La ciudad del mazapán, qué ver en Lübeck en un día

La ciudad Hanseática de Lübeck (o Lubeca en castellano), se encuentra al norte de Alemania y es conocida como la ciudad del Mazapán. Hoy vamos a descubrir lo que tiene para ver Lübeck, en un día ya que es una de las mejores excursiones que hacer desde Hamburgo.

Además de ser conocida como la ciudad del mazapán, recibe otros nombres . Debido a que Lübeck fue varios siglos la «capital» de la liga Hanseática y fue conocida como la «Reina de la Hansa». Actualmente es también conocida como «La ciudad de las siete torres» y como la «Puerta hacia el norte».

Esas siete torres corresponden a las agujas imponentes de sus iglesias: Santa María (Marienkirche), San Jacobo (Jacobikirche), San Pedro (Petrikirche) y la catedral (Dom).

Lübeck, Patrimonio de la humanidad por la Unesco

Esta joya del siglo XII, con más de mil edificios históricos, es reflejo de su papel como una de las fundadoras y principales ciudades de la poderosa liga hanseática, fue reconocida por la Unesco, como Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1987.

Esta ciudad de provincia atesora numerosos rincones encantadores que nosotros vamos a descubrir en un día.

Como llegar a Lübeck (Lubeca) desde Hamburgo

Lübeck se encuentra a 68 kilómetros de Hamburgo y la manera más rápida de llegar es en coche usando directamente la A1, en apenas una hora.

También es posible llegar a Lübeck en tren desde Hamburgo, ya que desde la estación central Hamburg Hauptbahnhof, salen trenes directos cada 30 o 40 minutos, que en 40 minutos te dejan en la estación de  Lübeck Hbf.

En esta página puedes consultar los horarios de los trenes.

El billete que compramos es el de grupo (hasta 5 personas), que se puede usar a partir de las 9. Pagamos 37€ los 4 (9,25€ por persona)

Qué ver en Lübeck en un día

Llegamos a Lübeck sobre las 10:30 de la mañana y nos dirigimos al casco antiguo, que se encuentra a unos 10 minutos andando.

Lübeck Altstadt

El Alstadt es el casco histórico de la ciudad y hacia él nos dirigimos.

Lo primero en lo que nos fijamos, son en los graciosos  de los semáforos. Igual que en Berlín, los semáforos están diseñados con estos simpáticos personajes. Es el Ampelmännchen, una silueta que representa a un hombre con sombrero típica de los semáforos de los pasos de peatones de la extinta República Democrática Alemana o también conocida como Alemania del Este.

Puerta de Holsten

Nos vamos acercando al centro caminando y enseguida nos encontramos el monumento más destacado de Lübeck. Se trata de la puerta de Holsten o Holstentor.

El Holstentor es una de las puertas de entrada que daba paso a la ciudad.

Se construyó en el siglo XV y el conjunto defensivo estaba formado por 4 puertas (las otras 3 han desaparecido), aunque pasada la puerta de Holstentor, hay varias maquetas con la representación de las puertas.

Fue construida en 1464, en ladrillo rojo y se ha convertido en símbolo nacional.

La puerta nos ilustra la historia de la época medieval de Lübeck y su pasado mercantil.

En la cara oeste, encontramos una inscripción en latín «Concordia domi foris pax» que significa «armonía en casa y paz fuera».

Tiene un cuerpo central con dos torres laterales. Es la que da la entrada al casco histórico y está rodeada por dos ríos, el Trave y el Wakenitzes

Museo de Holstentor

La Puerta de Holsten alberga el Museo de Holstentor, donde ilustra la historia de la ciudad.

Salzspeicher

Justo a la derecha de la puerta, a orillas del río Trave, encontramos un conjunto de antiguos edificios denominados Salzspeicher, se usaban como antiguos almacenes para guardar la sal de Lunenmburgo .

 Ésta se usaba para intercambiarla por pieles de Escandinavia o para conservar los arenques, producto esencial en el comercio de Lübeck. Hoy están reconvertidos en tiendas de ropa.

Una vez dentro de la ciudad,  continuamos por Petersgrube, una calle típica de la ciudad, llena de edificios góticos, barrocos y neoclásicos. Donde se sitúa St. Petri, una iglesia gótica de cinco naves y una alta torre. Fue reconstruida en su totalidad, pues los bombardeos de la IIGM la destruyeron.

Así quedó la igleisa de San Petri después de los bombardeos de la IIGM

Iglesia de St. Petri.

Lübeck desde el mirador de la Iglesia de St. Petri

Nosotros decidimos subir, porque desde aquí se tienen las mejores vistas de Lübeck.

El precio son 4€ por persona.

Ya sabéis que nos encantan las alturas, aunque a nuestros compañeros no tanto y nos dan la murga por haber subido y eso, que no ha hecho esfuerzo ninguno, porque hemos subido en ascensor, que se encuentra a 50 metros de altura.

Dentro de la iglesia hay un Mercadillo de Navidad, pero para acceder, hay que pagar. Nosotros no entramos, pero es que realmente se ve prácticamente el interior de la iglesia desde el ascensor, que se encuentra en alto.

Desde luego, para nosotros, merece la pena subir, porque las vistas desde aquí son espectaculares. Además en cada ventana, tenemos unos carteles informativos, donde nos indican lo que estamos viendo en cada uno, algo que siempre es un plus.

Marktplatz Lübeck

A penas hemos empezado a descubrir los secretos que esconde Lübeck y llegamos a la plaza central de Lübeck, la Markt platz, donde está instalado uno de los Mercadillos de la ciudad, concretamente el Lubecker Weihnachtsmarkt. A pesar de lo pequeñita que es, Lübeck tiene muchas cosas que ver.

Mercado de Navidad en el Markt y el Ayuntamiento (Weihnachtsmärkte auf dem Markt – Lübecker Weihnachtsmarkt am Rathaus

Mercado histórico que tiene lugar en el centro histórico de Lubeca (Lübeck) y que data del siglo XVII. Este mercado, que convierte la Plaza Mayor y calles adyacentes, es el principal mercado de Navidad en la ciudad

Cuando bajamos de la torre, ya era la hora del desayuno de media mañana o del vermut, como queráis llamarlo.

Y eso en Navidad, significa que tenemos que tomar nuestra dosis diaria de vino caliente. Así que cae un vinito caliente y unas berlinas que se nos antojaron.

4 vinos, 13€ (esta vez sin taza) y 2 berlinas 3€.

Rathaus

La Marktplatz de Lübeck es la plaza del Mercado y donde se encuentran los edificios más importantes como el ayuntamiento o Rathaus, como dicen ellos y aunque parece que está quemado, que no lo esté, está construido en ladrillo negro y es del siglo XIII.

Como curiosidad, en la parte superior se alternan pequeñas torres con orificios circulares. Lübeck es un lugar con muchísimo viento y con esta solución arquitectónica consiguen disminuir la fuerza del viento.

Otro de los lados del ayuntamiento es de ladrillo blanco y también da hacia la plaza, que está llena de puestos. ¡Cómo huele, nos está entrando un hambre…..!

Intentamos acceder al ayuntamiento, pero nos indican que la visita guiada ya está completa, así que nada, nos quedamos con las ganas de entrar y sin ver el que consideran uno de los ayuntamientos más bonitos de Alemania, aunque seguimos quedándonos con el de Hamburgo.

Iglesia de Santa María (St. Marien-Kirche Lübeck)

Fue destruida en la Segunda Guerra Mundial, pero reconstruida en estilo gótico y aunque ocupa la Plaza del Mercado y es el edificio más célebre de Lübeck, no es la catedral.

La iglesia de St. Marien conecta con el ayuntamiento a través de un pasaje.

Se trata de la edificio más alto del casco antiguo de Lübeck y la tercera iglesia más alta de Alemania. Sus torres alcanzan los 125 m y la nave con casi 40m es la más alta del mundo.

Mercado de Navidad Medieval (Mittelalterlicher Weihnachtsmarkt Marienkirchhof Lübeck).

Dedicado a los antiguos oficios, se lleva a cabo en la atmósfera de la iglesia de St. Marien.

Como anotación curiosa a la entrada de la iglesia se encuentra un diablo sentado. Cuenta la leyenda que:

Cuando se puso la primera piedra de la iglesia, el diablo pensó que se iba a construir una taberna, así que empezó a ayudar a los trabajadores, cuando ya se había construido bastante se dio cuenta que aquello no tenia pinta de bar, si no de una iglesia, así que muy enfadado cogió una piedra para destruirla. Los trabajadores hablaron con él, y le dijeron que no se mosqueara, que se le construiría justo en frente de la iglesia, una taberna en el ayuntamiento.

El bosque de las Hadas (Märchenwald an der Marienkirche)

Este bosque encantado se encuentra junto a la iglesia de St. Marien, aquí reviven de nuevo los cuentos de Blanca Nieves y los siete enanitos, La Bella Durmiente en el bosque, Pipi Calzaslargas y otros muchos cuentos de los hermanos Grimm.(Aquí si reconocemos muchos más cuentos que en Buxtehude).

Marienwerkhaus

Según la leyenda que os he contado un poco más arriba, la antigua casa de la fábrica ha servido como panadería y cervecería para los trabajadores involucrados en la construcción de la iglesia.

Nosotros vamos callejeando un poco por Lubeck, ya que uno de sus mayores encantos es perderse por sus calles.

Schiffergesellschaft

Además de ser un edificio precioso, es uno de los restaurantes en los que comer en Lubeck más recomendados. Nosotros queríamos comer en los Mercadillos que para eso hemos venido.

Pero este sitio dicen que por dentro es precioso. Sólo hay que echar un vistazo en google. Una pena no haberlo descubierto cuando estuvimos allí.

Heiligen Geist Hospital

Y callejeando llegamos Heiligen Geist Hospital, que es otro de los imprescindibles que tenemos que ver en Hamburgo.

Mercado de el antiguo Hospital del Espíritu Santo en Koberg (Kunsthandwerkermärkte von Heiligen-Geist-Hospital am Koberg

En su interior, se encuentra un mercado de las Artes y oficios, cuyo producto se destinará a la caridad.

El edifico es de estilo medieval y conserva numeroso frescos en su interior.

St. Jakobi Kirche

Es la iglesia de los navegantes construida en el siglo XIV. En ella se puede encontrar un bote salvavidas recuperado del velero de cuatro mástiles «Pamir». Recuerda la tragedia del hundimiento de dicho barco en 1957.

Nosotros no somos mucho de visitar iglesias y en esta no entramos.

Pero nos llama la atención una gran noria que han instalado un poco más adelante. Se trata del Mercado de Navidad Marítimo de Koberg

Mercado de Navidad Marítimo de Koberg (Maritimer Weihnachtsmarkt)

Este mercado, que se convierte en la plaza Koberg y las calles adyacentes, recuerda el pasado marítimo de este distrito de la ciudad de Lübeck. El Koberg se encuentra en el distrito de St. James (Jakobi) y es un lugar atmosférico en la parte norte del casco antiguo de Lübeck.

Aquí aprovechamos, viendo que los puestos de comida son cubiertos  y no están al aire libre como pasaba en Colonia, a hacer un alto en el camino y comer.

Unas ricas salchichas para comer y unas cervezas «pequeñas» para beber y algo más de picar. Nos cuesta todo 40€. Un poco caro para lo que hemos comido.

Tras la comida, tenemos que quemarla y qué mejor manera que seguir descubriendo los lugares de Lübeck.

Encontramos un restaurante que nos llama mucho la atención por su fachada, Kartoffelkeller.

La verdad que tiene buena pinta, aunque nosotros no lo probamos.

Gänge y Hofe

En la Edad Media, En Lubeca, vivían muchos artesanos. Esto causó tal demanda de viviendas que no había espacio para todos, de modo que se empezaron a construir casas en los patios traseros de los edificios ya existentes. Más adelante se idearon algunos pasajes para poder acceder desde la calle.

Aún existen más de 90 Gänge (Pasajes) y Höfe (patios) en la ciudad.

Los más conocidos son el Fuchtingshof y Glandorps Gang. De todas formas os recomendamos que busquéis algunos más y entréis sin dudar en las casas que encontréis abiertas, porque seguramente os encontrareis con estas sorpresas.

Son una autentico paraíso de calma en medio del ajetreo y los turistas de la ciudad.

Sabemos que hay varias cosas más que ver en Lubeck, pero nuestra visita de un día termina aquí.

Vamos regresando hacia la estación, pero de camino, paramos a tomar un café en la cafetería más famosa de Lücbeck, Café Niederegger.

Café Niederegger

En la Europa Medieval el mazapán se consideraba una medicina, no un dulce.

En este emblemático café, merece la pena entrar para ver su tienda y su museo, el Mazapan Salon, para conocer el origen y la historia de este dulce tan popular.

Nosotros aprovechamos a tomar un café, (hay que pedir el café de mazapán obligatoriamente ) y un dulce, que hoy hemos comido poco. 😉

Tras el café,  nos dedicamos a pasear sin rumbo por Lübeck y descubrir sus Mercadillos, que a estas horas están a pleno rendimiento.

Y como no, hacemos mil fotos….

Regresamos hacia la estación de tren, cuando vemos que queda un poco para que pase nuestro tren, ya de vuelta a Hamburgo.

Aunque es pronto, pero hemos aprovechado mucho el día el Lübeck, que por si no os habéis dado cuenta, nos ha encantado. Otro lugar de cuento que nos llevamos de este viaje por el Norte de Alemania.

De regreso al tren, tenemos que pasar si o si por la puerta de Holstentor. Ahora se encuentra iluminada y si antes nos parecía preciosa, ahora ya no sabemos qué decir. Además hay luna llena, que nos deja complemente enamorados, si es que no lo estábamos ya…..

Así que cuando vemos que vamos a perder el tren, después de ir con tiempo, tenemos que acelerar el paso para llegar a la estación de tren….

Aquí ponemos fin a nuestro recorrido por Lübeck en un día.

Aquí os dejo el mapa con los imprescindibles que tienes que ver en Lübeck en un día. Si no vas en navidades, puedes deshabilitar la capa de Mercadillos de Navidad.

Guía de Hamburgo y Norte de Alemania

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *