El Parque Nacional de Sooma, es uno de los más recientes de Estonia, ya que hasta 1993 no alcanzó la máxima protección llegando a convertirse en parque Nacional.

Sooma significa tierra de ciénaga, lo cual nos hace hacernos una idea de lo que vamos a encontrarnos, y es que el Parque Nacional de Sooma es considerado como el humedal más bonito de Estonia.

En este post te vamos a contar qué ver en el Parque Natural de Somma, e incluso si viajas en verano como nosotros 😉

El humedal más bonito de Estonia

Sooma es único, debido a que en su entorno se producen al año cinco estaciones. Primavera, verano, otoño e invierno y además hay una quinta, en la que todo el Parque Nacional se inunda y cambia por completo su fisonomía.

Estas inundaciones se deben al clima y al deshielo y es algo que ocurre dos veces al año, una entre marzo y abril y la otra entre agosto y septiembre. En nuestra visita nosotros lo encontramos seco, con alguna pequeña laguna y supuso una pequeña decepción porque habíamos visto fotos de la quinta estación y era la imagen que llevábamos en la cabeza. Aunque el entorno es una autentica maravilla y tenemos que reconocer que no hemos visto otro lugar igual hasta el momento.

Qué ver en el Parque Nacional de Soomaa: ruta de un día por la tierra de ciénagas de Estonia

El Parque de Sooma está integrado por diversas rutas de senderismo, con preciosos pueblos de madera y incluso, si la temporada lo permite, se pueden hacer rutas en canoa.

La entrada al Parque Nacional es gratuita, por lo que no hay excusa para no visitar esta maravilla.

También se pueden hacer rutas en canoa, que nosotros no hicimos por falta de tiempo. Y como el tiempo era bastante inestable y yo andaba muy resfriada no quisimos arriesgarnos, pero es cierto que nos quedamos con las ganas.

Riisa OpperadaRiisa Nature Trail

En el Parque Nacional de Sooma, hay varias rutas para elegir, cada cual más espectacular. Nosotros elegimos la más común que es la Riisa Opperada o Riisa Nature Trail. Es una ruta de unos 5km aproximadamente, de los cuales 1,25 km son adaptados.

La ruta no tiene ninguna dificultad, ni tampoco desnivel, va por encima de unas pasarelas de madera sobre el humedal, aunque como ya he contado nosotros lo encontramos seco. Aunque tampoco era aconsejable salirse de las pasarelas, puesto que había zonas encharcadas y al pisar se hundía bastante el pie.

A lo largo del recorrido hay varios miradores en altura, donde se puede subir a observar el entorno. Aunque si tienes un dron, sería ideal, porque las fotos son espectaculares y desde la ruta apenas se ve la maravilla que estás recorriendo.

El inicio de la ruta hay que cruzar un pequeño bosque, pero una vez que lo sobrepasamos comenzamos a ver el espectáculo.

Recomendamos hacer la ruta sin prisa y disfrutar del entorno, ya que es uno de los lugares que difícilmente encontremos algo igual en el mundo.

Durante todo el recorrido hay bancos de madera en los que poder descansar o hacer un picnic. O simplemente sentarse a observar el maravilloso espectáculo que tenemos ante nuestros ojos.

Cuando terminamos de hacer la ruta completa, volvemos al coche y ponemos rumbo a Tartu, donde dormimos esta noche.

Mañana continuamos con este Road Trip por las Capitales Bálticas.

Esperamos que te haya gustado. Si es así ayúdanos a compartirlo en redes sociales. Esperamos tus comentarios.

Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:

 

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.