El acuario más grande del norte de Europa, se llama Den Blå Planet, Planeta azul y se encuentra en Copenhague, Dinamarca.

Se le considera el acuario más grande del norte de Europa, con una superficie de exposición superior a los 15.000 metros cuadrados, con una cantidad de 70 tanques que contienen en total más de 7 millones de litros de agua.

Vamos, que para visitar el acuario de Copenhague  ,te llevará un rato largo, así que no hagas muchos planes para después. 😉

Cómo llegar al Acuario de Copenhague

El acuario de Den Blå Planet, se encuentra ubicado al sur de la capital danesa, en Karstrup, isla de Amager, muy cerca del aeropuerto y de la playa de Amager.

 Para llegar, la mejor manera es coger el metro y la línea 2, nos deja en la estación de Karstrup. El acuario se encuentra a penas unos  200 metros del acceso al acuario, cuya entrada cuesta unos 18 euros, aunque si como nosotros tienes la Copenhague Card, la entrada está incluida.

Habitat del acuario de Copenhague

Se ha ambientado el lugar para albergar a más de 50 especies procedentes de diversos lugares del mundo. Puedes pasar, sin salir de Dinamarca, por las Islas Feroe, los arrecifes de la Gran Barrera de Coral de Australia o la Patagonia Argentina.

Las especies acuáticas que se pueden encontrar, son muy variadas, desde tiburones martillo hasta rayas, pasando por un sinfín de especies más.

Podemos realizar una vuelta al mundo pasando por los diferentes hábitats, ya que también hay una zona tropical donde viven anacondas, cocodrilos y pirañas.

Lo más espectacular del acuario es el tanque donde se ha recreado una pasarela por la que cruzar tranquilamente, mientras sobre tu cabeza pasan tiburones martillo, rayas y morenas. Se trata del Ocean Tank, el acuario más grande de todos.

Aquí nos quedamos completamente embobados mirando cómo pasaban, sobre todo, tiburones y mantas por encima de nuestras cabezas.

Entendemos la controversia que generan los acuarios a día de hoy y sabemos que no hay nada cómo ver a estos animales en libertad. Pero también sabemos lo complicado que es poderlos ver en su hábitat natural y yo se qué que nunca podré ver a un tiburón nadando a unos metros de mí.

si por nosotros fuera, nos podríamos tirar horas y horas contemplándolos, pero poco a poco se fueron apagando los gritos de los niños y nos dimos cuenta que estaban cerrando el acuario.  Ya sabéis el horario europeo, no es el mismo que el español, y en estos sitios cierran bastante temprano (para nosotros) .

Para nosotros ha sido una experiencia increíble poder contemplar de cerca a estos animales. Así que nos vamos con pena de no poder quedarnos más tiempo disfrutando de ellos. No todos los días se tiene la oportunidad de visitar el acuario más grande del norte de Europa.

Cuando salimos del acuario, había parado de caerse el cielo y la tormenta había dejado un preciso atardecer, una vez más, sin nubes en el horizonte. ¡Hay que ver cómo cambia el tiempo en Copenhague!

Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.