Ya os contábamos en entradas anteriores que en nuestro viaje por Copenhague decidimos sacar la Copenhaguen Card. Hoy vamos a exprimir al máximo el uso de dicha tarjeta, ya que la tenemos que amortizar en un plazo de 24 horas, porque se nos acaba el tiempo en la ciudad.

Exprimiendo la Copenhague Card al máximo en 24 horas

Hoy es nuestro penúltimo día en la ciudad y mañana ponemos rumbo a Tallin, donde realmente empieza el viaje por las Capitales Bálticas, pero nuestro avión con destino a la ciudad Estona no es hasta media noche, por lo que tenemos casi dos días completos para disfrutar de Copenhague.

Si nos habéis leído en entradas anteriores, sabréis que estos días ya le hemos dado bastante uso a la Copenhaguen Card. Hemos visitado el Castillo de Hamlet, el Castillo de Rosenborg, el Acuario y hemos subido a la torre del Palacio Christiansborg y también hemos paseado por el parque de atracciones de Tívoli. Sin duda, ya está mas que amortizada la tarjeta.

Pero hoy tenemos que seguir disfrutándola y vamos a ver qué cosas interesantes y que nos cuadren por horario y fecha podemos ver en Copenhague.

Comenzamos el día en nuestro hotel, y una vez que hemos probado los (excesivamente caros) desayunos, no podemos evitar volver y desayunar por última vez en el viaje en condiciones.

Castillo de Rosenborg

Ya os hemos contado que acabamos de visitar el Castillo de Rosenborg.

La verdad que el interior no es muy espectacular, por lo que si no tenéis mucho tiempo, no sería un lugar imprescindible para visitar en Copenhague.

Lo que si es espectacular es visitar sus jardines y ver el Castillo desde diferentes perspectivas, y además es gratis.

Torre Redonda (Rundetarn)

El siguiente punto al que nos dirigimos es a la Rundetarn, conocida como la Torre redonda, se 34,8 metros de altura.

 

La mandó construir  el rey Cristian IV en 1642 para que sirviera como observatorio al astrónomo Tycho Brahe.

 

El Zar Pedro el Grande (el creado de San Petersburgo) subió a caballo por la rampa en espiral de su interior y según cuenta la leyenda también lo hizo un coche en 1902.

La Rundetar también está incluido en la Copenhague Card, por lo que no dudamos en entrar.  Ya sabéis que hoy nos hemos propuesto exprimir al máximo la ciudad.

Se sube de manera fácil, ya que como hemos comentado más arriba es una rampa en espiral.

Las vistas desde la terraza no son las mejores de Copenhague, debido a que no tiene mucha altura, pero también son muy interesantes.

Nosotros, la verdad, que como nos gustan tanto, siempre las disfrutamos un montón.

Desde aquí también vemos el puente que une con Suecia. Una pena que no podamos atravesarlo. Nos quedamos con las ganas.

Continuamos descubriendo Copenhague y llegamos a la plaza de Stroget.

Stroget

Se trata de la zona peatonal que atraviesa todo el casco histórico de Copenhague, lleno de tiendas y artistas callejeros.

Paseando por Stroget, una de las calles más bonitas de Copenhague.

No podéis perderos esta plaza porque es de las más bonitas de Copenhague.

Tienda de lego

Ya sabéis que nos encanta visitar las tiendas de Lego, porque nos gusta ver las construcciones que tienen echas. Y siendo Lego de Dinamarca no podíamos dejar de visitar esta tienda, como ya hicimos en Colonia o en Nueva York.

Además de tener lo más representativo de Copenhague, como pasa en el resto de tiendas de Lego, como el puerto Nyhavn y la calle Stroget, también encontramos otras construcciones como la Torre de Londres (nada que ver a la réplica que tenemos en Madrid en el Parque Europa).

Parque Tívoli

Hoy no visitamos el parque Tívoli, porque ya lo visitamos ayer. Así que aprovechamos para descubrir otros lugares de Copenhague.

Llegamos al ayuntamiento y hoy luce mejor que ayer. Aunque se puede subir a lo alto, hoy no es el día tampoco.

Hendrik Christian Anderson Museum

Aprovechando que tenemos la tarjeta Copenhague Card, vamos a intentar ver todos los muesos posibles ¡y es que para eso estamos intentado exprimir al máximo la tarjeta en 24 horas!

Llegamos al Museo Hendrik Chrstian Andersen. Un museo dedicado al hijo predilecto de Dinamarca.

Es un plan muy chulo para ir con niños, ya que está muy orientado a este pequeño sector.

Hay algunas pequeñas representaciones de sus cuentos más famosos, como por ejemplo el de la Sirenita o el soldadito de plomo.

A nosotros no nos gustó demasiado y nos pareció demasiado simple, aunque seguramente al público infantil le guste más. Tenemos que decir que éramos los únicos adultos que íbamos sin peques, jejeje.

Crucero

Otra de las cosas que tienes que hacer en Copenhague si quieres exprimir la tarjeta turística al máximo es un crucero. Y es que a pesar que Copenhague es una ciudad mas o menos manejable a pie, éstos no dejan de sufrir de tanto patear, y más como fue en nuestro caso que las grandes avenidas se encontraban cortadas por el Iron Man, y para cruzar de calle simplemente debíamos hacer varios kilómetros.

Así que cuando vimos que teníamos incluido un crucero por los canales de Copenhague no nos lo pensamos dos veces y para allá que nos fuimos.

Hay varias empresas que hacen cruceros por Copenhague y por tanto tienen diferentes paradas.

Da igual el crucero que cojas, pero todos pasan cerca y por detrás de la sirenita. Es aquí donde te das cuenta de la realidad de la misma, y donde nos surgió la idea de escribir un post con las grandes decepciones viajeras.

Si no tienes la Copenhaguen card y te apetece hacer un crucero, te dejamos éste de Civitatis, que nosotros siempre reservamos con ellos.

Estatua de Hans Christian Andersen

Si antes hemos visitado el museo, ahora no puede faltar la estatua a tan ilustre personaje, Hans Christian Andersen.

Se encuentra justo a uno de las entradas del parque Tivoli.

La bolsa

La bolsa de Copenhague es otro de los edificios más bonitos y característicos de Copenhague. No puedes perdértelo en tu visita. Es conocida como Borsen en Danés. Fue construido por Cristián IV entre 1619 y 1640 y es la bolsa de valores más antigua de Dinamarca.

Es conocido en especial por su chapitel del dragón, con la forma de las colas de cuatro dragones entrelazadas, que alcanza una altura de 56 metros.

El edificio es de estilo renacentista holandés.

Al final, por mucho que intentes exprimir tus días en Copenhague al máximo y por mucho que intentes sacar provecho de la Copenhaguen Card, si la has sacado, y aunque todo esto muy bien, siempre y como pasa en cada ciudad, la mejor manera de disfrutar de una ciudad es recorriéndola de arriba abajo y de a abajo arriba y dejándote sorprender.

 

 

Hasta aquí ha llegado nuestro día en Copenhague, pero aún o hemos terminado que mañana todavía tenemos muchas más cosas que conocer. ¿sigues con nosotros recorriendo Copenhague? Aun nos quedan sitios para exprimir la Copenhague Card al máximo en menos de 24 horas.

Así que como siempre te decimos, guarda tu mapa por algunos momentos y olvídate de guías y blogs de viajes y déjate llevar, que también así se descubren las ciudades.

Mapa con los lugares qué ver en Copenhague

Roadtrip por las Capitales Bálticas con Copenhague y Helsinki:

Aquí te dejamos algunas de las actividades que puedes hacer en Copenhague

 

*Recuerda* este blog siempre será gratuito pero tenemos algunos enlaces de afiliados. 
A ti no te costará nada, y a nosotros nos ayudas con el mantenimiento del blog.

 

Si te ha gustado ayúdanos a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.