Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de CopenhaguePalacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague

El Palacio de Christiansborg, es un palacio y edificio gubernamental situado en el islote de Slotsholmen en Copenhague, Dinamarca. Es la sede del Parlamento danés, la oficina del primer ministro danés​ y la Corte Suprema danesa. También algunas partes del palacio son utilizados por la monarquía danesa, incluyendo las salas de recepción Real, la capilla del palacio y las caballerizas reales.

Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague
Palacio de Christiansborg

El palacio es la casa de los tres poderes supremos de Dinamarca: el poder ejecutivo, poder legislativo y el poder judicial. Es el único edificio del mundo que alberga las tres ramas de gobierno de un país. Se le suele llamar Rigsborgen («el castillo del reino») o simplemente Borgen («el castillo»).

El Palacio data de 1928, que es cuando se llevó a cabo la última reforma tras dos incendios.

El impresionante Palacio de Christiansborg fue la residencia real de la monarquía danesa hasta 1794, cuando se mudaron al Palacio de Amalienborg.

​La torre del palacio, Tarnet, se abrió por primera vez al público en 1014. Con sus 179 metros de altura la convierten en la torre más alta de la ciudad con unas vistas sensacionales.

Tras la tercera reedificación, los arquitectos decidieron colocar tres coronas en la cúspide de la torre para simbolizar las distintas reconstrucciones del Palacio de Christiansborg.

En nuestra visita a Copenhague no podía faltar visitar esta maravilla de Palacio, pues además de ser uno de los edificios con las vistas más bonitas de todo Copenhague, llegando incluso a ver a la cerca Suecia, también su acceso es gratuito, por lo que no podemos dejar escapar esta oportunidad de contemplar Copenhague desde las alturas. Por si no te hubiéramos convencido ya, un cómodo ascensor te lleva hasta lo alto. El único inconveniente es pasar un pequeño control de seguridad.

No pudimos visitar el Palacio que queda pendiente para la próxima visita a la ciudad, pero lo que si pudimos hacer fue subir a la torre.

Simplemente puedes entrar a la torre (a través de la puerta del Rey, la que está situada en mitad del palacio, justo al lado de la torre) para acceder a la planta superior a través de un ascensor.

Una vez pasada la inmensa cola que nos encontramos en nuestra visita, y el control de seguridad, nos montamos en un ascensor que nos lleva directamente a la terraza con unas de las mejores vistas de Copenhague.

En la torre se encuentran varias salas con exposiciones de objetos históricos y diversas fotografías, así como un restaurante. ¡Estamos seguros que las vistas son las mejores! Eso si el precio no está a la altura de nuestros bolsillos…

​Y por fin, podemos asomarnos a la terraza con unas de las mejores vistas de Copenhague, las vistas desde el mirador del Palacio de Christiansborg.

Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague
Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague
Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague
Vistas desde la terraza del Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague

A pesar que hemos estado cerca de 2 horas haciendo cola para poder acceder, las vistas no defraudan.

Palacio de Christiansborg, uno de los mejores miradores de Copenhague
Palacio de Christiansborg

Damos varias vueltas, siempre cámara en mano, para retratas cada edificio que vemos en la distancia.  Algunos ya los hemos visitado, otros lo haremos en los próximos días. Pero aún así, nos encanta. No podemos evitarlo.

Ya sabéis que somos unos enamorados de las vistas desde las alturas de cualquier ciudad del mundo (incluida la nuestra!). (hemos visitado ciudades desde las alturas en New YorkZurich, Hamburgo, Oporto, San Petersburgo, etc)

Nos encanta ver la ciudad en miniatura, buscar aquellos lugares emblemáticos de la ciudad, descubrir esos lugares que aún no hemos visitado. En fin, disfrutar de las vistas, sin más.

La verdad es que disfrutamos como enanos.

Desde este mirador casi podemos ver Suecia, que hemos descartado en este viaje, a pesar de estar tan cerca…. Este es el famoso puente que separa ambos países, el puente-túnel de Oresund

Parece que este iba a ser un premonitorio y es que en unos meses estaríamos visitando San Petersburgo y nos encontraríamos estas columnas de manera muy similares en el Palacio del Hermitage. Aunque aún nosotros no lo sabíamos, pero serán varias las referencias que encontremos a este viaje, y que ni siquiera se había formado la idea en nosotros.

Una vez que nos hemos hartado de hacer fotos, cosa difícil en nosotros, decidimos retomar y volver abajo, que ya es hora de seguir continuando con la visita de Copenhague y nos vamos a conocer el Parque de Tívoli, uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo.

Si prefieres una visita guiada por el Palacio de Cristianborg, puedes contratarlo aquí.

Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo