Llegada a Hamburgo y visita al Mercadillo navideño más canalla de Hamburgo

Tras varias semanas de preparativos ha llegado el momento de coger ese avión que nos llevará a conocer nuevamente (y por fin) unos nuevos Mercadillos Navideños por Europa. Y hoy, si todo va bien, conoceremos el Mercadillo más canalla y divertido de todo Hamburgo, el Mercadillo de St. Pauli.

Esta vez volamos a Hamburgo y desde allí visitaremos algunos lugares cercanos, que os iremos contando por aquí.

Ha llegado el primer día y nuestras cabezas no hacen más que dar vueltas e intentando comparar en nuestras cabezas aquél viaje que hicimos Colonia hace ya unos años y es que en ese viaje dejamos las expectativas muy altas de lo que era visitar los Mercadillos de Navidad en Alemania. ¿Cumplirá Hamburgo nuestras expectativas? ¿Nos decepcionarán? ¿Vendremos igual de enamorados que aquella otra vez? La respuesta a estas preguntas la tendremos en una horas.

De momento toca coger el vuelo dirección a Hamburgo. ¿Preparados?

Puerta de embarque a Hamburgo

Tras un vuelo de unas 3 horas, llegamos a Hamburgo y nos recibe una temperatura fría, aunque mejor de lo que esperábamos. Daban lluvia en todo el viaje, y de momento hoy, está despejado.

Sobrevolando algún lugar entre España y Alemania

Como llegar a Hamburgo desde el aeropuerto

Llegamos al Aeropuerto Internacional de Hamburgo, situado a 9 km de la ciudad. Por lo que es realmente sencillo llegar al centro de Hamburgo.

En  nuestro caso, fuimos en S-bahn (cercanías), ya que que para nosotros es la mejor manera de empezar a vivir la ciudad como lo haría un/a Hamburgués/a (Si, ellas son Hamburguesas, jajaja). En unos 40 minutos estábamos en nuestro alojamiento.

La línea S1 de cercanías es la que lleva del aeropuerto al centro de la ciudad en unos 30 minutos. A nuestro destino, que nos alojamos en la barrio de St. Pauli tardamos 10 minutos más.

Como os contábamos en el post de preparativos, nos descargamos la aplicación de HVV y en todo momento podíamos consultar qué transporte podíamos usar para llegar a diferentes lugares, incluso fuera de Hamburgo.

Si no quieres complicarte puedes reservar aquí un traslado desde el aeropuerto de Hamburgo al centro de la ciudad.

En Alemania en general el transporte es bueno, bonito y barato.

En Hamburgo (desconozco si también lo hay en otras ciudades de Alemania), existe un billete grupal hasta 5 personas y cuesta 12,20€ en el que puedes cogerlo cualquier transporte entre las 9:00 y las 6:00 de la mañana.

Este es el billete que usamos la mayoría de las veces, que aunque éramos 4, nos salía a cuenta.

Máquina para comprar los billetes de tren en el aeropuerto de Hamburgo

Tras 40 minutos de viaje en tren llegamos a nuestro alojamiento estos días el Boardinhhouse St. Pauli.

Tras hacer el ckeck-in y dejar las maletas, bajamos a la recepción y vimos que había gluhwein, el vino caliente especiado típico de los Mercadillos Navideños. Así que sin dudarlo nos pusimos una taza, para empezar a entonar el cuerpo. Aunque alguno ya empezó a entonar de más con el resto de bebidas que había para añadir.

Y eso que estamos sin comer, je,je.

The Bird Hamburg

Pero ponemos remedio pronto y tras el vino calentito, y si no fuera por que nuestros estómagos rugen, buscamos un sitio donde comer.

Son cerca de las 3 de la tarde y sabemos que a estas horas es complicado encontrar algo. Pero cerca del hotel, y es un sitio que teníamos apuntado, vamos a The Bird Hamburg, un sitio famoso por sus hamburguesas.

Está abierto  así que entramos, y estamos completamente solos.

No sabemos si aquí es hora de comer, o es la hora de la cena temprana. El caso es que nos atienden y pedimos, como no, unas ricas hamburguesas.

Tenemos que decir que están riquísimas. Aunque también puede ser el hambre que tenemos.

Hamburguesas, más cervezas (tamaño grande, ya sabéis) 65€. 16,25€ por persona.  Para que luego digan que es caro Alemania 😉

Tras la comida, decidimos ir al primer mercadillo del viaje, al Mercadillo de Ottensen.

Mercadillo de Ottensen

El Mercadillo de Ottensen se encuentra en el barrio de Altona. Altona es una antigua ciudad que perteneció a Dinamarca.

Mercadillo de Ottensen en el barrio de Altona
Mercadillo de Ottensen en el barrio de Altona

El barrio bohemio de Hamburgo donde se nota la influencia danesa.

El Mercado lo forman 40 casetas de madera que dan la bienvenida a la Navidad.

Además de puestos de comida y bebida caliente, sobre todo los puestos de vino caliente (glühwein, se pronuncia como glubein ), se encuentran muchos puestos de artesanía.

Mercadillo de Ottensen en Altona

En nuestra visita, encontramos todo cerrado, salvo el mercadillo que estaba muy animado.

Entrada al Mercadillo de Ottensen

Pero no nos gustó demasiado. Quizá porque recordábamos los increíbles mercadillos Navideños de Colonia, y éste nos pareció simplemente casetas de comida y bebida.

En Altona se encuentra la lonja de pescado y es un lugar de reunión de locales a altas horas de la madrugada. En el Mercadillo encontramos algunas referencias a los pescadores y la decoración gira entorno a este ámbito.

El Mercadillo de Ottensen es de estilo marinero.

Mercadillo de St. Pauli

Hemos estado poco tiempo en el Mercadillo de Ottensen, así que cogemos de nuevo el tren y en apenas unos minutos estamos de nuevo en el barrio.

Como es Sábado, el Mercadillo que vamos a visitar es el que más tarde cierra en Sábado, y es el de St Pauli.

Lo primero que vemos es la estación de Policía, que parece ser bastante famosa. Con más de 100 años de antigüedad fue testigo de la peor época del barrio, cuando la criminalidad era muy alta y apenas había turismo por aquí. Debido a su original fachada ha sido elegida para salir en numerosas películas y series alemanas.  La comisaría es conocida como Davidwache.

La famosa comisaría de Davidwache en el barrio de St Pauli, en Hamburgo

Los Beatles, cuando tuvieron su paso por Hamburgo, también pasaron por esa comisaría. En concreto Paul McCartney pasó una noche detenido, acusado de intento de incendio por un accidente en el lugar donde se alojaba. Y si, los Beatles estuvieron en Hamburgo en diferentes ocasiones y fue el lugar donde el grupo maduró a lo que conocemos hoy en día. Después de su estancia en Hamburgo irían a Abbey Road a grabar su disco más famoso. (Aquí puedes leer nuestra visita a Liverpool donde seguimos sus pasos)

Entrada al Mercadillo de St. Pauli

El barrio de St Pauli es a Hamburgo lo que el barrio rojo a Amsterdam, es el barrio rojo de la ciudad y es el más grande de Europa. Pero también, es una de las zonas de mayor fiesta en Hamburgo, donde encontrar locales de ocio hasta bien entrada la madrugada.

Si prefieres hacer un tour guiado por St. Pauli te recomendamos este tour.

El Mercadillo de Navidad de St Pauli es de los más golfos de Hamburgo, donde también encontramos puestos de comida y bebida tradicional, pero en este caso, la comida es más de estilo erótico festivo.

Mercado de St. Pauli, el más golfo de los Mercados Navideños de Hamburgo.
Primer Glühwlein del viaje en el Mercadillo de St. Pauli.

Lo primero que hicimos y como no podía ser de otra manera, fue tomarnos el primer glühwein del viaje, ya que el del hotel no había sido oficial. Las tazas eran muy graciosas, con el muñeco de nieve borracho o Papá Noel ligero de ropa.

Como en todos los mercadillos de Navidad de Alemania, las tazas tienen una fianza de entre 1 y 3€ que si devuelves la taza, te devuelven el importe y si no es el precio que estiman ellos de la taza y que te puedes quedar como recuerdo. Pues ya sabéis lo que me pasó ¿no? jijiji Pues que comencé una nueva colección como nos pasó en Colonia.

Nueva colección de tazas en el Mercadillo de St. Pauli.

Recorrimos el mercadillo y os sorprendimos con algunos de sus productos como las típicas galletas o dulces con formas de penes y pechos. Para todos los gustos y colores (y tamaños).

Eso sí, el Mercadillo estaba a reventar y no cabía ni un alfiler.

(*Hoy, un año después y aún superando la crisis del Covid, ver estas imágenes nos agobia/preocupa a partes iguales )

Mercadillo de St. Pauli a pleno rendimiento.

En el centro había un grupo tocando  música con una gran bola de luces. Estuvimos un rato escuchando el concierto.

Aprovechamos a pedir una especie de masa frita que era similar a los churros, según lo preparaban, pero nada tenían que ver a nuestros churros españoles. Frisch gebackene se llama. (Vamos al menos por nombre eran más graciosos los chichis de Noel en el Valle del Loira)

También había un árbol «navideño» cuyos adornos eran penes de diferentes tamaños y algunas alemanas se volvían locas a tocarlos, jajaja. No sabemos si era el árbol de los deseos 😉 Se notaba aquí el desfase que llevan algunas personas. El # para subir las fotos era PimmelBaum, traducido como «árbol de la polla»

En general el Mercadillo de St Pauli nos pareció divertido, pero nada que ver con los Mercadillos de Navidad tradicionales que tanto nos gustan. Aunque razones no le faltan para ser considerado el Mercadillo más canalla y divertido de todo Hamburgo.

Son cerca de las 9 de la noche, pero además del frío estamos ya cansados del viaje. Así que buscamos un sitio donde cenar. No hay muchas opciones. O realmente no buscamos mucho. Nos sentamos en un kebab de dudosa reputación a comernos unos kebab que está bastante más rico de lo que aparentaba y tras esto, nos vamos al apartamento a descansar que mañana seguimos descubriendo Hamburgo y alrededores.

Mercadillo de St. Pauli, el mercado más golfo de Hamburgo.

Mercadillo de St. Pauli, El Mercadillo más canalla y divertido de Hamburgo

Guía de Hamburgo y Norte de Alemania

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *