Un recorrido imprescindible por Letonia no puede dejar de lado el Parque Nacional de Gauja y nosotros en nuestro viaje por las Capitales bálticas teníamos claro que lo teníamos que visitar si o si, concretamente la zona de Sigulda.
Parque Nacional de Gauja
Su relativa cercanía a la capital, Riga, su rico entorno natural y su importante patrimonio medieval, hacen de Sigulda uno de los mejores lugares que ver en Letonia.
Ayer visitamos la zona norte del Parque Nacional de Gauja con el Cesis y su Castillo medieval y hoy os vamos a hablar sobre nuestro recorrido por la zona sur del parque, recorriendo Sigulda, Krimulda y Turaida, en la mitad sur del parque.
Parque Nacional de Gauja con el Cesis y su Castillo medieval

Qué ver en Sigulda y sus alrededores

Sigulda

Sigulda y sus alrededores estuvo habitada por las tribus latgalianas y livonias hasta la Cruzada de Livonia a principios del S.XIII. A partir de ese momento tuvo lugar una división del territorio en dos zonas: una para los Hermanos Livonios de la Espada, al sur del río, y una para el arzobispo de Riga, en el norte.  En las dos zonas se construyeron numerosos castillos, algunos de los cuales sólo quedan algunas ruinas, y que visitaremos en este viaje.

Os recomendamos visitar la oficina de turismo de Sigulda, donde os darán un mapa y os indicarán un recorrido para hacer. Hay una ruta de unos 10 km, donde ver La Ruta de los Tres Castillos

Nosotros preferimos hacerlo en coche.

Castillo nuevo de Sigulda

Construido a finales del siglo XIX en estilo neogótico. Aunque no se puede visitar por dentro, merece la pena acercarse hasta sus muros.

Castillo Medieval de Sigulda

Justo detrás de él, cruzando un pequeño puente y continuando la ruta, se encuentra el Castillo de la Orden Livona de Sigulda, más conocido como el Castillo Medieval de Sigulda.

Castillo Medieval de Sigulda
Torre del Castillo Medieval de Sigulda

Este castillo fue fundado por la orden de los “Hermanos Livonios de la Espada” en el año 1207.  A lo largo de la historia y por su pasado bélico, el castillo ha sido destruido y reconstruido en varias ocasiones en su larga vida. Las ruinas que quedan hoy en día es una mezcla de varias reconstrucciones posteriores.

 

En el 2012 el castillo fue habilitado para realizar visitas turísticas y hoy se puede recorrer sus murallas, subir a sus torres , ver exposiciones de armaduras medievales e incluso se realizan eventos al aire libre en el patio del castillo.

En el interior encontramos algunos elementos decorativos como las sillas, con la cruz de los Hermanos Livonios de la Espada, (que nos recuerda mucho a los Templarios cuyo castillo visitamos en Ponferrada) y algunos elementos de tortura, que tanto juego nos da a los visitantes para las fotos.

Atrezzo del Castillo Medieval de Sigulda
Vistas desde el Castillo de Sigulda

Mansión antigua rehabilitada en Sigulda

Castillo de Krimulda desde una de las torres de Sigulda
Parte del recorrido en el Castillo de Sigulda

Paseo en teleférico

Una de las mejores opciones que puedes hacer en Sigulda es coger el teleférico que cruza todo el valle y brinda una increíble perspectiva aérea y te lleva hasta la mansión de Krimulda.

Paseo en teleférico en Sigulda

Nosotros no lo cogimos por falta de tiempo, pero tiene que ser una experiencia muy bonita.

El aerial cable-way alcanza una altura de 42m en el punto más alto y recorre una distancia de 1km aprox.

Teleférico del Parque Nacional de Gauja
Teleférico del Parque Nacional de Gauja

Y no dudamos que las vistas tienen que ser impresionantes, porque ya sólo desde donde salen las cabinas, son increíbles.  ¿Te animarías a probarlo?

Señorío de Krimulda y Castillo de Krimulda

Al cruzar el río nos encontraremos en la pequeña villa de Krimulda, dominada por el Señorío de Krimulda.

Señorio de Krimulda

El enorme edificio principal, de estilo neoclásico, fue construido hacia 1822. Durante casi 100 años fue el hogar de la familia von Lieven, hasta que en 1921 se convirtió en sanatorio y centro de rehabilitación para tuberculosos. Hoy en día se encuentra abandonado, al menos es lo que nos encontramos nosotros en nuestra visita (Agosto de 2017) y no se puede visitar por dentro.

Señorío de Krimulda

En los dominios del Señorío, podemos encontrar los escasos restos de las ruinas del Castillo medieval de Krimulda, construido hacia 1255 y abandonado unos años pocos años después, sobre 1600 tras un importante incendio, que lo dejó completamente en ruinas

Lo poco que queda en pie, es uno de los muros del castillo que fue recuperado por el príncipe Johann Georg von Lieven, primer propietario del señorío, siguiendo la tradición romántica del s.XIX.

Las ruinas del Castillo medieval de Krimulda

Cueva Gütmana (Gutmanis)

A mitad de camino entre Krimulda y Turaida se encuentra la Lueva de Gutmanis, otro de los lugares imperdibles del Parque Nacional de Gauja. Es la cueva más visitada de Letonia, además de ser la cueva más grandes de las repúblicas bálticas, y además se trata  del lugar turístico más antiguo del país.

Se trata de la mayor cueva del Báltico, provocada por la erosión.

Cueva Gütmana

La cueva lleva el nombre de un curandero de la zona, que, según cuenta la leyenda, utilizaba el agua de manantial de la cueva para sus remedios curativos. Hoy dicen que este agua es milagrosa y elimina las arrugas de quien lo prueba.

Cueva Gütmana

Este lugar también fue el escenario de la trágica leyenda de la hermosa Maija y del jardinero Viktor. Unos enamorados que se reunían en esta cueva, cuando Maija fue asesinada por otro pretendiente y se acusó a Viktor del crimen, aunque se demostró su inocencia.

Buscando inscripciones antiguas en la Cueva Gütmana

A raíz de la leyenda, los enamorados van dejando inscripciones en la cueva. Dicen que algunos datan del s. XVI, aunque lo cierto es que hay tantos y unos sobres otros, que es bastante difícil identificarlos.

Acceso a la cueva Gütmana

Tras la visita a la Cueva decidimos comer en un lugar que vimos cerca del Castillo de Krimulda.

En estos países se come muy pronto y nosotros no terminamos de acostumbrarnos, pero mejor que prevenir, que no es la primera vez que en este viaje nos quedamos sin comer o cenar, porque ir muy tarde. El lugar sin muchas pretensiones, nos sirve para llenar el estómago.

La verdad que ya empezamos a estar un poco cansados de la comida de aquí, que además de poca variedad, no es muy allá. Todo lleva una base de patata que no termina de convencernos.

Comemos normal, el sitio tampoco s muy destacable. No recuerdo ni el nombre.

Museo-reserva de Turaida (con el Castillo de Turaida)

La última parada de nuestra ruta es el Museo-reserva de Turaida.
Turaida significa “Jardín de Dios” en livonio antiguo, y es que esta loma verde coronado por un castillo de ladrillo rojo, casi un castillo de cuento, resulta ciertamente un lugar divino, o eso creían cuando construyeron el castillo.
el Castillo de Turaida
Diversas señales en el Museo-reserva de Turaida
Castillo de Turaida
Lo más espectacular es el Castillo de Turaida, construido en 1214 como residencia del arzobispo de Riga.
La fortificación inicial, de ladrillo rojo, fue ampliada en diversas ocasiones y abandonada definitivamente en 1776. Ya en el s.XX fue recuperado para el turismo, obteniendo la distribución actual.
El castillo de ladrillo rojo con su alta torre cilíndrica se construyo en 1214 sobre una fortaleza anterior livonia.
Castillo de Turaida
El recinto es mucho más que un castillo donde podemos encontrar otros lugares interesantes, como por ejemplo un museo que ocupa un granero del S.XV. y ofrece una interesante visión sobre el Estado de  Livonia entre 1319 y 1561.
Castillo de Turaida
En la torre Donjon, se pueden ver exposiciones complementarias y también en las torres del oeste y sur del castillo.
Castillo de Turaida
Hay muchas casas que visitar, una interesante es la Casa del herrero donde se puede practicar con la forja.
En el atrio de la iglesia de madera, de 1750, se encuentra la tumba de Maija Roze, la conocida como Rosa de Turaida y que hemos hablado anteriormente de ella.
Iglesia de madera del año 1750
En el vecino jardín de la colina de las Dainas, se encuentra salpicado de esculturas dedicadas héroes letones épicos inmortalizados en las Dainas, que son las canciones populares que constituyen una gran tradición letona.
En el jardín de la colina de las Dainas
En el jardín de la colina de las Dainas
Sin duda alguna, el valle de Gauja es uno de los mejores lugares que ver cerca de Riga.
Parque Nacional de Gauja
Nosotros damos aquí por finalizado nuestro día y llegamos a Riga.
Aún tendremos tiempo de ver algunos de sus lugares más bonitos, pero eso os lo cuento en la próxima entrada.
También os contaremos cual ha sido la mayor decepción de este viaje, ¿queréis saber cual es? Sigue leyendo todas nuestras entradas.
Parque Nacional de Gauja
Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:
*Recuerda* 
Este blog siempre será gratuito pero tenemos algunos enlaces de afiliados. 
Si vas a reservar, a ti no te costará más hacerlo a través de nuestros enlaces y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog. 
¡Gracias!
Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.