Hamburg

Después de la comilona, continuamos con la ruta y es que hay que bajar un poco la comida.

Llegamos a la ChileHaus.

ChileHaus

El ChileHaus es uno de los edificios más bonitos de Alemania, es un destacado ejemplo de arquitectura expresionista alemana. Junto con la Kontorhaus, que se encuentra muy cerca de éste, ha sido declarado como Patrimonio Mundial de la Unesco. Actualmente es la sede del consulado Chileno.

Slow travel en Hamburgo en un día
Chulehaus, sede del consulado chileno y uno de los edificios más bonitos del expresionismo alemán

La Chilehaus es de 1924, de ladrillo color café, recuerda a un transatlántico, con singulares muros curvos que convergen en una forma similar a la proa de un barco, y sus balcones, parecen cubiertas.

Instituto Cervantes

La siguiente visita no tiene mucho interés para el viajero normal, pero nuestra guía nos lleva aquí, porque conoció a mi cuñada en una página de literatura, gran pasión de ambas, y por este motivo nos ha traído a conocer el instituto Cervantes.

Aunque tenemos que decir que tiene su sede en la Chilehaus y es la excusa perfecta para visitarlo por dentro. Pero no tiene ningún interés el edificio en sí.

Placa que nos indica dónde se empezó a fabricar el Gas ZyclonB, tristemente conocido por ser utilizado en los campos de concentración como Auschwitz

Tristemente muy cerca hay una placa, donde se hace referencia al Gas ZyclonB. Los nazis comenzaron a usar Zyklon B en campos de exterminio a principios de 1942 para asesinar prisioneros durante el Holocausto. En los tiempos de la Segunda Guerra perteneciera a la firma Tesch & Stabenow, cuya sede se encontraba aquí, donde se encuentra la placa. El gas se producía aquí y era un pesticida diseñado para exterminar ratas e insectos.

Se pone los pelos de punta sólo de pensarlo.

Para pasar el mal trago nuestros guías nos llevan a merendar (madre mía, si acabamos de comer…… )

Roncalli Grand Cafe

Volvemos al centro comercial y nos llevan al Roncalli Gran Cafe

El sitio tiene muchísimo encanto y la decoración por dentro es preciosa. Está ambientado en un circo y todo gira entorno a esta temática.

Decidimos tomar, para compartir en todos, Kaiserschmarrn, que es un dulce típico, aunque de origen austriaco, se come mucho en esta zona. Es una especie de crepe dulce con mermelada de ciruelas.

Probando el Kaiserschmarrn, dulce típico de la zona

El sitio es un lugar precioso, y lo que pedimos está realmente rico. Pero es un sitio caro. Los dulces que pedimos costaban 8,90€, aunque no se cuanto fue la cuenta, porque nos invitaron nuestros anfitriones.

Comer en Rocalli Grand Cafe Hamburgo
«Un día sin sonrisas, es un día perdido» Charles Chaplin.

Aunque se encuentra dentro del comercial, desde la calle tiene una entrada, que tiene mucho más encanto, si cabe que desde donde hemos entrado nosotros.

Entrada desde la calle del Roncalli Grand Cafe
Placa donde se indica el lugar en el que se encontraba la imprenta que produjo por primera vez «El Capital», escrito por Karl Marx

Continuamos con el paseo y nos encontramos un placa de Carl Marx, (parece que vamos siguiendo sus pasos desde el viaje de Bélgica).

La placa indica el lugar donde se encontraba la imprenta que publicó «El Capital», que considera uno de los libros más influyentes de la historia moderna y fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por las Unesco en 2013.

Llegamos a la zona del ayuntamiento, esta vez al lago pequeño de Hamburgo, Binennalster, donde tenemos una preciosa foto del Ayuntamiento.

Vistas del ayuntamiento de Hamburgo desde el pequeño lago Binennalster

En  nuestro recorrido vamos encontrando varias placas, como en muchas otras ciudades Europeas, donde indican el lugar donde habitaban judíos y fueron enviados a los campos de concentración.

Finalmente llegamos de nuevo al Mercadillo que vimos esta mañana, a estas horas lleno de gente.

Mercadillo de Gänsemarkt, ahora si, a pleno rendimiento

Y ahora si, disfrutamos de cómo preparan el Feuerzangenbowle. Que como comentamos antes, es una bebida similar a la queimada gallega a base de vino y ron. (La traducción literal es «ponche de pinzas de fuego».

El Feuerzangenbowle, ponche alemán, en preparación

En una olla de gran tamaño se pone vino tinto seco con unos clavos de olor y unas ramas de canela, unas rodajas de limones o naranjas.

La herramienta principal de este ponche caliente es el famoso feuerzange que es una especie de pinza metálica perforada con agujeros que debe sujetar el cono de azúcar sobre la boca de la olla. Se vierte ron marrón (de por lo menos 54% de alcohol) y se enciende el cono con unos fósforos. El azúcar del cono se va fundiendo y pasa por las perforaciones de la pinza, cayendo en forma de gotas dentro de la olla con el vino y las especias, lo que proporciona un aroma y sabor especiales.

Feuerzangenbowle, bebida similar a la queimada gallega
Feuerzangenbowle, bebida similar a la queimada gallega

El vertido del ron es una labor peligrosa que se debe hacer con extremo cuidado y con el local a oscuras, para poder detectar fácilmente las llamas ocasionales. El quemado del cono proporciona un ambiente mágico, que favorece la degustación del ponche.

Alsterarkaden

Tras la reconfortante bebida caliente, que por cierto está rica, aunque es bastante fuerte, nuestros anfitriones se despiden de nosotros, ya que viven lejos de Hamburgo y tienen que coger un tren. Este es recorrido que según nuestros guías es para ver Hamburgo en un día, aunque ya sabéis que esto del slow travel no termina de convencernos. Pero bueno, hoy el día era así.

Nosotros llegamos a la zona de Alsterarkaden, que es la zona donde los canales de Hamburgo se unen con el pequeño lago. Nos dedicamos a pasear por los soportales, que son de estilo veneciano y donde se encuentran las mejores vistas del ayuntamiento de Hamburgo junto al Alter.

Nos dedicamos a pasear por Hamburgo sin rumbo, dando por finalizado este bonito día.

Guía de Hamburgo y Norte de Alemania

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

2 comentarios sobre “Hamburgo en un día |Practicando el Slow Travel”

  1. WoW! Espectacular recorrido por la ciudad! Hay muchas cosas que desconocíamos y que nos han provocado más ganas de ir a Hamburgo. Tal y como os decíamos en Instagram esperamos poder ir en Agosto… Así que, ya os contaremos!!
    Gracias de nuevo por el post!!

    1. Muchísimas gracias por pasaros por nuestro blog. Nos queda otro dia completo en Hamburgo, que espero poder acabarlo pronto.
      Muy recomendable. Es una ciudad que enamora. Y los alrededores son de cuento total! Ojalá lo disfrutéis, que seguro que si.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *